Brasil confiscó 111 toneladas de droga en fronteras con Bolivia, Perú y Paraguay

Se estima que las incautaciones de drogas fueron catorce veces superiores a las de los seis meses anteriores a la aplicación del Plan Estratégico de Fronteras. Cerca de 6.500 efectivos de la Armada, Ejército y de la Fuerza Aérea brasileña participaron en acciones ejecutadas en los estados de Acre, Amazonas, Rondônia, Mato Grosso y Mato Grosso del Sur.

    La Paz, 9 Dic. (ANF).- La presencia de las Fuerzas Armadas de Brasil en las fronteras con Perú, Bolivia y Paraguay logró incautar en el último semestre 95.6 toneladas de marihuana y 15.7 toneladas de cocaína), lo que derivó en el incremento de los precios de la marihuana y la pasta base de cocaína, además de la detención de muchos narcotraficantes, según informó la embajada brasileña en Bolivia.



    imageUn efectivo brasileño. Foto archivo Opinión

    Señala que gracias al control militar prácticamente ninguna sustancia ilegal llegó a las organizaciones criminales que actúan en los estados brasileños fronterizos. Como resultado, el costo de la pasta base de cocaína aumentó un 60 por ciento en Cáceres y 65 por ciento en oro. El precio de la marihuana aumentó 100 por ciento en Cuiabá y Campo Grande.

    "Es importante caracterizar la operación como un elemento de disuasión que demuestra que el Estado brasileño existe y que actuará. Además del efecto inmediato en la reducción de la delincuencia, el resultado más importante es demostrar la presencia del Estado en la frontera", dijo el ministro de Defensa Brasileño, Celso Amorim, en la localidad de Cáceres.

    El ministro también destacó los desafíos a los que se enfrenta Brasil, al señalar que el país tiene la segunda mayor extensión de fronteras, después de Rusia. "Son 17.000 kilómetros de frontera. Para vigilarlos, se hace necesaria una acción conjunta del Gobierno federal y de los Estados. Creo que esto es fundamental, de la misma forma que la presencia de las Fuerzas Armadas, dentro de su misión e de sus límites constitucionales, apoyando a la policía." agregó.

    Por su parte, el vicepresidente del Brasil, Michel Temer, señaló que la acción de disuasión de las Fuerzas Armadas facilitan el trabajo de la Policía Federal en la Operación Centinela. Se prevé que en los próximos días, el Ministerio de Justicia dará a conocer el balance de las acciones en las fronteras, que mostrará la evolución de las inspecciones a personas, vehículos, embarcaciones y aeronaves, que pasó de 390 mil a 2.3 millones.

    Se estima que las incautaciones de narcóticos fueron catorce veces superiores a las de los seis meses anteriores a la aplicación del Plan Estratégico de Fronteras. En los primeros seis meses de este año, se incautaron 7.85 toneladas de marihuana y cocaína, mientras que en el segundo semestre, ese total llegó a 111.4 toneladas.

    Alrededor de 6.500 efectivos de la Armada, del Ejército y de la Fuerza Aérea participaron directamente en las acciones, que se desplegaron a lo largo y ancho de cinco estados brasileños: Acre, Amazonas, Rondônia, Mato Grosso y Mato Grosso del Sur.

    Durante las operaciones, se incautaron 10 vehículos ligeros, 27 motocicletas y cinco buses y camiones (uno de ellos cargado con alrededor de 10 toneladas de explosivos), además de ocho embarcaciones. La lista de material capturado incluye 467,871.00 reales en efectivo, 17,8 kilos de pasta base de cocaína, más de 600 kilos de marihuana y 34 armas.

    Para defender el espacio aéreo contra los vuelos ilegales, Fuerza Aérea Brasileña utilizó aviones de caza A-1 (AMX),  F-5EM y A-29 Super Tucano en las ciudades de Tabatinga (AM), Campo Grande (MS), Cuiabá (MT), Vilhena (RO) y Porto Velho (RO), apoyados por aviones de alerta temprana E-99, equipados con radares capaces de detectar aeronaves que realizan vuelos a muy baja altura, además de las aeronaves R-99, de teledetección y reconocimiento.