Brasil, preocupado por mafias en la frontera; espera concretar con Bolivia control binacional

Gobierno brasileño espera una lucha frontal contra el crimen transfronterizo como el narcotráfico, robo de carros, contrabando y trata de personas.

Brasil, preocupado por mafias en la frontera

Intervención. El operativo entre las Fuerzas Armadas y la Policía brasileñas Ágata 3 concluye mañana. El Gobierno del vecino país creó un gabinete de gestión integrado.

imageDecisión. Uniformados del Centro del Gabinete de Gestión Integrada de la Frontera creado ayer mediante un decreto



Ruy G. D’Alencar. Brasil, El Deber

La frontera con Bolivia le preocupa a Brasil, sobre todo respecto al tráfico ilícito de drogas, el contrabando y el comercio de autos robados en el lado brasileño. Así lo han asegurado el ministro de Defensa, Celso Amorim, y dos autoridades regionales del estado de Mato Grosso do Sul, durante la visita al cuartel de operaciones de Campo Grande, Comando Militar del Oeste, desde donde se comanda el operativo militar de rastrillaje fronterizo Ágata 3.

Cerca de 6.500 kilómetros de la línea que separa a Brasil de Bolivia han sido cubiertos por aire, tierra y agua por unidades de las FFAA y la Policía de Brasil, desde el 22 de noviembre. El motivo, según explicó Amorim: "Una preocupación por el contrabando y, sobre todo, por el tráfico ilícito de drogas" hacia su país.

El ministro de Defensa brasileño recordó que la frontera con Bolivia es la más grande con la que limita su nación, más de un tercio de casi 17.000 kilómetros de límites que tiene, y por tanto es un área importante a cubrir para la seguridad de su Estado.

Así también lo ratificaron por separado el superintendente de Mato Grosso do Sul de la Policía Federal, Edgar Paulo Marcon, y el secretario de Justicia y Seguridad de ese mismo estado, Vantumir Yacini, en entrevistas previas a la inspección del centro de operaciones.

Ágata 3 es la secuencia de una serie de operativos de patrullaje y refuerzo del control fronterizo organizados por Brasil en sus fronteras del oeste, según Marcon, motivados entre otros aspectos por la proximidad de la Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014 y las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016.

En este operativo han participado alrededor de 17.000 efectivos del Ejército y la Policía. A diferencia de Paraguay, Bolivia tiene tres observadores militares que acompañan las acciones, informaron las autoridades brasileñas.

"Durante Ágata 3, ha habido una reducción del 85% del tráfico de droga y del tráfico de personas desde Bolivia", afirma Yacini. Para el secretario de Justicia y Seguridad de Mato Grosso do Sul la internación de vehículos robados en su estado hacia el país (Puerto Quijarro, Puerto Suárez, Guayaramerín, Cobija, entre otros) es otro tema que inquieta, pues, dice, se cambia los autos por droga, de modo que esta actividad está asociada al ‘narco’.

Sin embargo, por el reporte que manejan las cabezas militares del operativo, la reducción del tráfico ilícito produjo el incremento de precios en la oferta de drogas en Brasil. También se prevé que luego del operativo, las personas dedicadas a estas actividades ilegales intenten retomar su circuito que hoy han visto cortado. De tal modo que el Gobierno brasileño ya está tomando sus previsiones.

El viernes, los presidentes Evo Morales y Dilma Rousseff tuvieron un encuentro, en el marco de la reunión del Celac, en el que manifestaron la voluntad de cooperación en la lucha contra el crimen en sus fronteras.

«Es la frontera más grande»

Celso Amorim / Ministro de defensa de Brasil

-  ¿Cuál es el propósito de operativos de corto aliento como Ágata 3?

– En general es para cubrir toda la frontera brasileña, casi 17.000 kilometros de frontera, la mayor parte es con Bolivia. Pero también con Colombia, Perú y todos los países que son nuestros vecinos. El objetivo es dar más seguridad a la frontera, claro que desde nuestro punto de vista del interior de Brasil. 

– ¿Seguridad para Brasil?

– Pero (es seguridad) también para los países que son nuestros vecinos. Incluso, estamos hablando, como ya hablamos con Bolivia, de hacer un ejercio conjunto que permita a los dos países hacer un ejercicio de frontera.

-¿Hay alguna preocupación especial por el narcotráfico?

– No, no es ninguna preocupación nueva. Hay una preocupación con la criminalidad en Brasil, hay una preocupación con el contrabando y, sobre todo, yo diría con el tráfico ilícito de drogas. Pero eso lo empezamos haciendo en el norte, luego en el sur y ahora estamos haciéndolo en el centro. No hay ninguna preocupación particular con ningún país.

Oficina para el control de los límites

El vicepresidente de Brasil Michel Temer, el ministro de Defensa, Celso Amorim, y el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, estamparon su firma en el decreto de creación del Gabinete de Gestión Integrada de la Frontera (GGI-F), durante un acto desarrollado en la región de Cáceres, estado de Mato Grosso do Sul.

Luego de su paso por el cuartel de operaciones de Campo Grande, las autoridades se trasladaron a una de las bases militares desde donde se ejecuta Ágata 3 y allí se decretó la fundación de esta oficina para el control de fronteras, con la finalidad de "reducción de los índices de criminalidad y lucha contra el crimen organizado" transfronterizo, según reporta el Ministerio de Defensa.

De acuerdo con Yacini, esta oficina tiene el propósito de plantear una lucha frontal a los crímenes de frontera con el apoyo de autoridades nacionales, regionales y locales del territotio brasileño, así como en coordinación con los gobiernos con los que limita ese país, por ejemplo, Bolivia.

Ágata 3 en números

– Por agua. Hasta el momento,  864 embarcaciones fueron abordadas por militares brasileños en las proximidades de la frontera con Bolivia De estas un total de siete fueron notificadas por ‘infracciones leves’ y tres fueron retenidas.

– Por cielo. La Fuerza Aérea de Brasil registra cerca de 1.400 horas de vuelo en inspecciones en la frontera con Bolivia y Paraguay, contando con 70 aviones.

– Por tierra. El Ejército y la Policía llevan 13 días de rastrillaje sobre la fronteras, a cargo de distintas unidades.

Brasil quiere coordinar el control de la frontera

Seguridad. Espera tareas conjuntas contra el crimen organizado.

La Razón – M. Melendres – Enviado de La Razón a Campo Grande, Brasil

El ministro de Defensa del Brasil, Celso Amorim, afirmó ayer que su país está interesado en que Bolivia tome parte activa en el control fronterizo permanente, tras la conclusión del Operativo Ágata 3 que redujo en un 85% la actividad del narcotráfico.

image Brasil. El ministro Celso Amorim y el vicepresidente Michel Temer.

"Estamos hablando con Bolivia para hacer ejercicios conjuntos que permitan a los dos países hacer ese trabajo (control fronterizo)”, aseveró  en un breve contacto con la prensa boliviana.

Aclaró que con Bolivia se espera una lucha frontal contra el crimen transfronterizo como el narcotráfico, robo de carros, contrabando y trata de personas. “Hay preocupación por la criminalidad con Brasil, contra el tráfico ilícito de drogas, pero nada en particular con ningún país en especial”, manifestó.

El operativo Ágata 3, llevado a cabo en una línea fronteriza de 6.418 kilómetros que Brasil tiene con Perú, Bolivia y Paraguay, tuvo la participación de cerca de 6.500 efectivos militares.

Según el secretario de Justicia y Seguridad del estado de Mato Grosso del Sur, Wantuir Yacini, la actividad ilícita del tráfico de sustancias controladas y el robo de vehículos para negociarlo con los narcotraficantes, han sido los dos principales problemas en la frontera común con Bolivia.

“Se ha logrado la reducción del narcotráfico en un 85% en la línea de frontera, producto de este operativo, lo que ha hecho que el precio de esta sustancia ilegal se incremente en el mercado”, declaró.

Dijo también que el tráfico de personas de Bolivia hacia Brasil, para los trabajos de confección y el contrabando de mercadería, son problemas entre ambos países, y que con el operativo Ágata 3 también se ha logrado una reducción significativa en esas actividades ilegales.

Por los delitos comunes entre ambos países, declaró que para el gabinete de Gestión Integral de Frontera (GGIF) que se creó ayer en la localidad brasileña de Cáceres, han sido invitados Bolivia y Paraguay, para que formen parte de una lucha conjunta.

En el operativo Ágata 3, Bolivia participa en calidad de observador con tres oficiales de Enlace, del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, los mismos que siguen las acciones que lleva adelante Brasil dentro de su territorio.

Los oficiales bolivianos, para no violar la frontera extranjera, se establecieron en la localidad de Guayaramerín, desde donde observaron los operativos brasileños que se centraron entre el límite con Bolivia y 150 kilómetros al interior de su territorio. El GGIF fue creado por Brasil para realizar controles permanentes de sus fronteras con los países con los que limita, incluido Bolivia. La firma para crear el gabinete se realizó ayer en la localidad brasileña de Cáceres, por los ministros de Defensa, Celso Amorim, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, y el secretario Wantuir Yacini.