Brasileña OAS suspende construcción de polémica vía en Bolivia; Masistas marchan hoy en apoyo a carretera

Oficialismo. La gobernación de Cochabamba lidera hoy una concentración en defensa de la carretera. Marcha apunta a reposicionar tema vial; perfilan 2 propuestas.

image



Construcción del tramo I de la carretera Cochabamba-Beni, en noviembre pasado. – Agencias

OAS suspende construcción de los tramos I y III

Los Tiempos – 9/12/2011

El consorcio OAS, empresa brasileña que construye la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, suspendió los trabajos en los tramos I y III, replegó sus campamentos de operaciones, su maquinaria y equipos, y despidió a unos 80 trabajadores, quienes se declararon en emergencia.

El diario económico brasileño Valor informó ayer que la suspensión de obras por parte de OAS se dio a principios de semana por falta de pago del Gobierno boliviano a la constructora.

Según el periódico Valor, OAS y el Gobierno habrían discutido en las últimas semanas por el pago de la construcción y que la brasileña habría exigido 190 millones de dólares, mientras que Bolivia sólo estaría dispuesta a pagar 143 millones de dólares.

Asimismo, en Valor se informó ayer que la decisión todavía no habría sido comunicada oficialmente al Gobierno boliviano, pero que debido a que tuvieron acceso a la carta enviada por el representante de OAS a Bolivia, confirmaron  que ya suspendieron trabajos de la carretera a Beni.

OAS, con sede en Sao Paulo, ha desarrollado proyectos en varios países de  latinoamérica como Costa Rica, Panamá, Honduras, Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, Venezuela, entre otros.

La construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, en sus tres tramos demandaba una inversión global de 415 millones de dólares, de los cuales 332 millones de dólares (80 por ciento) iban a ser cubiertos por un crédito del BNDES del Brasil y 83 millones de dólares (20 por ciento) por el Estado Boliviano.

Despidos

El secretario general del Sindicato OAS, Teodoro Sejas Medrano, dijo que los 750 trabajadores que construyen los tramos I y III de la carretera a Beni temen ser despedidos y que se declararon en emergencia debido al futuro incierto que originó la falta de recursos para proseguir las obras.

“Hoy en la tarde hemos recogido todo el equipo desplazado en ambos tramos. Hemos recibido esa orden. Por tanto, no hay más trabajo y todos están en la cuerda floja, todo puede suceder”, agregó.

Consultado sobre si la empresa OAS les adeuda salarios y otros beneficios sociales, el secretario general del Sindicato dijo que solamente la planilla de diciembre. “Yo quiero hacer énfasis que siempre han sido puntuales en el pago de haberes y que no nos deben meses, sino sólo de este mes”, precisó.

En espera

Asimismo, la publicación brasileña también informa que en la mencionada carta se afirma que OAS esperará que “se defina la situación con el órgano financiador brasileño y que se desembolsen a favor de OAS los valores correspondientes” por los trabajos ejecutados.

Recientemente, el embajador de Brasil en Bolivia, Marcel Biato, dijo que mantienen contacto permanente con las autoridades bolivianas para recibir la propuesta con modificaciones del tramo II y que el impacto en el financiamiento de 332 millones de dólares otorgado por el BNDES.

En agosto pasado, técnicos de OAS estimaron que hasta mediados de diciembre colocarán la carpeta asfáltica en los primeros seis kilómetros del tramo I  y hasta diciembre del próximo año –si no hay problemas con los desembolsos por avance de obra que inicialmente son cubiertos con recursos de la contraparte nacional— los próximos 40 kilómetros.

Igualmente se estimaba que hasta fines de diciembre debía ser entregado un puente de 120 metros de longitud, ocho metros de calzada y dos áreas de circulación peatonal laterales de 1,20 metros.

Cuestionan hegemonía

El BNDES posee hoy una cartera de unos 17.200 millones de dólares para el financiamiento de obras de infraestructura en Latinoamérica. Esa capacidad financiera ha servido como trampolín para el salto al exterior de empresas brasileñas como Andrade Gutierrez, OAS o Queiroz Galvão, además del gigante Odebrecht.

Thiago de Aragão, un experto del centro de análisis Arko Advice, con sede en Brasilia, dijo a la BBC que "el BNDES es claramente un instrumento brasileño para ganar poder e influencia en la región".

También dijo que un requisito básico del BNDES para apoyar proyectos es la viabilidad financiera de los mismos, pero la estrategia detrás de ellos es sobre todo geopolítica. "El interés de Brasil es ponerse como el país más influyente de la región y el BNDES es su instrumento”.

Novillo: cochabambinos deben exigir vía

El gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo convocó ayer a la institucionalidad cochabambina a exigir al Gobierno central la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos en la concentración que se llevará adelante hoy. 

El gobernador, semanas atrás, convocó para este 9 de diciembre a una Asamblea de la Cochabambinidad con el fin de pedir al Gobierno la construcción de esta vía, que fue suspendida en su tramo II ante la promulgación de la ley 180 de protección al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

"La Cochabambinidad se va a concentrar para decir que sí la carretera debe construirse. La carretera debe ser una realidad, se ha dicho no a la carretera por el Tipnis, lo que no se dice es por dónde se va a hacer, ante esa situación no nos podemos quedar en silencio", manifestó la autoridad a radio Panamericana.  

El objetivo de esta Asamblea, que se llevará adelante en la avenida Blanco Galindo, no es exigir una norma legal o la modificación a la ley 180, sino que tanto el gobierno, como el Comité Impulsor de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos definan una alternativa para el tramo II de esta vía.  

Por esa razón, el gobernador dijo que es importante que toda la institucionalidad cochabambina pueda unirse a una sola voz para exigir la carretera. "Está claro que el tema no está perdido, sino más bien es un momento en el que todos debemos reaccionar, debemos rearticular fuerzas", expresó.  

La Sociedad de Ingenieros de Bolivia, la Central Obrera de Cochabamba, el transporte libre y federado, la Asociación de Municipios de Cochabamba, la Federación de Empresarios Privados, campesinos, gremiales y otros.

NO HALLAN BRECHA

Indígenas del Tipnis están divididos

Las familias de indígenas que habitan la parte central del Territorio indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure (Tipnis) tienen opiniones divididas sobre la conveniencia o no de construir el tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, según el informe de la comisión técnica de la Cidob que ingresó a la zona para verificar denuncias sobre apertura de brecha para facilitar la construcción de la carretera por el corazón del la reserva ecológica.

Tras concluir la inspección técnica, a una semana de caminata y viajes de hasta ocho horas en canoa, el presidente de la Sub Central Sécure del Tipnis, Emilio Noza, dijo que está muy preocupado porque algunos indígenas afines al Gobierno lograron dividir sus comunidades con argumentos desarrollistas que ponen en riego la preservación de la mayor reserva ecológica del país.

Sobre apertura de sendas con machete para facilitar la construcción de la carretera al Beni, dijo que las comunidades asentadas en la ribera del río Sécure (Oromomo, Areruta, San  Juan de la Curva, Santo Domingo, San José, Pitacora, Villa Hermosa y Cachuela) no abrieron ninguna senda o brecha en la zona, pero que algunas familias están de acuerdo con que la carretera a Beni pase por sus comunidades.

“Hay varias comunidades que están ahí, como se dice,  decididos a abrir brecha con sus propias manos desde Santo Domingo hacia el río Sécure, pero no son todos  los comunarios sino algunas personas”, sostuvo.

Dijo que una parte de las comunidades respaldan la construcción de la vía por la selva, mientras que la mayoría de las comunidades se oponen.

ANTECEDENTES

En agosto de 2008 fueron adjudicados los estudios y construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos a la empresa brasileña OAS, con plazo de ejecución en 40 meses y bajo la modalidad “llave en mano”.

El Protocolo de Financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) de Brasil fue firmado en Villa Tunari el 22 de agosto de 2009.

El costo del proyecto asciende a 415,4 millones de dólares. Tiene una longitud de 360 kilómetros en tres tramos.

Marcha apunta a reposicionar tema vial; perfilan 2 propuestas

Diferentes sectores sociales participarán de la movilización en defensa de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. La Gobernación declaró horario continuo para hoy

imagePostura. Indígenas del Conisur tras reunirse con el Presidente en octubre. Apoyan la construcción de la vía. Foto: ABI

La Razón / C. Corz y A. Melgarejo / La Paz

Sectores sociales, entre ellos los afines al oficialismo, participarán hoy de la “gran movilización” en Cochabamba, que busca reponer en la agenda nacional la importancia de construir la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. Barajan dos propuestas para garantizar el proyecto. 

El gobernador cochabambino Edmundo Novillo declaró horario continuo para que los empleados públicos y del sector privado asistan a la movilización, que también estará engrosada por sectores como los cocaleros, campesinos, transportistas, la micro y pequeña empresa, y la Central Obrera Departamental (COD).     

La concentración será a las 14.00, en el puente del Viaducto. El dirigente de la COD, Gustavo Moreira, manifestó que en la concentración harán uso de la palabra representantes de diferentes sectores de la sociedad que, aseguró, coincidirán en la necesidad de garantizar la construcción de la carretera que unirá los departamentos de Cochabamba y Beni.

La marcha indígena de Trinidad a La Paz consiguió la aprobación de la ley corta de protección del Territorio Indígena Parque Naciones Isiboro Sécure (TIPNIS), que veta la construcción del proyecto vial por el parque, también declarado intangible. Cocaleros plantean zanjar el diferendo con  una consulta, mientras que la COD propone un estudio técnico, aunque adelantó que la salida podría bordear el núcleo del territorio indígena.

El senador del oficialismo y cocalero, Julio Salazar, señaló que su sector propondrá en la movilización aprobar la demanda de modificación de la ley corta para habilitar una consulta que defina la suerte del proyecto. Recordó que el oficialismo controla la Asamblea y podría dar paso a cualquier iniciativa legal.

La vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos se construirá en tres tramos. El I y el III están en construcción, en tanto que el II (que debía pasar por el parque) está paralizado a la espera de un trazo alterno. Moreira consideró que, además de mostrar a Bolivia la posición de Cochabamba sobre el proyecto, debe dejarse al Comité Impulsor Pro Carretera trabajar en una  propuesta alternativa al trazo II.

Aunque adelantó que la obra podría bordear el núcleo del TIPNIS, porque no es viable si no pasa por este territorio. Propuso que el Gobierno facilite recursos económicos para garantizar los estudios técnicos.

La dirigente de la oficialista Coordinadora Departamental por el Cambio (Codelcam), Leonilda Zurita, informó que apoyarán cualquier decisión que tome la movilización a favor de la vía, aunque insistió en que la obra sólo es posible por el parque. Posición. Los campesinos exigirán a la Asamblea Plurinacional que asuma su responsabilidad y que vea cómo modificar la ley corta para garantizar la obra interdepartamental. “Vamos a pedir al presidente Evo Morales que se ejecute el camino,  y a la Asamblea que tengan el proyecto a diseño final porque existe el financiamiento y tiene que ejecutarse el plan”, explicó el dirigente de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Cochabamba (FSUTCC), Jorge Castellón.

El gobierno de Morales contrató de Brasil un crédito de 332 millones de dólares para la obra, que requerirá  de 415 millones. Un total de 230,1 millones están destinados al tramo II.  Los empresarios no participarán de la movilización, por considerar que tiene tintes políticos.

Novillo confía en que los cochabambinos se volcarán a las calles para demandar la carretera. “La cochabambinidad se va a concentrar fundamentalmente para decir que debe construirse la obra. Se ha dicho no a la carretera por el TIPNIS, lo que no se dice es ¿por dónde se va a hacer?, ante esa situación no nos podemos quedar en silencio”, desafió.   

Los caciques del Consejo de Indígena del Sur (Conisur), también parte del TIPNIS, exigen que la ruta pase por su territorio. El dirigente Gumercindo Pradel anunció que marcharán a La Paz en defensa de la obra.

El Gobernador sostuvo que también acudirán a la movilización  gremiales, regantes y la Asociación de Municipios de Cochabamba. “Está claro que el tema no está perdido, sino más bien es un momento en el que todos debemos reaccionar, debemos rearticular fuerzas”, expresó. Salazar afirmó que la resolución de la movilización debe ser presentada a la Cumbre Social que definirá políticas para el próximo trienio.

Marcha en defensa del TIPNIS

Movilización

Los indígenas marcharon de Trinidad a La Paz y consiguieron el 24 de octubre una ley que vetó la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por su territorio. También lograron un acuerdo para flexibilizar el carácter de intangibilidad bajo el principio del ‘vivir bien’.

Violencia

La Policía reprimió la marcha indígena el 25 de septiembre en Yucumo, Beni. Un informe del Defensor del Pueblo apunta al exministro de Gobierno Sacha Llorenti como la persona que planificó y ordenó el operativo. Llorenti lo rechazó.

Acuerdo

Fexibiliza la intangibilidad en el parque.

La ABC espera definición para el tramo II

El secretario general de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Antonio Mullisaca, informó de que esperan una disposición del Ministerio de Planificación para definir el curso del tramo II de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

La carretera interdepartamental está dividida en tres tramos para su construcción. Los tramos I y III están en construcción, mientras que el II está paralizado en aplicación de la ley corta de protección del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

“La ABC, en el marco de lo que le permite la ley y el convenio de financiamiento, está encarando el tramo I y el tramo III, y está esperando la disposición del Ministerio de Planificación para el tramo II”, sostuvo.

La marcha indígena de Trinidad a La Paz logró la aprobación de la ley que vetó la construcción de la carretera por el territorio indígena, que además fue declarado intangible.

Diferentes sectores en Cochabamba exigen la reactivación de la obra por el parque. El propio presidente Evo Morales advirtió que el proyecto es inviable si no pasa por el TIPNIS.

Mullisaca sostuvo que hasta el momento no hay ninguna propuesta alternativa. “No hemos recibido ninguna propuesta; sí la noticia de que la Gobernación no tiene recursos para encarar una propuesta, porque una propuesta seria supone una serie de estudios y no sólo un trazo”, sostuvo la autoridad.

La Gobernación de Cochabamba junto a otros sectores creó el Comité Pro Carretera con la misión de presentar un estudio técnico para garantizar la construcción de la carretera. Una movilización perfilará hoy propuestas de solución política.

El gobernador Edmundo Novillo aseguró que es vital garantizar la vertebración caminera, porque es un factor de desarrollo. Confía en que la movilización de hoy sea multitudinaria.