CEPAL obvió poder adquisitivo real dentro de la economía boliviana

ORTEGA OK La visita de la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL), Alicia Bárcena, durante la anterior semana fue cuestionada con datos técnicos por la oposición, que observa contradictorias las palabras de la representante internacional sobre la economía boliviana.

Bárcena sostuvo que la economía del país es estable, sugirió emprender mayores acciones sobre el empleo y calificó como impresionante el aumento del salario mínimo nacional.

Para el diputado de Convergencia Nacional (CN) Andrés Ortega, la experta internacional solo recibió datos fríos sobre las acciones emprendidas por el Gobierno central y no tomó en cuenta que el salario mínimo no abarca a toda la población, siendo que el 60 por ciento tiene actividades informales, además que el poder adquisitivo real no es equiparable a este ítem.



“Hemos visto que esta visita de una persona con este nivel de manejo económico y experta en temas de economía, aunque con una formación en otra rama de las ciencias, ha dejado mucho que desear. El manejo de la información no ha permitido dar una visión clara de la economía del país, ha sugerido que el salario mínimo tuvo un impresionante progreso, pero no ha tomado otros criterios que no hacen ni dicen bien de la función de la CEPAL”, dijo.

Salario mínimo

El salario mínimo nacional era de Bs. 440 en 2005, cuando el MAS aún no ingresaba al Gobierno, en tanto, el gasto mínimo de la canasta familiar llegaba a Bs. 392. Cuando el régimen del MAS llegó al poder, cada año se fue incrementando el porcentaje del salario mínimo, que sin embargo, fue creciendo de forma paralela a los precios de productos como pan, azúcar, pollo, leche, carne, papa, arroz y fideo.

Según la relación de los opositores, para 2010 el poder adquisitivo real del salario mínimo entró en déficit y por tanto no se puede hablar de “un impresionante aumento”, porque los precios de los productos laceraron el bolsillo popular.

En una familia de cinco personas como promedio, un salario mínimo no cubre las expectativas ni necesidades de la población. El gasto analizado responde a un consumo de 450 panes, que significan Bs. 180. Diez libras de azúcar son Bs. 80; 8 kg de pollo son Bs. 128; 8 litros de leche cuestan Bs. 40; 4 kg de carne al mes representan Bs. 104; dos arrobas de papa son Bs. 90 mensuales; 30 libras de arroz hacen Bs. 150 y 20 libras de fideo que constituyen la dieta básica de los bolivianos suma Bs. 80.

El total de esta canasta mínima representa Bs. 852, mientras el salario mínimo nacional es de Bs. 815, dando un déficit de Bs. 37. Estos datos, explica Ortega, tampoco incluyen gastos de transporte ni servicios.

“Su presencia ha resultado un apoyo político al presidente, cosa que no era necesaria y la labor de la señora Bárcena ha dejado mucho que desear, por ello los diputados Adriana Gil, Franz Choque, Paola Zapata y mi persona hemos dirigido una nota a la CEPAL para hacer notar que en economía existe lo que se llama el análisis del poder adquisitivo real, cosa que no tomó en cuenta ni con criterios técnicos ni académicos”, agregó Ortega.

El Diario – La Paz