¿Cuánta coca para cocaína se siembra en Bolivia?

Ismael Schabib Montero*

VICEALMIRANTE SCHABIB Según información que circula para conocimiento de la opinión pública nacional, el gobierno del Sr. Evo Morales Ayma recibió de la gestión que le antecedió, en enero del 2006, 25 mil hectáreas de coca sembrada.

Durante este gobierno, para un organismo de la ONU y el oficialismo, se han adicionado 6 mil que representan un 22% y para otras fuentes de información, procedentes de los EEUU y la oposición, la producción ha aumentado un 40%, es decir, 12 mil hectáreas.



El gobierno se jacta de que en el presente se captura más droga que en el pasado, el doble. Es posible que así sea, porque se produce más coca, y todavía sin considerar que la droga que se captura es sólo en zonas vecinas al Chapare, que es apenas un rebalse, ya que en el epicentro del narcotráfico (el Chapare) UMOPAR no opera o curiosamente no encuentra droga. Además, existe una especie de constante: los órganos de interdicción sólo capturan entre el 10 y 15% de lo que se produce, es decir, que por cada tonelada de cocaína que se secuestra se han producido más de 10. A mayor producción de coca mayor producción de cocaína.

Pero en realidad, ¿cuánta coca se siembra? Si sólo se considera la información de las NNUU, en sentido que en el gobierno del Sr. Morales se han sembrado 6 mil hectáreas adicionales, y los informes del Ministerio de Gobierno que señalan que cada año se erradica 6 mil Hs. y el 2011 están por llegar a las 10 mil, si hacemos una simple suma aritmética en los 6 años de la presente gestión se han erradicado 40 mil hectáreas, si le sumamos las 6 mil hectáreas nuevas existentes, que se reconocen, en conclusión en la gestión del Sr. Presidente Morales se han sembrado 46 mil hectáreas de coca (no se toman en cuenta las 25 mil Hs. que recibió).

Si apreciamos que los arbustos cuando se erradican están en plena producción, quiere decir que sus hojas ya fueron cosechadas antes, que de esos arbustos ya se generó coca que va a la producción de cocaína. Otro factor que se debe tomar en cuenta es que la erradicación, es una tarea que se realiza de a poco, diariamente y que al cabo del año recién se tiene el resultado final del periodo mientras tanto han estado produciendo coca para cocaína tres veces al año o se están sembrando nuevas plantas en otros lugares.

Pero si UMOPAR operara en el Chapare, si combatiera al narcotráfico en esta privilegiada región, en este paraíso del narcotráfico, con seguridad que el secuestro de cocaína sería por lo menos un 200% más como se demostró en todas las gestiones anteriores a este gobierno, inclusive en este, antes que la DEA fuera expulsada del país.

Tampoco pareciera que se toma en cuenta la coca que se siembra en otros lugares como en los parques nacionales y del gran aumento que se percibe a simple vista en los yungas de La Paz, a pesar de ser considerada una zona de siembra tradicional.

Todo esto parece una confusión creada, planificada, a propósito, con el fin de proteger a la producción de coca que guarda directa relación con la producción de cocaína, los cambas dirían: “con el propósito de emborrachar la perdiz”. A estas alturas de los acontecimientos el gobierno nacional ya no puede negar sus nexos directos o indirectos con esta lacra. ¿Será que esta actitud obedece solamente a la necesidad de mantener fiel a su principal base de sustentación política? O ¿habrá algún otro actor nacional o extranjero que se beneficia con la producción de coca para elaborar cocaína? ¿Será que los petrodólares de Venezuela no son suficientes para mantener la economía del ALBA o alguna otra cosa parecida?

*Vicealmirante de la República de Bolivia