El Tigre golea y reta a Bolívar

The Strongest goleó a Oriente Petrolero (5-0) anoche en el Hernando Siles de Miraflores y dejó de sufrir, rompió una racha negativa —que concluyó en seis partidos sin ganar— y se clasificó a los cuartos de final del torneo Apertura, donde se medirá con Bolívar en el choque más sonado de la próxima fase. El Tigre fue infinitamente superior por dos factores: su urgencia por lograr la victoria y las facilidades que le dio el rival, que se presentó con un equipo alterno. El gualdinegro tenía que ganar y ganó, pero volvió a ser evidente su falta de definición. En realidad, así como hizo cinco pudo haber hecho cuatro o cinco más. The Strongest volvió a perder goles ‘cantados’, de esos que cuando se fallan en otra clase de partidos duelen y mucho. Le dolieron en los anteriores encuentros, en cambio los de ayer pueden pasar como una anécdota más porque finalmente el arco contrario se abrió y la gente gualdinegra pudo cambiar sus penas por el festejo.

No es un detalle menor el de la falta de definición. Oriente dio tantas ventajas, con una defensa siempre sorprendida, que antes que llegara el primer gol hubo al menos cuatro opciones clarísimas y erradas: Escobar se perdió una —aunque también hubo mérito del arquero visitante—, Melgar falló otra, el capitán de nuevo, perdiendo una vez más ante Antelo, y Ojeda, con un cabezazo que hizo que la pelota picara en el piso y se fuera por encima del travesaño. Todos ellos iban a tener su revancha más adelante. Arrinconado como estaba Oriente, y con la insistencia ofensiva —sin muchas variantes— del Tigre, estaba claro que el gol iba a llegar en cualquier momento, y llegó a los 24’ mediante Escobar, con un zurdazo bien colocado después de un gran pase —para dejarlo solo— proveniente del chileno Sebastián González. Tras ese tanto, Escobar volvió a perderse otro y recién a los 34’ Oriente dispuso de una opción —la única de ese período—, definida por Aguirre apenas desviado.

Bejarano estuvo cerca, mientras Antelo tapó otra pelota en un mano a mano con Torrico. Cuando parecía que no llegarían más goles en esa etapa, de un tiro de esquina lanzado por Escobar apareció Ojeda y conectó de cabeza (41’) para el 2-0. El segundo tiempo comenzó con un gol de camarín, el tercero del Tigre, que en su primer ataque halló la buena definición de Melgar después de un centro del capitán, y tras un intento de Schiapparelli de rechazar el esférico. Habían transcurrido apenas 24 segundos desde la reanudación. Con el partido definido y un Oriente que se dedicó sólo a defenderse, sin ningún ánimo para ir al frente, todo lo demás fue para The Strongest, que tuvo la virtud de no conformarse y de buscar más y más, de intentarlo y no fallar tanto como había ocurrido antes en la definición. Así las cosas, el premio consistió en dos goles más para convertir la cómoda victoria en una goleada por cierto reconfortante para su gente.



Escobar consiguió su segundo gol de la noche y el noveno en el torneo en su cuenta personal, y lo hizo de cabeza después de un centro de Chumacero (17’). Por último, Ojeda volvió a firmar —el quinto y definitivo— de cabeza a los 39’, luego de un centro desde la izquierda de Bejarano. The Strongest volvió a la senda correcta, corrigió con un buen resultado todo lo anterior y se metió en cuartos, allá donde lo espera ni más ni menos que Bolívar.

Fuente: Unitel.

[vid url=http://cd1.eju.tv/videos4/E1112010702.mp4]