España: Rajoy ya es presidente del Gobierno

El presidente electo, Mariano Rajoy, abraza al saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, tras la votación en el hemiciclo.

Mariano Rajoy ha sido investido presidente del Gobierno al haber obtenido la confianza de la mayoría absoluta del Congreso con 187 votos. Han respaldado la investidura del líder del PP los 185 diputados de su partido, el diputado de UPN, Carlos Salvador, y el de Foro Asturias, Enrique Álvarez Sostres.

En contra se han pronunciado 149 diputados, del PSOE, CiU, IU, UPyD, BNG, ICV-EUiA, Cha, ERC, Geroa Bai y Compromís. Además, se han abstenido los siete representantes de Amaiur, los cinco del PNV y los dos diputados de Coalición Canaria y NC.

La votación se produjo después de dos jornadas de intenso debate, que empezó a mediodía del lunes con la exposición del proyecto político de Mariano Rajoy para toda la legislatura. Después, por la tarde, comenzó a responder a todos los grupos parlamentarios hasta que a la una del mediodía de este martes llegó el momento clave.



El presidente del Congreso, Jesús Posada, inició el proceso de votación, realizado mediante llamamiento individual de los diputados por orden alfabético. Uno por uno, se pusieron en pie y proclamaron en voz alta el sentido de su voto: “sí”, “no” o “abstención”.

El primero en votar, elegido por sorteo, fue el socialista Miguel Ángel Heredia, diputado por Málaga. Después, siguieron todos los demás, incluido el propio Mariano Rajoy. El último turno correspondió a los miembros del todavía Gobierno en funciones y los integrantes de la Mesa del Congreso.ÑBRóAl finalizar, Jesús Posada dio a conocer el resultado: 187 votos a favor, 149 en contra y 14 abstenciones.

Al superarar los 176 necesarios, proclamó como nuevo presidente del Gobierno a Mariano Rajoy, quien este miércoles deberá jurar el cargo ante el Rey antes de tomar posesión de manera oficial. De inmediato, los diputados del Grupo Popular se pusieron en pie y rindieron una grandísima ovación al nuevo presidente.

Zapatero felicita a Rajoy

El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, y el candidato del PSOE a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, se acercaron de inmediato a Rajoy para ser los primeros en felicitar y estrecharle la mano, por este mismo orden. Después de ellos, hicieron lo mismo Jesús Posada, el socialista Javier Barrero y Cayo Lara, de IU. Rajoy se quedó varios minutos tras la votación en el centro del Hemiciclo saludando a la nube de diputados, casi todos del PP, que querían abrazarle y felicitarle por su proclamación como nuevo presidente del Gobierno.

Los 187 votos a favor correspondieron a los 185 diputados del PP; el diputado de UPN, Carlos Salvador, y el diputado del FAC, Enrique Álvarez Sostres. En contra de la investidura de Rajoy se manifestaron 149 diputados, los del PSOE, CiU, IU, ICV, CHA, UPyD, ERC, BNG, Geroa Bai y Compromis-Equo. Además, hubo 14 abstenciones. Entre ellas, destacó la del Partido Nacionalista Vasco, que previamente explicó a través de su portavoz, Josu Erkoreka, que no tenía “motivos contundentes para defender el no” pero tampoco disponía de motivos suficientes “para el sí”. También se abstuvo Coalición Canaria. La coalición abertzale Amaiur también se abstuvo en la votación, pero por un motivo bien diferente. El diputado Rafael Larreina lo expresó públicamente a través de un mensaje en la red social Twitter, recogido por Servimedia: “Dado el sistema de votación, nos hemos abstenido porque no participamos en la elección de un presidente del Gobierno español”.

El debate más intenso se produjo tras la intervención de Iñaki Antigüedad, de Amaiur, que había invitado a Mariano Rajoy a reflexionar sobre los resultados electorales en el País Vasco y Navarra y a reconocer que se ha producido un «cambio de ciclo». El líder del PP le replicó que «España no le debe a usted nada».

«Yo a usted no le debo absolutamente nada», ha proclamado Rajoy, interrumpido hasta en tres ocasiones por los aplausos de la bancada popular. «Ni yo, ni la sociedad española. Estos son los acreedores», ha apostillado.

Rajoy ha asegurado ser «muy consciente» de la situación en el País Vasco y ha recordado que durante dos años fue ministro del Interior y que tuvo que asistir a varios funerales de víctimas de ETA.

Dicho eso, ha aclarado al portavoz de Amaiur que la izquierda abertzale tiene sus votos, como el PSOE o el PNV, pero que el PP tiene más sufragios que ellos en el País Vasco y Navarra, aunque «eso no significa nada», porque lo importante en democracia es que todas las ideas son defendibles.

«Usted ha venido aquí y ha dicho lo que le ha parecido oportuno y conveniente», ha indicado, para agregar a continuación que lo que no es defendible son los métodos no democráticos.

Así las cosas, y ante las palabras de Antigüedad de que la izquierda abertzale ha dado pasos, Rajoy ha preguntado retóricamente qué pasos tiene que dar él ahora y quienes defienden la democracia, la paz y la ley.

Tras insistir en que quienes tienen que dar pasos son «quienes no hacen eso», ha hecho hincapié en que el paso que están esperando todos los españoles es que ETA, que «todavía existe», anuncie su disolución irreversible.

Y que se garantice a todos los españoles que «no hay chantajes, ni amenazas, ni personas que se erigen en jueces de la vida, de los derecho y de las libertades de los demás y que eso se acabó».

Un paso que, de acuerdo con sus palabras, es el que dice «la lógica, el sentido común, la decencia y la moral».

Mientras tanto, el único paso que tiene que dar alguien que como él aspira a ser presidente del Gobierno «es cumplir la ley, las leyes, los reglamentos y los decretos».

ACABAR CON ETA «SÓLO CON LA LEY»

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confiado hoy en poder «arreglar definitivamente» la desaparición de la violencia de ETA y ha garantizado que siempre estará «en el Estado de derecho y en la ley», apoyando a las víctimas del terrorismo y a sus familias.

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha profundizado por primera vez en este debate de investidura sobre el terrorismo de ETA para decir que «la tranquilidad total llegará cuando la banda anuncie su disolución» al tiempo que ha destacado la memoria de las víctimas. Ha vuelto a apelar a la Ley y al Estado de Derecho a la hora de tomar decisiones y para esta cuestión ha valorado términos como «prudencia», «tiempo» y «sensatez».

En su réplica al portavoz del PNV, Josu Erkoreka, en la segunda sesión del debate de investidura, ha afirmado su satisfacción ante términos como «prudencia», «sensatez», «tiempo» y «no estridencias». «Hablaremos con ustedes y con todas las fuerzas democráticas, pero yo sé lo que es el PNV, a alguien que pretende ser presidente del Gobierno de su país, no se le puede hablar de otra cosa que la legalidad. Estaré siempre en el Estado de Derecho y en la Ley. Espero que podamos arreglar de manera definitiva este asunto», ha anunciado.

«ETA sigue existiendo y la tranquilidad total se producirá cuando ETA anuncie la decisión irreversible de dejar de existir. Ese día tendremos una tranquilidad total», ha dicho Rajoy en la que ha sido su primera mención concreta al terrorismo de ETA en el debate después de una breve referencia a las víctimas al inicio de su discurso de investidura este lunes.

A pesar de ello, ha reiterado que para él el anuncio del cese definitivo de la banda le pareció «una buena noticia» y que así lo dijo, aunque, según ha recordado, hubo quien le criticó por ello. «Es una noticia que demandábamos todos desde hace muchos años», ha apostillado al tiempo que ha hecho especial hincapié en destacar de nuevo la memoria de las víctimas del terrorismo, quienes «han sufrido muchísimo y de forma injusta».

«Nadie puede privarles de sus derechos y libertades», ha asegurado Rajoy quien ha afirmado tenerlas presentes, lo que ha generado el primer aplauso del día en el hemiciclo.

«LA PAZ NO ES IRREVERSIBLE, HAY QUE TRABAJARLA»

Antes de eso, el PNV había reclamado a Rajoy adoptar «riesgos» y le instó a llevar a cabo una política penitenciaria más abierta y flexible para con los presos de ETA en aras de consolidar la paz. No obstante, tras la referencia a la legalidad de Rajoy, el portavoz nacionalista, Josu Erkoreka, ha matizado que no «pedía que incurriera en ilegalidades», sino que «hay una legislación penitenciaria pero que se puede aplicar de una manera diferente».

El PNV ha advertrido de que «la paz no es irreversible y hay que seguir trabajándola», y se ha referido en concreto a poner en marcha una política penitenciaria «más abierta para consolidar la paz», según ha dicho su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, en su primera intervención en el debate de investidura. Sin querer profundizar más, ha ofrecido al líder popular a abordar esta cuestión «con prudencia» y «fuera del debate público y mediático».

«Creemos que ha llegado el momento de poner freno a la excepcionalidad y de implementar una política penitenciaria más abierta, dinámica y flexible que, sin merma de la legalidad contribuya a avanzar en la consolidación de la paz», ha explicado Erkoreka, quien le ha recordado a Rajoy que «no sería algo nuevo», sino que «ya se hizo en 1998 y 1999», cuando el Gobierno del expresidente Aznar llevó a cabo un acercamiento de presos en el marco de la tregua trampa de ETA.

PRESOS, «FUERA DEL DEBATE PUBLICO»

No obstante, ha anunciado su rechazo a avanzar más en esta cuestión, «no al menos en esta sesión». «Estamos tan convencidos de que conviene sustraer esta cuestión de las estridencias del debate público y mediático que nos comprometemos a manejarlo con la máxima prudencia. No buscamos el ruido sino los resultados», ha dicho el dirigente ‘peneuvista’, quien ha pedido «no confundir el humo con el asado». «El humo se lo dejamos con mucho gusto a los especialistas de la política espectáculo», ha zanjado.

Ha sido en el ecuador de su intervención cuando el portavoz del PNV apeló al escenario creado tras el cese definitivo de ETA y «la transición de la violencia a la democracia» para lo que, ha dicho, no vale «imponer mayorías absolutas» sino «tejer complicidades».

Así, tras establecer una serie de requisitos como «garantizar» que el anuncio de la banda del pasado 20 de octubre «constituye un paso efectivo y sin marcha atrás» o dar prioridad absoluta al reconocimiento de las víctimas y el ingente daño humano causado por el terrorismo, Erkoreka ha animado a Rajoy a adoptar riesgos, compromisos generosidad y sentido de Estado.

«Soy consciente de que esto que le planteo constituye una cuestión muy delicada, que es preciso tratar con tiento, prudencia y, sobre todo, discreción, mucha discreción», ha admitido el portavoz del PNV así como «las diferencias enormes que se constatan en la opinión pública a propósito de esta problemática según que el ciudadano resida habitualmente al norte o al sur del Ebro».

Fuente: www.larazon.es