Evo afirma que desconfía de la constructora brasileña OAS

El Jefe de Estado dice que cumplirá la ley que protege el TIPNIS.

Amenaza. Después de que la transnacional brasileña paralizó la construcción de los tramos I y III, Morales amenazó con ejecutar la boleta de garantía que ésta presentó.

imageMaquinaria de la OAS que estaba en Villa Tunari, en octubre.



Página Siete / La Paz – 16/12/2011

El presidente Evo Morales manifestó ayer que tiene mucha desconfianza de la constructora brasileña OAS porque hasta el momento no ha entregado ninguna infraestructura caminera en más de tres años de presencia en el país, según la red ERBOL.

“Yo tengo una observación a la OAS, se lo dije delante del embajador del Brasil y del responsable de Latinoamérica del Brasil, la OAS hasta ahora no puede entregar ningún camino. Yo tengo mucha desconfianza, hice esa demanda al embajador y al Gobierno de Brasil”, sostuvo Morales en una rueda de prensa en la ciudad de Cochabamba.

El Mandatario evidenció que las carreteras que está construyendo el Estado boliviano con otras empresas están siendo ejecutadas y entregadas con mayor rapidez que la brasileña OAS.

“Conmigo, por ejemplo, con otras empresas, estamos entregando el camino pavimentado Tupiza-Villazón, por aquí y por allá, hemos entregado Tarabuco-Zudáñez y esta tarea va a continuar”, aseveró.

Según ANF, el Presidente también criticó que la empresa brasileña OAS haya paralizado la construcción de los tramos I y III de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

Esta compañía decidió pagar finiquitos a sus trabajadores con el argumento de que el Gobierno no cumple con la contraparte para la construcción de la vía.

Pablo Siles, vocero de OAS Bolivia, informó que existen montos que la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) adeuda a la constructora brasileña y que la empresa solicitó que sean pagados para reanudar las obras.

La transnacional brasileña se adjudicó la construcción de esta carretera pese a que presentó la propuesta más cara que otras compañías interesadas en construir ese camino. El costo total es de 415 millones de dólares y el 80% proviene del crédito del banco BNDES de Brasil.

El Presidente amenazó ayer con ejecutar las boletas de garantía que presentó OAS y recordó que el Estado boliviano asumió similares acciones con la empresa india Jindal, que debía explotar la riqueza del yacimiento siderúrgico del Mutún, y con la empresa Brabol, que ejecutaba obras en uno de los tramos de la doble vía Oruro -La Paz.

La semana pasada, el vicepresidente Álvaro García Linera minimizó el conflicto con la empresa brasileña y dijo que la suspensión está relacionada con un problema “administrativo”.

OAS tiene a su cargo la construcción las carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, Potosí-Uyuni y la vía Tarija-Potosí.

El Mandatario dijo que respetará la ley corta que protege el TIPNIS. “Yo tengo una ley que cumplir, que aplicar, una ley impuesta con falsos argumentos, con engaños hacia el pueblo boliviano, pero vamos a cumplir con la norma y los dirigentes que piden caminos que se arreglen con los dirigentes de la marcha”, en referencia a la CIDOB.