Los arqueólogos de La Paz cuestionan que experto chino Li Ji adecúe el Museo Nacional de Arqueología

Noticias. “Lo cercano a nuestra realidad es plantearse a los expertos de Perú, Ecuador o incluso México, pero traerlo desde China es poco serio”, señala representante de la Sociedad de Arqueología.

clip_image001

La Paz.- El representante de la Sociedad de Arqueología de La Paz, Carlos Lémuz, criticó el anuncio del Director General de Patrimonio del Ministerio de Culturas sobre la llegada del experto chino Li Ji que participará de los trabajos de adecuación del Museo Nacional de Arqueología, a través de un convenio que el Estado tiene previsto firmar con el país asiático.



Lémuz dijo –respecto a la llegada del experto– que “es una medida improvisada de la Dirección General de Patrimonio porque hasta el momento el Ministerio de Culturas no cuenta con políticas destinadas a la restauración y conservación del material patrimonial arqueológico y menos tiene un objetivo bien planteado sobre el manejo de los museos que administra”.

Para el arqueólogo boliviano durante la gestión se han hecho intervenciones improvisadas, como ocurrió con el Museo Nacional de Arqueología, donde no se conoce los resultados y que tienen muy poca transparencia; además, se desconoce la cantidad de material que se tiene guardado en los depósitos del repositorio y la transferencia de la administración del museo a personas que tienen las capacidades técnicas y profesionales mínimas.

El director General de Patrimonio, Marcos Michel, manifestó que el experto en conservación Li Ji, que fue parte de los trabajos de restauración de la Ciudad Prohibida de Beijing, ya efectuó el análisis especializado del Museo Nacional de Arqueología y de los dos repositorios de Tiwanaku.

El convenio que tiene previsto a ser firmado con el país asiático permitirá que en 2012 expertos chinos dirigidos por Li Ji sean parte de los trabajos de adecuación del museo arqueológico que se ubica en La Paz y que su edificación se remonta a principios del siglo pasado.

“Traer un restaurador chino es poco adecuado a nuestra realidad, mientras que lo cercano a nuestra realidad es plantearse a los expertos de Perú, Ecuador o incluso México, pero traerlo desde China es poco serio. También se puede contar con los profesionales bolivianos”, explico Lémuz.

El investigador considera que se tienen que implementar políticas referidas a que se va hacer con tanto material, unas 90 mil piezas arqueológicas, porque el museo ya no tiene capacidad para almacenarlas; además de otros objetos que provengan de nuevas investigaciones.

El Museo Nacional de Arqueología fue intervenido por el Estado hace más de dos años por un supuesto manejo irresponsable del patrimonio material; sin embargo, hasta ahora no puede ser reabierto pese a que concluyeron las indagaciones. (Erbol)