Miembros de las FARC ingresaron a Bolivia por narcotráfico

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Gonzalo Quezada reveló que los narcotraficantes con los que se enfrentaron en octubre pasado efectivos de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (UMOPAR), en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), pertenecían a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

image

En ese operativo, acaecido el 19 de octubre pasado, efectivos de Umopar desmantelaron un "gigante laboratorio" de refinación de cocaína, pero en la balacera falleció el subteniente Estiven Medrano Candia (26) y el narcotraficante colombiano Yeison David Sosa Rincón. Se detuvo además a otro colombiano llamado José Wilmar Toro García.



"En las acciones se detuvo al colombiano José Wilmar Toro García, encargado y químico de laboratorio, según los informes de inteligencia de la Policía Nacional de Colombia, éste y los otros prófugos estaban vinculados a las FARC de Colombia", informó Quezada, en la presentación del informe anual de las Fuerzas de Tarea Conjunta, que se realizó en el municipio de Chimoré, Cochabamba, con presencia del presidente Evo Morales.

El coronel, además, reconoció el trabajo del subteniente fallecido en ese operativo, denominado "Los Tojos", a quien, posteriormente, se le hizo un homenaje en el 28 aniversario de creación de la Umopar, el pasado 21 de octubre. "Lamentamos la muerte del subteniente Estiven Medrano Candia, paz en la tumba de este héroe de la Policía Boliviana", expresó Quezada.

En ese operativo, además, resultaron heridos los uniformados Eloy Mamani Paucara y Javier Zapana Condori. El laboratorio se encontraba instalado en la región de Santa Rosa de Isiboro y el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, mencionó que la misma tenía una capacidad de producción diaria de más de 100 kilos de cocaína de alta pureza y funcionaba desde hace tres años.

Las FARC es un grupo guerrillero que opera en Colombia y en las regiones fronterizas de Brasil, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

Son partícipes del conflicto armado colombiano desde su conformación en 1964. Las FARC son consideradas como una agrupación terrorista por seis Estados: Colombia, Chile, Perú, Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda, más la Unión Europea. Sin embargo, gobiernos como Ecuador, Brasil, Venezuela o Argentina no le aplican esta calificación.

Sus acciones consisten en narcotráfico, guerra de guerrillas, así como técnicas terroristas como la implantación de minas antipersona, el asesinato de civiles, miembros del gobierno, policías y militares, el secuestro con fines políticos o extorsivos, atentados con bombas y armas no convencionales (cilindros de gas, animales bomba) y actos que han provocado desplazamientos forzados de civiles.

Chimoré, ANF.