ONU pide intercambiar información con EEUU para verificar presencia de cárteles mexicanos

Las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito también se encuentra preocupado por las hectáreas de coca existentes en la región del Chapare y los Yungas, pues hasta la fecha no se tienen un estudio claro de cuantas hectáreas son utilizadas para el consumo legal y cuantas para el consumo ilegal.

image



La DEA advirtió la presencia de cárteles mexicanos en Bolivia. Foto archivo.

La Paz, 9 Dic. (ANF).- La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) recomienda a las autoridades bolivianas aprovechar la reanudación de las relaciones bilaterales con los Estados Unidos (EEUU) para intercambiar información sobre la presencia de cárteles de narcotraficantes mexicanos en Bolivia.

El representante de la UNODC, Cesar Guedes, puso en manifestó que existe una mínima posibilidad de que este grupo de narcotraficantes esté operando en Bolivia considerando que la droga boliviana no tiene mercados en EEUU, sino en Europa y Sudáfrica.

“Creo que es necesario que este reporte sea compartido con las autoridades bolivianas y las norteamericanas, para determinar si estos carteles están o no, hay que analizar si las fuentes informativas son creíbles, es una oportunidad para que en el marco de la renovación de sus relaciones entre los dos Estados puedan trabajar en el estudio de estas denuncias”, recomendó Guedes en entrevista con la red Unitel.

Según la UNODC, Europa es el mercado que más paga a comparación de los Estados Unidos en la compra de drogas, aunque ese mercado es más complicado por su distancia, por lo que obliga a los narcotraficantes usar vías alternativas como Sudáfrica.

En la misma línea, Guedes duda que este grupo de narcotraficantes estén operando en Bolivia, aunque considera que podrían existir nexos con los carteles mexicanos que operan en el Perú, país donde se confirmó su presencia.

La UNODC también se encuentra preocupada por las hectáreas de coca existentes en la región del Chapare y los Yungas, pues hasta la fecha no se tienen un estudio claro de cuantas hectáreas son utilizadas para el consumo legal y cuantas para el consumo ilegal.

“Es un estudio que debería haber concluido hace dos años, el reporte aún no está listo y es muy importante pues a través de este informe se puede determinar cuántas hectáreas de coca serían necesarias para satisfacer el mercado local y el resto obviamente sería para el consumo ilegal”.