Partidos descalifican la cumbre por oficialista; COB no irá y deja a sus afiliados definir si asistirán

Central Obrera decidió no ir a la cumbre social; el Gobierno asegura que es un error. Hoy, choferes y universidades definen si van a la cita en Cochabamba.

Partidos descalifican la cumbre por oficialista

Página Siete /07/12/2011

Convergencia Nacional (CN) y Unidad Nacional (UN) calificaron como una reunión de “amigos” y de sus “afines políticos” a la Cumbre convocada por el Gobierno y que se realizará entre el 12 al 14 de diciembre.



“Lo que está haciendo el Movimiento Al Socialismo (MAS) no es una cumbre, es una reunión entres sus afines políticos (‘) donde el Gobierno sólo irá a escuchar seguramente lo que le conviene”, declaró ayer el jefe de bancada de la opositora Convergencia Nacional en el Senado, Bernard Gutiérrez.

La diputada de UN Elizabeth Reyes cree que sin un “plan económico” la situación de los bolivianos no cambiará, “la cumbre del MAS estaría mucho más completa si invita a los chuteros y a los contrabandistas, y tendríamos a todos los amigos del MAS en una sola reunión”.

Los partidos no fueron convocados porque estarían representados a través de algunos gobiernos municipales y departamentales, hecho que en criterio de los partidos no sucede.

Esta posición fue ratificada por el presidente Evo Morales, ayer en Chuquisaca. “Este encuentro no es de partidos políticos, los partidos políticos tantas veces se han reunido y qué han resuelto, no han resuelto nada, ahora nos vamos a reunir el Gobierno nacional, los gobiernos departamentales y municipales con las fuerzas sociales de toda Bolivia”, afirmó.

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, dijo que analiza “con cuidado” su asistencia a la cumbre, aunque teme que sea para avalar un posible gasolinazo o un intento de establecer restricciones a los periodistas.

La COB se distancia y resuelve no ir a la cumbre del Gobierno

El Presidente ratifica que los partidos políticos no están invitados.

Medidas. En su ampliado se planteó convocar a otra cumbre para definir las futuras medidas en contra del Gobierno. Los fabriles en Cochabamba amenazan con marchas.

Página Siete / La Paz – 07/12/2011

La máxima organización de los trabajadores del país, la Central Obrera Boliviana (COB), determinó no participar de la Cumbre Social o Encuentro Plurinacional, que fue convocado por el Gobierno con el objetivo de definir una nueva agenda de desarrollo.

Los sectores laborales, que ayer se reunieron en un ampliado nacional, debatieron sobre la actual coyuntura económica, política y social del país, además del incumplimiento del Gobierno a varios acuerdos.

“Los trabajadores por mayoría han decidido no asistir a la cumbre organizada por el Gobierno, considerándola como una reunión exclusivamente oficialista y, por tanto, asistir sería avalar todo lo que ya está definido con anterioridad por el Gobierno y sus aliados”, declaró el dirigente de la COB Bruno Apaza.

Acotó que debe ser otro el escenario para debatir esa agenda con los trabajadores. “Que hagan su agenda como Gobierno y luego (que) se genere otro escenario de encuentro, de diálogo, de debate, como se lo quiera llamar entre Gobierno y trabajadores”. Para los dirigentes de la COB, la “agenda de octubre” no se cumplió como sostiene el presidente Evo Morales. Esa agenda surgió tras la revuelta popular contra el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, en 2003.

Esta posición contradice la postura del presidente Morales, que considera que las demandas del pueblo boliviano ya se cumplieron y que es necesario la construcción de una nueva en el marco del cumplimiento de la nueva Constitución Política.

La COB y el Gobierno nacional empezaron a distanciarse después del denominado gasolinazo, que fue dictado en diciembre de 2010 y que en criterio de varios sectores laborales fue una medida típicamente neoliberal y atentatoria a los intereses de los sectores laborales.

El otro quiebre fue la demanda de incremento salarial, la organización lideró las movilizaciones de mayor envergadura de la gestión de Morales, que entre 2006 y 2009 no se registraron.

Por otra parte, la Confederación del Magisterio Rural propuso una cumbre política de la COB para definir las estrategias de lucha en contra de las “medidas gubernamentales”, declaró el dirigente Adolfo Montoya.

El descontento con la cumbre también se expresó mediante el dirigente fabril Ángel Asturizaga, quien planteó que los trabajadores que asistan a la cumbre en Cochabamba serán declarados “enemigos de la COB”, mientras que el dirigente de la Central Obrera de Chuquisaca, Roberto Pardo, advirtió que la agenda de la Cumbre Social podría ser “atentatoria a los intereses del pueblo boliviano”.

Asimismo, los fabriles en la ciudad de Cochabamba han advertido que si el ministro de Trabajo, Daniel Santalla, no renuncia, se realizarán marchas y movilizaciones en Cochabamba durante los días del encuentro.

COB no irá a la cumbre y deja a sus afiliados definir si asistirán

El ente matriz de los trabajadores decidió no ir a la cumbre social; el Gobierno asegura que es un error. Hoy, choferes y universidades definen si van a la cita en Cochabamba

image

Decisión. El ejecutivo de la COB, Pedro Montes (c), junto con otros dirigentes, en rueda de prensa. Foto: Erbol

La Razón / Paulo Cuiza / La Paz

La Central Obrera Boliviana (COB) decidió ayer no asistir a la cumbre social de Cochabamba, aunque dejó a sus bases definir si participarán sectorialmente. Indígenas y órganos de la prensa tampoco asistirán. Choferes y universidades definirán hoy si acudirán a la cita.

El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, cuestionó la decisión del órgano matriz de los trabajadores. "Sería un error, más aún tomando en cuenta que los sectores orgánicos de la COB, como petroleros, mineros, fabriles y maestros han confirmado su participación (en el encuentro)", sostuvo.

El ampliado decidió, tras dos días de deliberaciones, no atender la invitación presidencial por considerar que el encuentro reunirá sólo a sectores afines al oficialismo. Además reclama que no hubo reactivación del aparato productivo, que no cumplió con acuerdos suscritos con los trabajadores y la reestructuración de la Caja Nacional de Salud (CNS).

El secretario ejecutivo de la COB, Pedro Montes, anunció que no acatarán ninguna determinación del encuentro de Cochabamba y luego advirtió con medidas de presión si el oficialismo aprueba puntos en contra de los trabajadores o el pueblo.

El secretario de Finanzas del ente matriz, Ramiro Condori, explicó que no habrá sanciones contra los afiliados que, de manera separada, asistan a la cumbre. El dirigente orureño Jaime Solares, por el contrario, advirtió que los que asistan serán expulsados.

Los órganos de la prensa y los indígenas que marcharon en defensa de su territorio también decidieron no aceptar la convocatoria. El gobernador del Beni, Ernesto Suárez, no ve beneficioso el encuentro porque estará dominado por los aliados del oficialismo. Su colega cruceño, Rubén Costas, analiza "con cuidado" el asistir a la cumbre.decisión. El gobierno del presidente Evo Morales convocó a más de 45 organizaciones al encuentro de Cochabamba, entre ellos organismos internacionales. Morales destacó ayer que es central la participación de los sectores sociales en la definición de políticas de Estado. "Ahora el debate será con municipios, gobernaciones, fuerzas sociales, para profundizar el proceso de cambio", señaló.

La Confederación de Choferes de Bolivia y el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) indicaron, por separado, que hoy definirán si asisten o no a la cumbre. Los sectores sociales agrupados en los oficialistas Pacto de Unidad y Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), que aglutinan a 20 organizaciones, comprometieron su participación, entre ellos los campesinos, mujeres campesinas Bartolina Sisa y colonizadores.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, César Navarro, informó el domingo de que las decisiones que se tomen tendrán carácter vinculante y serán aplicadas en los siguientes tres años. A diferencia de los sectores sociales, el empresariado indicó que enviará una misión. En la cumbre se tratarán temas económico-productivos, sociales e incluso relativos a la comunicación.

Condori sostuvo que el lunes definirán, en ampliado nacional, una plataforma de demandas para el gobierno de Morales. La reunión preparatoria de Cochabamba será del 12 al 14 de diciembre, y entre el 9 y el 11 de enero se tomarán decisiones .

Leyes económicas y judiciales

Asamblea

El presidente de la Cámara de Diputados, Héctor Arce, anunció ayer que la Asamblea Legislativa planteará en la cumbre social trabajar en leyes económicas y judiciales para implementar la nueva Constitución.

Twitteros plantean agenda para el debate

Más de una decena de twitteros, en una especie de cumbre virtual, propusieron ayer cinco temas de prioridad para que el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) los tome en cuenta en 2012. Las propuestas van desde lanzar una lucha frontal contra la corrupción hasta la construcción de una cultura de paz.

Entre los twitteros destacan el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) (@carlosdmesag), quien señala que urge cristalizar las inversiones destinadas a la exploración y explotación de líquidos, dar un giro de 180 grados en el ámbito educativo, cambiar la "justicia chuta"; cristalizar el diálogo político y que el Gobierno practique la austeridad.

Enrique Ipiña Melgar, (@EnriqueIpia), exministro de Educación (1985-1989), plantea la "promoción de inversiones, como en la Argentina, para garantizar la oferta de empleo".

De acuerdo con una recopilación de datos de la red Erbol, la mayoría de los mensajes de los twitteros sugiere al gobierno de Evo Morales luchar contra el narcotráfico y atender temas prioritarios como educación, salud, autonomías indígenas y seguridad ciudadana.

Ilegitimidad se hace más fuerte Marcelo Silva Mollinedo

La cumbre de Cochabamba deja dudas y estas dudas iniciales tienen que ver con que la cumbre social no va a ser una cumbre, sino una reunión donde habrá gente que tiene criterios casi comunes con el Gobierno y los objetivos políticos de éste. La cumbre, más que ser una instancia de discusión para poner en la agenda temas importantes para el país, pareciera ser una instancia de legitimación de algunas decisiones posteriores que tenga que asumir el Ejecutivo, es decir, utilizaría este escenario como una muy buena excusa para tomar determinaciones. De alguna manera, esto le ha restado mérito o legitimidad, más con la decisión de la Central Obrera Boliviana (COB) de no asistir; indudablemente esta ilegitimidad se hace más fuerte. Este encuentro se está reduciendo a eso peligrosamente y eso le puede quitar legitimidad. Este encuentro va a generar dos resultados: va a servir para que las decisiones políticas del Gobierno tengan elementos de legitimidad, eso significa que tendrá la excusa de decir: "¡ah, un ratito, la cumbre lo decidió, no lo decidimos nosotros!", y pueden darse medidas económicas y políticas con el pretexto del aval de la cumbre. Este encuentro también va a tener una importancia política, en el sentido de que va a reconfigurar las alianzas y los pactos políticos al interior del Movimiento Al Socialismo (MAS), eso significa que los que participen también van a querer tener una participación política real en la toma de decisiones

Marcelo Silva Mollinedo es politólogo.