Presidentes latinoamericanos con distintos tipos de cáncer; Cristina será operada el 4 de enero

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que será operada el 4 de enero de un carcinoma en la glándula tiroides, no es el único mandatario de la región con ese tipo de afección.

Cristina será operada el 4 de enero de un cáncer de tiroides

La afección es en el lóbulo derecho de la glándula tiroides. Según el vocero presidencial, está localizada y encapsulada. "Se constató la inexistencia de metástasis", dijo. La cirugía se realizará en el Hospital Austral de Pilar. Para someterse a la intervención, la Presidenta tomará licencia hasta el 24 de enero. El Ejecutivo quedará a cargo del vice Amado Boudou.



image

ARCHIVO. Cristina Kirchner durante la visita a una planta automotriz en la ciudad bonaerense de Zárate. (Télam)

Cristina Kirchner será intervenida quirúrgicamente para extraer un cáncer en su glándula tiroides. El anuncio lo realizó esta noche el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, quien agregó que "se constató la inexistencia de metástasis".

Por este motivo la Presidenta se tomará licencia desde el 4 hasta el 24 de enero.

Scoccimarro señaló que de acuerdo a lo informado por la Unidad Médica Presidencial de la Nación "el pasado 22 de diciembre, durante la realización de estudios médicos de control rutinarios efectuados a la señora Presidenta de la Nación, se detectó la existencia de un carcinoma papilar en el lóbulo derecho de la glándula tiroides", pero sin compromiso linfático.

Agregó que "en el día de hoy se efectuaron los estudios específicos y se constató la ausencia de compromiso de los ganglios linfáticos y la inexistencia de metástasis".

"Se concluye que la localización de la enfermedad se haya circunscripta a la mencionada glándula", agregó. Scoccimarro señaló que "para el tratamiento de la misma, se realizará una intervención quirúrgica".

"Habiéndose completado durante esta jornada la realización de estudios prequirúrgicos correspondientes, se programó la intervención para el miércoles 4 de enero en el hospital Austral con un tiempo probable de internación de 72 horas y convalecencia de 20 días", indicó.

De acuerdo a lo que marca la Constitución, durante esos días asumirá la Presidencia el actual vicepresidente de la Nación, Amado Boudou.

Scoccimarro añadió que "dicha intervención estará a cargo del doctor Pedro Saco y su equipo. El mencionado profesional se desempeña como jefe del Departamento de Cirugía del hospital Austral y jefe de servicio de cabeza y cuello del Instituto de Oncología Doctor Angel Roffo".

El doctor Saco es un profesional recibido en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de la provincia de Córdoba, hizo su residencia en el Hospital Ramos Mejía, de Buenos Aires, donde además fue jefe de Residentes. El instituto de Oncología Angel F. Roffo también lo tuvo como residente, jefe de Residentes y especialista en Cirugía Oncológica de cabeza y cuello.

El médico realizó además entrenamientos temporarios en Houston, Texas, y en Nueva York, en instituciones dedicadas al tratamiento del cáncer y lleva 27 años en el ejercicio de la profesión. Actualmente es vicepresidente de la Asociación Argentina de Cirugía de Cabeza y Cuello.

Mañana Cristina retomará su agenda oficial de actividades luego de pasar las fiestas navideñas en Río Gallegos. Por la mañana recibirá en la Casa Rosada a gobernadores provinciales, según la agenda difundida por Scoccimarro. Más tarde en el Salón Blanco de la sede del Ejecutivo presidirá la ceremonia de entrega de insignias a los oficiales superiores del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, detalló la información oficial.

La Presidenta sufrió en varias ocasiones cuadros de hipotensión (baja de tensión arterial) por los que tuvo que suspender por breves períodos las actividades oficiales, el último de ellos el 11 de octubre pasado, 12 días antes de las elecciones que ganó con cerca del 54% de los votos.

El anterior caso se había registrado en abril, cuando debió guardar 48 horas de reposo por sufrir hipotensión y debió aplazar una visita oficial a México.

Pedro Saco, el especialista en cirugía oncológica que operará a Cristina

Lleva más de 27 años como médico y es jefe del Departamento de Cirugía Oncológica, Cabeza y Cuello del Hospital Austral, la institución de Pilar donde se realizará la intervención.

El médico encargado de operar del cáncer de tiroides a Cristina Kirchner el próximo 4 de enero es el doctor Pedro Saco, jefe del Departamento de Cirugía Oncológica del Hospital Austral, donde se realizará la intervención.

Saco, recibido en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba, hizo su residencia en el Hospital Ramos Mejía. También integró el equipo de médicos del Instituto de Oncología Angel F. Roffo, donde fue residente, Jefe de Residentes y actualmente es jefe de Servicio de Cabeza y cuello. Asimismo, Saco realizó prácticas temporarias en diversos centros oncológicos de Houston y Nueva York.

Saco, con más de 27 años de profesión, integra el comité científico de la Asociación Argentina de Cirugía de Cabeza y Cuello, según informa el sitio web de esa institución.

Ubicado en Pilar, el Hospital Austral es una organización dedicada a la asistencia, la docencia y la investigación biomédica. Realizado por el Opus Dei, una institución de la Iglesia católica, cuenta con un moderno edificio de 36 mil metros cuadrados y arquitectura inteligente.

La salud de Cristina Kirchner

La Presidenta sufre de hipotensión crónica. Ha tenido varios episodios que la obligaron a suspender sus actividades desde que está en el poder. También sufrió un accidente. Hoy, anunciaron que tiene cáncer.

El próximo 4 de enero, la presidenta Cristina Kirchner entrará en un periódo de licencia de 20 días. Ese día será operada por el cáncer de tiroides que le acaban de detectar y luego pasará casi tres semanas recuperándose. Será el período más extenso que la mandataria pase lejos del poder. Pero no el primero. Una serie de episodios vinculados con su salud la han obligado a suspender sus actividades en el pasado. Ninguna, claro está, de la seriedad de este último diagnóstico.

Cristina misma dice que es una “hipotensa crónica” y, precisamente, han sido los bajones de presión los cuadros que hasta ahora habían afectado su salud. El primero en concerse públicamente ocurrió en 2009 cuando Cristina llevaba poco más de un año como Presidenta.  El 9 de enero de ese año sufrió un “episodio de lipotimia y deshidratación leve” por el que le recomendaron hacer reposo durante 48 horas y suspender los viajes a Cuba y Venezuela que tenía planeados.

Su baja presión ha sido su talón de Aquiles. Sobre todo este año. Cristina se vio obligada a suspender varias veces sus actividades por ese problema crónico que la afecta.  En enero tuvo el primer episodio del año: una lipotimia marcada por el calor intenso del verano.

Casi a mediados de abril a Cristina se le bajó de nuevo la presión y los médicos de la Unidad Presidencial le mandaron dos días de descanso.  Pocos días antes, se había vacunado contra la gripe y frente a las cámaras  para “seguir en forma óptima”.

En mayo pasado, suspendió un viaje a Paraguay para participar de los festejos del Bicentenario por recomendación médica.

Las condiciones climáticas la bajaron del avión que la llevaría a Asunción: a Cristina no le van bien los calores intensos.

En junio de este año, un accidente puso a la salud de la Presidenta de nuevo en el candelero. Cristina se cayó y terminó con un corte en la frente.

Meses después, y sobre el final de la campaña electoral, tuvo que hacer reposo por otro cuadro de baja tensión arterial. La última vez que Cristina se descompensó fue en Uruguay. No fue el calor de diciembre ni la baja presión lao que obligó a que un médico la atendiera, sino una mala noticia: el joven economista Iván Heyn, que formaba parte de la comitiva presidencial, apareció ahorcado en la habitación de un hotel. Cristina tuvo que retirarse de la Cumbre del Mercosur. Horas más tarde reapareció y asumió la presidencia pro témpore del bloque. Fue el 20 de diciembre. Hoy, una semana después se comunicó oficiamente que tiene cáncer.

Presidentes latinoamericanos con distintos tipos de cáncer

image Chávez, Lugo, Dilma Rousseff y el ex presidente Lula también fueron intervenidos por afecciones cancerígenas.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que será operada en enero de un carcinoma en la glándula tiroides, no es el único mandatario de la región con ese tipo de afección. Los otros casos son los del venezolano Hugo Chávez y el paraguayo Fernando Lugo, a los que se suman los brasileños Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff, aunque al primero le detectaron el cáncer luego de que dejara el poder y la última superó un linfoma antes de asumir.

Chávez fue afectado por un cáncer de colon. La noticia trascendió primero como rumor hasta que fue confirmada oficialmente por el mandatario el 30 de junio de este año desde La Habana, adonde había ido a iniciar los tratamientos. Una vez que los empezó, el bolivariano se rapó, cambiando absolutamente su fisonomía.

Lugo, en tanto, sufrió un cáncer linfático que le fue diagnosticado en agosto del año pasado. Apenas se supo de la afección, recibió la invitación del entonces presidente Lula da Silva para tratarse en San Pablo, lo que efectivamente hizo. Igual que Chávez, el paraguayo se rapó al ras cuando comenzó la quimioterapia.

A Dilma Rousseff ya le habían extirpado un tumor cuando en 2009 anunció que se sometería a quimioterapia por un cáncer linfático. Para entonces, ya estaba lanzada a la carrera presidencial.

El cáncer de Lula da Silva, en tanto, se conoció hace poco, luego de que el ex líder sindical traspasara la presidencia a su sucesora, Dilma Rousseff. El ex mandatario iniciò hace apenas unos meses un tratamiento ambulatorio de quimioterapia luego de que le detectaran un cáncer de laringe. También se afeitó y se rapó la barba.

Por último, Álvaro Uribe, ex presidente de Colombia, padece una afección llamada queratosis precancerosa, la primera etapa en el desarrollo del cáncer de piel que lo obliga a usar protección solar de altísimo factor.

A pesar de no ser latinoamericanos, presidentes de Estados Unidos también padecieron esta enfermedad. Ellos son: Ulysses S. Grant (cáncer de garaganta), Grover Cleveland (cáncer en la mandíbula), Herbert Hoover (cáncer de intestino), Ronald Reagan (cáncer de colon)

Fuente: CLARIN (Bs.As)