Reos prefieren ser llevados a Bolivia, cerca de sus familias

Ante el anuncio de Chile de sacarlos de sus cárceles. El 99,9 % de los bolivianos purga penas por drogas. Ley para indultar a 700 reos está en Congreso chileno. No hay fecha para aprobar la norma.

imageEn las celdas de la cárcel chilena hay varios reos bolivianos.

Reos prefieren ser llevados a Bolivia, cerca de sus familias

Pedido. La cónsul boliviana en Arica señala que “al menos el 70% de estas personas se encuentra completamente sola y no cuenta con el apoyo de la familia cercana”.



Página Siete 

Marcelo Tedesqui V. / Enviado a Arica, Chile

Juan, oriundo de Santa Cruz, tenía a su mamá muy enferma. Ella necesitaba una operación urgente. En el momento que estaba más desesperado, apareció un “amigo” que le ofreció una salida: llevar un paquetito hasta Chile.

Así, con un viajecito rápido, aunque arriesgado, podría apoyar a que la mujer que lo trajo al mundo recupere la sonrisa que el dolor había hecho desaparecer. Lo hizo, la Policía chilena detectó que portaba cocaína en su equipaje y desde entonces, hace más de cuatro años, es un reo en una cárcel de este país.

Ya está a punto de salir, pero es tarde. “Hace dos meses me llegó una carta que trajo la noticia de que ella había fallecido. Quise ayudarla, no lo pude hacer. Y para colmo, nunca más pude verla con vida por estar tan lejos. Aunque las cárceles en Bolivia son terribles, yo hubiese preferido pagar mi condena allá y así estar más cerca de los míos”.

Con testimonios como éste, Página Siete confirmó el pasado viernes en una visita exclusiva que hizo al penal de Acha, en la ciudad chilena de Arica, que los reos bolivianos están dispuestos a volver al país incluso si deben pagar sus penas en cárceles bolivianas, para estar más cerca de sus seres queridos.

Los internos bolivianos respondieron así al anuncio del Gobierno chileno, de que sacaría al menos a 700 internos bolivianos de sus centros penitenciarios y los llevaría a la frontera.

La semana pasada, la dirección de Régimen Penitenciario de Bolivia informó oficialmente que si eso ocurre, estas personas recuperarían su libertad porque no se las puede juzgar dos veces por el mismo delito. Sin embargo, la Policía y algunos ministros de la Corte Suprema criticaron a Chile, que sacaría a “delincuentes” bolivianos, sin tomar en cuenta que Bolivia también sufre problemas de hacinamiento y sobrepoblación en sus penales.

Por pedido de los entrevistados, esta nota utiliza nombres ficticios. Marco y Susana aseguran que preferirían purgar sus sentencias en La Paz y Cochabamba, respectivamente, para estar cerca de sus familias.

Ambos tienen hijos, padres y hermanos que no ven desde hace mucho tiempo.

La cónsul Magaly Zegarra señala que “al menos el 70% de estas personas se encuentra completamente sola y no cuenta con el apoyo de la familia cercana”.

Es el caso de Raquel, que cuenta que en febrero del 2012 recuperará su libertad. “Me metí con los narcos por necesidad, me equivoqué, estoy pagando mi error y le confieso que me dio mucha vergüenza. Hace dos meses me animé recién a comunicarme con mi familia y a decirles lo que había hecho. Ellos dicen que me entendieron, yo no sé si será realmente así”.

Sin embargo, la mayoría de las personas consultadas señalaron que cuentan con el apoyo que les ofrece el Consulado. “Hacemos visitas semanales para hacer un seguimiento cercano de todos y cada uno de ellos. La fase más difícil es la primera, cuando se ven encerrados sin asumir plenamente lo que les ha pasado y están lejos de sus casas”, señaló la cónsul, mientras mostraba cajones, en su oficina, llenos de información de los reos.

Uno de los internos de Acha contó que ella, con recursos que saca de su bolsillo, les lleva bolsas con papel higiénico e implementos de limpieza, y hasta ropa, porque muchos de ellos ni siquiera llevan más ropa que la que llevan puesta, cuando entran a prisión.

El 99,9 % de los bolivianos purga penas por drogas

imageEste es el frontis del pabellón de varones de la cárcel de Arica. Fotos: Marcelo Tedesqui / Página Siete

Todos los internos bolivianos de la cárcel de Acha, en Arica, menos una persona acusada de violación, purgan penas relacionadas con narcotráfico, confirmó la cónsul de Bolivia en Arica, Magalí Zegarra.

Esa prisión tiene en total 288 internos bolivianos, 228 hombres y 60 mujeres, según la información proporcionada, por separado, por el Consulado, la Gendarmería y la Secretaría Regional del Ministerio de Justicia del vecino país.

La diplomática acota que en todos los casos obtienen la condena en un plazo máximo de un año. “A las personas que meten droga y son detectados, les dan penas de tres a cinco años. Nuestras estadísticas indican que los narcotraficantes utilizan con mayor frecuencia a personas jóvenes, comprendidas entre los 25 y 50 años”.

Luisa, una interna boliviana, relató que poco después de que nacieron sus gemelos, los últimos dos de sus seis hijos, llegó una noticia que le generó una profunda depresión. Los médicos le informaron que uno de ellos tenía una malformación que había que operar a la brevedad. “Mi wawita tenía seis deditos. No teníamos dinero. Estos señores (narcotraficantes) se aprovechan de tu desesperación, saben cuándo acercarse, pregunte si quiere, así les ocurrió a varias compañeras. Me ofrecieron mucho dinero y yo acepté”.

La cónsul, que se refirió a este caso específico, complementó que su esposo llegó poco después. “Sus niños la acompañaron un año, él se trasladó acá, y trabajaba como albañil. Al término de esa gestión, ya con los niños más grandes, él se los llevó a Bolivia.

Sin embargo, otros internos dicen que los atraparon también por narcotráfico, pero de forma injusta. Es el caso de don Carlos, quien mientras trabaja en un taller de carpintería dice que le ofrecieron mucho dinero por llevar una bolsa. “Pensé que era cualquier cosa menos droga. Pequé por inocente”, dijo.

Mery, por su parte, contó que cayó porque se dejó llevar por la pasión. “Conocí a un hombre, me enamoré y viajé con él sin pensarlo dos veces. Íbamos en su auto, y él me dijo que tenía que entregar un cargamento”.

Ley para indultar a 700 reos está en Congreso chileno

No hay fecha para aprobar la norma. La ley en cuestión fue enviada a la Cámara de Diputados de Chile en mayo pasado.

Página Siete, Arica

Con el objetivo de “descongestionar” las cárceles de Chile, que tienen “una sobrepoblación de hombres y mujeres”, se encuentra en el Congreso de Chile el proyecto de modificación a la Ley 18.216, que incluiría la devolución a su país de al menos 700 reclusos bolivianos, informó a Página Siete la secretaria regional subrogante (interina) del Ministerio de Justicia, Viviana Matta.

“Esta modificación a la ley, que esperamos sea aprobada, pasó en mayo por la Cámara de Diputados. Se aplicaría una vez que el interno cumpla la mitad de la pena, a través de los convenios, para que se vaya a terminar su condena en su país de origen. Les daremos la libertad de que se vayan, su país ya verá. Esto viene asociado en una modificación al reglamento que no tenemos en este momento”, señaló.

Esta versión contradice al director de Régimen Penitenciario de Bolivia, Jorge Sueiro, quien la semana pasada dijo que se trataba de una Ley de Indulto, para reclusos extranjeros, por lo que los bolivianos, en caso de ser devueltos, no terminarían su condena en una prisión y, consecuentemente, quedarían libres al cruzar la frontera.

Matta señaló que una vez que la ley esté aprobada, “se demora como seis meses para ponerse en marcha. Aprueban la ley, luego viene el reglamento. Nosotros estamos esperando esta norma, porque tenemos 2.400 personas para una cárcel de Acha que tiene una capacidad de 1.092, a nivel nacional”.

El 25 de noviembre, “en el marco de otra reunión de ministros de Justicia del Mercosur, realizada en Montevideo, el secretario de Estado chileno, Teodoro Ribera, se reunió con su par boliviana, Nilda Copa, con quien abordó la situación de unos 700 de sus connacionales condenados en Chile y a quienes se les podría devolver para mejorar las condiciones de hacinamiento en los penales del norte”, señala una nota del ministerio del área de ese país, entregada por Matta.

La nota acota que “Ribera expuso a Copa la pronta aprobación en Chile de un proyecto de ley que permite racionalizar las unidades carcelarias del país y que contempla la situación de unos 1.800 extranjeros, y que podrían ser devueltos a su país, luego de haber cumplido parte de su condena, especialmente por los delitos de tráfico de drogas”.

En la oportunidad, el ministro chileno comentó que su par boliviana calificó como “muy acertada”, ya que muchos de sus connacionales son “engañados” para ingresar con droga a Chile.

La nota oficial aclara que en el encuentro se acordó establecer protocolos para intercambiar información sobre los antecedentes penales de los detenidos en otros países de la región, lo que permitirá “mejorar los registros identificatorios una vez cometidos los delitos y asignada la pena por parte de los tribunales”.

La Ley 18216 establece medidas que se presentan como alternativas a las penas privativas o restrictivas de la libertad.

Apuntes para destacar

Medidas En el caso de la devolución de reos, y más allá del anuncio del ministro de Justicia del vecino país, no se conoce el contenido de la Ley del Indulto que está en el Congreso. En esa norma se regulan, por ejemplo, manillas para el control de los reos.

Cantidad de reos El proyecto de modificación a la Ley 18.216 de Chile que permitirá la devolución de al menos 700 reclusos bolivianos, quienes en una mayoría están detenidos por narcotráfico.

Aplicación Una autoridad del Ministerio de Justicia de Chile anunció que una vez que se apruebe la Ley de Indulto en Chile se demorará como seis meses para poner en marcha.

Plazo Esta medida se aplicará a los reos que cumplan la mitad de su sentencia.

Para los presos procede expulsión

Los reos bolivianos que completan su condena no pueden quedarse en Chile, son expulsados de todas maneras del país, reveló la cónsul de Bolivia en Arica, Magalí Zegarra.

“Una vez que cumplen la condena, todos los presos extranjeros son expulsados, inclusive la gente que vivió en este país desde muy joven y que en Bolivia no tiene futuro alguno porque no conoce a nadie. Igual los expulsan, no hay excepción para nadie”, señaló la representante diplomática boliviana.

Zegarra complementó que “los reclusos peruanos son llevados hasta Tacna. A los bolivianos, como Chungará está más lejos, les dan un salvoconducto, porque salen sin documentos, y presionan para que aborden un bus cuanto antes y que abandonen el país”.

Por ejemplo, comentó, “en este momento hay un boliviano que salió de prisión luego de 15 años, le hicieron dos procesos por el mismo delito, y ahora está como en el limbo, porque está arraigado y también expulsado al mismo tiempo. Ése es un caso que esta oficina sigue de cerca”.

Se trasladó la pregunta a secretaria regional subrogante (interina) del Ministerio de Justicia, Viviana Matta y la autoridad respondió lo siguiente:

“Lo que pasa es que fueron detenidos y en ese momento no estaban en situación legal en el país, y por eso son expulsados. Estas personas entran por pasos inhabilitados. Pero, si es que sucede con personas que vivieron aquí toda su vida, no lo tengo muy claro, sería aventurarme al darle una respuesta”, dijo la autoridad interina.