Siria retira tanques ante llegada de observadores

TANQUES HOMS Los tanques sirios, que ayer causaron la muerte de una treintena de personas, se retiraron esta mañana de Homs, ante la llegada de los observadores, que sólo han dedicado cuatro horas a la ‘capital’ de la violencia siria.

Activistas aseguraron que los blindados se retiraron tras saberse que la misión de la Liga Árabe estaba a las puertas de la ciudad.

Los tanques estaban centrados en el barrio de Bab Amro, que está sufriendo los ataques más duros de los últimos días. En total, se calcula que se han retirado un total de 11 blindados, en palabras de Abdel Rahmane, presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.



Abdel Rahmane no ha podido precisar sin embargo si otro tipo de vehículos militares e incluso tropas permanecen en el mencionado barrio.

Los tiroteos se han podido escuchar hasta esta primera hora de la mañana, según han confirmado habitantes de la zona, aunque otros han relatado que han vivido una madrugada tranquila.

A primera hora de la mañana, Ahmed Mustapha al Dabi, jefe de la misión de observadores de la Liga Árabe, había declarado que se encontraba de camino a Homs. "Me dirijo hacia Homs. Hasta ahora están cooperando con nosotros muy bien".

A las 10.00 horas, la cadena Al Arabiya informaba de que los observadores ya se encontraban dentro de la convulsa ciudad y que se estaban entrevistando con el gobernador. Aprovechando su presencia y la marcha de los tanques, al menos 70.000 personas se echaron a las calles de la ciudad para protestar, una jornada más, contra el régimen de Bashar Asad.

Pero los observadores no han estado mucho más. A las 14.00 horas se informaba de que habían acabado su misión en Homs.

Mientras, Damasco informaba de que las fuerzas de seguridad habían acabado con la vida de varios hombres que pertenecían a un "grupo terrorista armado" e intentaban entrar por la frontera turca a territorio sirio. Y no sólo eso, sino que otros terroristas habían conseguido atacar un gaseoducto cerca de Homs.

El Mundo – España