Un jacobino en Durban

6939G_Garcia_Linera_Bolivia Al parecer, el presidente Morales se ha vuelto impresentable en los foros internacionales, por lo que ahora ese rol le ha sido conferido al segundo mandatario, Álvaro García Linera.

De manera que el vice es el encargado de representar al gobierno de Bolivia en la XVII Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático que se celebra en Durban, Sudáfrica.

Seguramente, se busca evitar un nuevo show de “evadas” que dejen mal parado al presidente cocalero, sobre todo cuando la Cumbre fue previamente visitada por dirigentes indígenas que denunciaron el atropello al TIPNIS.



Sin duda, habría sido por demás complicado para Evo presentarse en Sudáfrica y verse obligado a responder a una lluvia de interrogantes de la prensa internacional sobre el tema.

Así que, por el momento, será “Qananchiri” el vocero a cargo de las fintas mediáticas, con un doble desafío: seguir apareciendo como campeones globales de la ecología, mientras al mismo tiempo se justifica el impulso neo-desarrollista al interior del país, aún a costa del hábitat de los pueblos indígenas.

García Linera, quien se ha definido como “el último jacobino”, hablará probablemente de las tensiones creativas al interior del “proceso de cambio” y de la quinta fase en el mismo, caracterizada por la industrialización.

La presencia del vice es también una manera de blindar a Evo ante un presumible nuevo fracaso diplomático, después del sufrido en la Cumbre de Cancún, donde su administración quedó en completo aislamiento.

Los encuentros internacionales ya no parecen ser un escenario adecuado para el primer mandatario, que actualmente debe contentarse con diseñar su propia “cumbre social”: un escenario prefabricado donde no existan posibilidades de derrota…

[email protected]