Un sorteo ofrecía como premio una chica latina

El boleto ganador de la rifa, que se organizaba en un pueblo español, también se hacía acreedor a una noche de hotel y una botella de whisky. Los vendedores de los tickets informaron que el evento fue cancelado

La Policía ibérica está investigando la aparición de unos carteles en algunos locutorios y peluquerías de la región de Cantabria (en el norte del país) en los que se anunciaba un supuesto sorteo de una noche de hotel y una botella de whisky con una joven.

Una fotografía de una joven en ropa interior es el reclamo de estos en los que se anuncia una «rifa de chica latina», y en la que se explica que para optar a este sorteo se deben comprar papeletas a un precio de 20 euros (el equivalente a 26 dólares) cada una y se ofrece un teléfono para pedir información.

Según informa este miércoles el periódico regional El diario montañés, el ganador será aquel cuya papeleta coincida con las dos últimas cifras del primer premio del sorteo de Navidad.



Los puntos de venta de estas papeletas se ubican en una peluquería y un locutorio de la ciudad de Santander, en una discoteca del municipio de Laredo y en un restaurante del pueblo de Anero.

La dirección general de la Mujer de Cantabria recibió hace un par de días una queja por estos carteles y comenzó a investigar los hechos, según informó la directora general de Igualdad, Mujer y Juventud, Isabel Gómez-Barreda.

Alarmados por la denuncia recibida, personal de la Dirección General de la Mujer se acercó hasta los locutorios y otros establecimientos donde se exhibían los carteles, y comprobaron su existencia.

Pero al preguntarle a los responsables de los establecimientos sobre el origen de los carteles, éstos se «hicieron los locos» y argumentaron que «cuanto más se hablara de la rifa más se iba a vender». Sin embargo, luego del escándalo, los vendedores de los tickets informaron que el evento había sido cancelado.

Fuentes de la Policía explicaron que están investigando qué hay detrás del hecho, y si la chica es mayor de edad y consintió al sorteo. La fuerza de seguridad está intentando localizar a la mujer y averiguar si está o no presionada, intimidada o incluso engañada. Aunque tampoco se descarta que todo haya podido tratarse de una estafa.

Fuente: www.infobae.com