Dilma a Evo: “un país civilizado protege a sus asilados”; presidenta criticó el riesgo que vivió el asilado Pinto

Operativo. “Lamento profundamente que un asilado haya sido sometido a esa inseguridad”, afirmó Roussef  y calificó de inaceptable que el senador boliviano saliera sin salvoconducto de la embajada de Brasil en La Paz. Aseguró que su vida estuvo en peligro.

El Gobierno boliviano insiste en que el congresista pandino se fugó y en que debe ser extraditado. En el Senado brasileño hubo ayer polémica por este inédito caso.

Senador Pinto no teme que le quiten el asilo y cuenta que de Bolivia salió con chaleco antibalas.

Dilma critica el riesgo que vivió el asilado Pinto

RELACIONES BILATERALES. La presidenta brasileña calificó de inaceptable que el senador boliviano saliera sin salvoconducto de la embajada de Brasil en La Paz. Aseguró que su vida estuvo en peligro. Para el Gobierno, Pinto se fugó.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

image

La mandataria de Brasil estuvo ayer en el Senado; Pinto suspendió el encuentro con los senadores. Foto: AFP.

EL DEBER y AFP

La reunión que tenía prevista sostener Róger Pinto con los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño fue suspendida a último momento. Es que horas antes, la presidenta Dilma Rousseff calificó de "inaceptable" que el senador boliviano hubiera salido de la embajada de Brasil en La Paz sin un salvoconducto concedido por el Gobierno de Bolivia, porque se puso en riesgo la vida del asilado.

La declaración de Rousseff ocurrió justamente en el Senado, después de participar de una sesión especial en la que fue presentado el informe final de la Comisión Parlamentaria Mixta de Investigación de violencia contra la Mujer.

“Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a los que debe garantizar la seguridad, sobre todo en relación a su integridad física. Un Gobierno no negocia con la vida, sino que protege vidas”, dijo Rousseff, criticando el operativo asumido por el encargado de Negocios de la embajada brasileña, Eduardo Saboia, que trasladó por tierra a Pinto desde La Paz hasta Corumbá en un viaje de más de 1.500 kilómetros y que demoró 22 horas.

Por este caso renunció el canciller Antonio Patriota, que fue sustituido por el embajador de Brasil ante la ONU, Luiz Alberto Figueiredo Machado.

En Santa Cruz, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó que la dimisión de Patriota y la declaración de Rousseff, que mencionan una ruptura de los niveles jerárquicos de mando, confirman que Róger Pinto “se ha fugado del país y de la justicia”. Además, señaló que el senador boliviano ingresó ilegalmente a Brasil y sin el consentimiento de las autoridades.  

Justificación

La presidenta brasileña dijo que no tiene ningún fundamento que un Gobierno de cualquier país del mundo acepte someter a una persona que está bajo asilo a algún riesgo. “Si no pasó nada no es la cuestión, pero pudo haber pasado”, señaló Rousseff sobre la salida de Pinto.

El senador opositor estuvo alojado en la embajada de Brasil en La Paz desde el 28 de mayo de 2012, cuando recibió el asilo político, y estaba a la espera de que el Gobierno boliviano extendiera un salvoconducto. En el Ejecutivo se negaban a entregar el documento aduciendo que Pinto enfrenta más de 20 procesos judiciales.

El 25 de junio el Tribunal Primero de Sentencia de Pando condenó a Pinto a un año de prisión por daños al Estado de más de Bs 11 millones en el caso de la Zona Franca de Pando.

Proceso

Por su lado, Eduardo Saboia insistió ayer en que decidió sacar a Pinto de la embajada de Brasil en La Paz porque su vida estaba en riesgo. Justificó la decisión porque sentía que Pinto estaba en el Doi-Codi, sede de un organismo de represión de la dictadura brasileña.

A la comparación Rousseff respondió: “Yo estuve en el Doi Codi y puedo asegurar que es tan distante el Doi-Codi de la embajada brasileña en La Paz como es distante el cielo del infierno, literalmente”

En la jornada 

El mayor socio comercial

En 2012, Bolivia tuvo un superávit comercial con Brasil de $us 2.100 millones. El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo que Brasil es el principal socio energético de Bolivia y aliado estratégico. 

Comunicado de defensa

El Ministerio de Defensa de Brasil emitió ayer un comunicado en el que asegura que “ninguna autoridad en el Ministerio de Defensa fue consultada o conocía del viaje antes de que el señor Róger Pinto hubiera entrado a Brasil”./ AFP

Figueiredo llegó a Brasilia

El nuevo canciller Luiz Alberto Figueiredo llegó ayer por la mañana a Brasilia. Anunció que declarará a la prensa después de que se reúna con la presidenta Dilma Rousseff, que estaba de viaje por Belo Horizonte./Correio Braziliense

El senador pierde el estatus de asilado

Aunque logró salir de Bolivia, Róger Pinto ahora deberá regularizar su situación en Brasil, pues permanecía en la embajada brasileña en La Paz como "asilado diplomático", pero perdió ese estatus cuando salió de esa legación, explicó el abogado general del Estado de Brasil, Luis Eduardo Adams.

"Tenía asilo diplomático en la embajada, pero ya en Brasil debe iniciar un nuevo proceso, pues asilo político territorial no se le ha concedido", indicó. Según el abogado, Pinto deberá presentar una nueva solicitud de asilo político territorial o introducir un pedido de refugio, pues de otro modo no podrá permanecer en Brasil de forma legal.

Fuentes diplomáticas consultadas por Efe aseguraron que Pinto presentó la solicitud de refugio el sábado, cuando ingresó al país por Corumbá. En ese caso, las solicitudes las tramita el Consejo Nacional de Refugiados (Conare), organismo dependiente del Ministerio de Justicia que trabaja bajo una estricta confidencialidad y que ayer declinó confirmar si efectivamente Pinto hizo ese pedido. /EFE

Dilma Rousseff afirma que “un país civilizado protege a sus asilados”

Las relaciones de Bolivia y Brasil enfrentan un escenario crítico debido a la inesperada salida de Pinto, con protección diplomática de la Embajada de ese país, que provocó una situación turbulenta nunca antes experimentada.

EL DIARIO

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, condenó con vehemencia el operativo que llevó al senador boliviano Roger Pinto desde la Embajada brasileña en La Paz hasta la fronteriza población de Corumbá, en un viaje de 22 horas que, según la mandataria, “puso en riesgo su vida” y calificó la salida como “inaceptable” porque no se extendió un salvoconducto por parte del Gobierno boliviano.

Rousseff, en un breve encuentro con periodistas de ese país, reaccionó por primera vez desde que Pinto llegara a Brasilia, acompañado por el senador Ricardo Ferraço, hace cuatro días, señalando que “eso podría haber puesto en peligro su vida”. Añadió: “Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a los que les debe garantizar la seguridad, sobre todo en relación a su integridad física”.

Las relaciones entre los gobiernos de Bolivia y Brasil enfrentan un escenario crítico debido a la inesperada salida de Pinto, con protección diplomática de la Embajada de ese país y provocó una situación turbulenta nunca antes experimentada, de acuerdo a analistas e internacionalistas.

Las primeras manifestaciones adversas fueron expuestas en carta por el canciller boliviano, David Choquehuanca, la posterior renuncia del ministro brasileño de RREE, Antonio Patriota, además del anuncio de sanciones para el personal de la legación diplomática en La Paz.

La presidenta Rousseff, en tono de protesta, dijo a los periodistas: “No tiene ningún fundamento que un Gobierno de cualquier país del mundo acepte someter a una persona que está bajo asilo a algún riesgo (…) Si no pasó nada no es la cuestión, pero podría haber pasado”, aseguró.

Según Rousseff, “un Gobierno no negocia con la vida”, sino que “protege vidas”, y Brasil “no podía poner en riesgo la vida de una persona que está bajo su custodia”.

El ministro de Defensa, Celso Amorim, por su parte, aclaró que ningún oficial autorizó que fusileros navales al servicio de la Embajada en La Paz escoltaran al senador boliviano Roger Pinto hasta la frontera para facilitarle la salida de Bolivia sin el debido salvoconducto.

“De esa forma, ninguna autoridad brasileña, en el ámbito del Ministerio de Defensa, fue consultada o tuvo conocimiento del viaje antes de que el señor Roger Pinto ingresara a territorio brasileño”, aseguró.

“Los militares participaron del viaje tras haber sido convocados por el encargado de negocios de la Embajada en La Paz. La participación de los fusileros tuvo el objetivo exclusivo de garantizar la seguridad del diplomático brasileño”, afirmó finalmente.

Brasil califica de ‘inaceptable’ la forma en que salió Pinto

La Fiscalía analiza el trámite para la extradición de Pinto. El oficialismo dice que el Ministerio de Gobierno se contactó con la Interpol para detener al legislador.

image

Congreso. Dilma Rousseff, en el Congreso de su país, antes de declarar a la prensa sobre Pinto. AFP.

La Razón / La Paz

De “inaceptable” calificó la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, la forma en que el senador Róger Pinto salió de Bolivia. Criticó que al no tener el legislador un salvoconducto, se puso en riesgo su vida. En el país, se analiza pedir la extradición y ya se solicitó la intervención de Interpol.

“Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a los que les debe garantizar la seguridad, sobre todo en relación a su integridad física”, dijo Rousseff, quien apuntó que “jamás se podría haber aceptado” que Pinto abandonase su país sin un salvoconducto del Gobierno boliviano, pues “no se podía poner en riesgo su vida”, según reportó la agencia EFE. No obstante, la Mandataria también fue enfática en que su país garantiza el estatus de asilado del político.

El fin de semana, Pinto dejó territorio boliviano escoltado por funcionarios de la Embajada de Brasil en Bolivia. El Gobierno asegura que el opositor no podía salir sin un salvoconducto, el cual le fue negado porque sobre él pesan procesos judiciales, una sentencia y cuatro arraigos.

El lunes por la mañana, el canciller David Choquehuanca expresó su preocupación al respecto y exigió explicaciones a la nación vecina. Horas después, el canciller brasileño, Antonio Patriota, renunció a su cargo, aunque de inmediato fue designado representante de su país ante la ONU. Con respecto al senador Pinto, la  presidenta de la Cámara de Diputados, Betty Tejada, explicó que la Fiscalía General analiza la extradición y que ya se tomó contacto con la Interpol para proceder a la detención.

El fiscal general interino, Roberto Ramírez, dijo que su despacho “analiza lo referido a la normativa internacional y nacional a efectos de ver cuáles son las opciones que tiene el Ministerio Público” para la extradición.

Pese a que su condición de asilado le impone no dar declaraciones sobre temas políticos, en entrevista con la televisora Cadena A, desde Brasilia, Róger Pinto dijo que su salida de La Paz no fue una fuga, sino “una decisión de autoridad competente” (el hasta entonces encargado de Negocios brasileño, Eduardo Saboia), que su traslado se debió al deterioro de su salud, y que Saboia se sumó a la caravana para protegerlo; “para mí y mi familia, es un héroe”, indicó.

Molestia. Al justificar su intervención, Saboia sostuvo que había optado por proteger a un “perseguido político”, al que comparó con la propia Rousseff, de quien dijo “fue perseguida” por la dictadura brasileña.

“Me sentía como si el DOI-Codi (sede de un órgano de represión de la dictadura, en que los detenidos eran torturados) estuviese al lado de mi sala de trabajo”, señaló Saboia en alusión a la situación en que se encontraba Pinto en la embajada.

Rousseff, quien fue torturada durante la dictadura, reaccionó indignada ante la comparación. “Estuve en el DOI-Codi. Yo supe lo que era el DOI-Codi y puedo asegurar que es tan distante el DOI-Codi de la embajada brasileña en La Paz como es distante el cielo del infierno. Literalmente”, afirmó la Presidenta, visiblemente irritada.

Desde Brasil, en declaración a medios estatales, el embajador de Bolivia, Jerjes Justiniano, anunció que hoy a la 10.00 se posesionará al nuevo canciller, Luiz Figuereido; y que el Gobierno del país vecino ya designó al nuevo Encargado de Negocios, que llegará en los próximos días.

Por su parte, el exmandatario Jorge Tuto Quiroga aseguró que las declaraciones de Rousseff son “lapidarias” para el Gobierno nacional porque demuestra que éste no cumplió con la norma internacional y añadió que se debe “recomponer las relaciones”. Ayer se supo que Pinto se acogió a una reserva para no emitir más comentarios, por lo que canceló una visita al Senado brasileño, donde debía informar de su situación legal.

En criterio del presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores  del Senado brasileño, Ricardo Ferraço, el legislador boliviano ya no quiere “generar polémica”. El político pandino debe decidir entre Brasilia y Sao Paulo como residencia fija, lo que se sabrá en los siguientes días.

Pinto, sin estatus de asilado

Dato

Según el representante de la Unión, Luis Eduardo Adams, Pinto estaba en la embajada brasileña como “asilado diplomático”, estatus que perdió al abandonar la legación. “En Brasil debe iniciar un nuevo proceso, pues el asilo político territorial no se le ha concedido”, dijo a EFE. Empero, el diputado Adrián Oliva (CN) negó la situación al ratificar que su estatus de asilado es permanente.

Empresarios esperan que no se afecte el comercio

Empresarios cruceños expresaron su esperanza de que el caso político y diplomático en torno al senador Róger Pinto no afecte las relaciones comerciales entre Bolivia y Brasil.

“Esperemos que las relaciones económicas se mantengan en los niveles que han venido desarrollándose hasta ahora. Lo que pasó es más de orden diplomático que económico, esperemos que siga esa línea”, dijo Luis Barbery, presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco).

“Brasil es nuestro vecino con una frontera más extensa, es la quinta economía del mundo; para Bolivia es realmente importante el relacionamiento económico con el coloso mundial. Lo que vemos es que hay un desarrollo en el tema político y esperamos que no tenga efecto en el relacionamiento comercial”, declaró.

Gobierno: Hubo una ruptura de mando

De las declaraciones de autoridades y comunicados oficiales en Brasil se desprende que “hipotéticamente hubo una ruptura en la estructura jerárquica de toma de decisiones”, señaló el ministro de Gobierno, Carlos Romero, sobre la salida del senador Róger Pinto.

Si es así, se confirma lo que planteó el Gobierno boliviano, “que Pinto a fugado del país y de la Justicia, y que ha habido esa ruptura de los niveles jerárquicos de Brasil; y que él (Pinto) ha ingresado de manera ilegal a ese país, sin contar con el beneplácito”, remarcó Romero.

Según registra la agencia EFE, el Ministerio de Defensa de Brasil aclaró ayer que ningún oficial autorizó que fusileros navales al servicio de la embajada en La Paz escoltaran al senador boliviano Róger Pinto hasta la frontera. Los fusileros que acompañaron a Pinto sólo atendieron la petición del encargado de Negocios de la Embajada de Brasil, Eduardo Saboia, para que lo escoltaran hasta la frontera.

El operativo no fue improvisado, “estuvo muy bien preparado”, comentó a AFP Tomás Monasterio, diputado opositor y afín político de Pinto, sin entrar en detalles. El operativo se inició en horas tempranas de la tarde del viernes con la discreta salida de dos vehículos diplomáticos del garaje de la embajada brasileña, en pleno centro de La Paz, rumbo a la ciudad de El Alto (a 12 km).