El Conamaq, opositor a Evo, denuncia en la ONU la violación de sus derechos

Pidieron al relator especial de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas interceder para que se respeten sus derechos.

Conamaq denuncia en la ONU la violación de sus derechos

Sus líderes, contrarios al Gobierno, elaboraron un texto.

image

Archivo digital. Instalaciones del Conamaq, vigiladas por la Policía, en enero.

Página Siete / La Paz

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

El Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) -del grupo crítico al Gobierno- denunció ante el relator especial de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas la violación de sus derechos humanos, que sufrieron en enero de este año, y le pidieron que interceda ante el Gobierno para que sus derechos sean preservados.

"Hemos presentado la denuncia de vulneración de derechos como pueblos indígena originarios”, informó la mama arquiri Nilda Rojas, en la reunión que sostuvieron con el relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, James Anaya.

La organización entregó un informe escrito de 10 páginas, en el que responde un cuestionario de siete preguntas formuladas por la ONU. Los dirigentes describen que a 37 autoridades originarias de la gestión 2014-2015 -entre exautoridades y representantes de las comunidades- se les transgredió sus derechos.

Cuentan que en enero de este año, las oficinas del Conamaq "fueron tomadas” por gente vinculada al Movimiento Al Socialismo (MAS), "donde se avasalló la vigilia de manera violenta”, sin que efectivos de la Policía evitaran las agresiones.

Asimismo, denuncian que por "instrucciones” del Órgano Ejecutivo, el directorio legítimo del Conamaq fue privado de participar en el Fondo de Desarrollo para los Pueblos Indígenas Originarios y Comunidades Campesinas (FDPPIOyCC).

Según el documento, dirigentes afines al MAS como Hilarión Mamani, Gregorio Choque, Plácido Suntura, Renán Paco, Jhonny Huanca, Carlos Copa, Anselmo Martínez, Juan Blanco, Elías Choque y Mauro Cuéllar fueron los responsables de las violaciones de sus derechos.

Asimismo, incluyen en sus acusaciones a funcionarios públicos; al ministro de Gobierno, Carlos Romero, y al viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada.

"Ante estos hechos  contra el Conamaq, las autoridades ejecutivas y judiciales avalaron la intervención y (la) violencia”, señala el documento.

Rojas aseguró que el Ejecutivo no tomó medidas para preservar la seguridad y los derechos de los indígenas y originarios.

Este grupo del Conamaq sostiene que la arremetida de las autoridades gubernamentales y de los sectores sociales afines al oficialismo empezó luego de que el Conamaq participara activamente en la VIII y IX marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure.

También pesó en su contra  que asumieran una posición crítica a las políticas gubernamentales contrarias a los intereses de los pueblos indígenas.

"El presidente Evo Morales y sus ministros se dieron a la tarea de intervenir y entrometerse en los asuntos del gobierno originario (del Conamaq)”, explican en su informe ante el relator.

Copa dijo que esperan que esta instancia de las Naciones Unidas pueda interceder para el respeto de sus derechos. 

"Yo creo que (el relator) va a intermediar con el Gobierno”, sostuvo Rojas.

Existen otras organizaciones sociales, como la Confederación Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB), que también tienen dirigencias paralelas.

Punto de vista

Hilarión Mamani. Líder paralelo del Conamaq

No doy razón de la denuncia

Yo no doy mucha razón de lo que ellos están denunciando ante el relator de Naciones Unidas porque no hemos violado los principios y valores; en cambio, hemos respetado los estatutos, la libre determinación de los pueblos indígena de los 16 suyus del Conamaq, quienes decidieron retomar su sede, porque este grupo (de Nilda Rojas) quería gobernar cuatro años, junto con el presidente Evo Morales.

Ellos son los primeros que violaron las normas internas del Conamaq, porque no han respetado, ni consultado, por ejemplo, para respaldar la VIII y la IX marcha por el TIPNIS.

Se hicieron nombramientos para la representación en organizaciones internacionales sin consultar a las bases.

En vez de hacer una reconstitución verdadera de los pueblos indígena-originarios, se han ocupado de dividir y fragmentar a las organizaciones, ayllus, markas y suyus, y eso no es justo.

Ahora nos dicen afines al Gobierno. Bueno, nosotros orgánicamente dijimos que el proceso de cambio no es del MAS, es de todos los bolivianos y organizaciones sociales. No vamos a negar que nosotros hemos luchado por este proceso de cambio.