Marxist Park

Marx-caricatura Aunque el Muro de Berlín cayó en 1989 los dinosaurios bolcheviques siguen vivos, refugiados en un Marxist Park ubicado en los Andes de Bolivia.

Hablamos de los ejemplares antediluvianos procedentes del PCB (Partido Comunista de Bolivia) y del PCML (Partido Comunista Marxista-Leninista), que de acuerdo a relevantes fuentes periodísticas y militares serían quienes controlan actualmente la Comibol, y los que realmente elaboraron el estatista proyecto de nueva Ley Minera que ha caotizado al país en los últimos días.

Lo interesante del caso es que tal iniciativa, por demás arqueológica, haya sido enviada al Parlamento desde la Vicepresidencia del Estado, síntoma tanto del desfasaje ideológico de tal repartición gubernamental como de la intención estratégica de reagendar a la prensa con un tema de magnitud, que distraiga de los casos de mega-corrupción que parecen campear en el régimen evista.

Todo nos lleva a una contradicción fundamental en el seno del Movimiento Al Socialismo: la que separa a los partidarios de la expansión burocrática del sector estatal de quienes son parte del capitalismo informal o popular de Bolivia.

Estos últimos (los cooperativistas mineros por ejemplo) han ido a parar al bloque oficialista de modo contra natura, por la incapacidad de la burguesía formal de reconocerlos como aliados potenciales, uno de los errores fundamentales que habrá que corregir para abrirle los caminos a un nuevo proyecto democrático que desplace al populismo autoritario…

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

notishots@gmail.com