Shale gas, desafía el negocio boliviano

Proyección. El desarrollo del shale gas en Argentina amenaza los precios de exportación del energético bolivianoTrabajos. YPF cuenta con 12.000 kilómetros cuadrados en Vaca Muerta y hoy en día lleva más de 150 pozos perforados. Foto: Internet Carla Paz/Mauricio Vasquez – [email protected]EEUU va camino de la autosuficiencia energética gracias al fracking, la fracturación hidráulica que permite obtener gas y petróleo. Ha pasado de importador a exportador de combustible. Con el fracking obtiene el gas de esquisto, conocido como ‘shale gas’ o no convencional. Para Bolivia esta situación genera desafíos, porque Brasil y Argentina, principales importadores del gas boliviano, siguen los pasos de EEUU.El analista energético Francesco Zaratti afirma que sobre los boyantes precios de exportación del gas boliviano a Brasil y Argentina se ciernen algunos peligros. “Existe una amenaza latente, aunque no inmediata, pero que debería ser motivo suficiente para pensar en diversificar los mercados de exportación, después de garantizar la existencia de suficientes reservas de hidrocarburos”, precisó.Las exportaciones de gas y petróleo son el principal ingreso del país. A marzo sumaron los $us 1.655 millones (eran el 55% del total de las ventas externas).Además, mientras el precio de exportación a Argentina es 10,17 $us/MMBTU, y a Brasil 8,64 $us/MMBTU, en el mercado internacional hoy se cotiza en 4,53 $us/MMBTU. Mirar la competenciaLa competencia del gas producido de yacimientos de esquisto (‘shale gas’) se debe tomar en cuenta. En este caso es Argentina la potencia continental que, en el momento que llegara a explotar su inmensa riqueza (más de 700 TCF versus los 10 TCF de Bolivia en gas convencional), se volvería un productor mundial y podría muy bien renunciar primero al gas que hoy importa y luego exigir una nivelación del precio del gas boliviano al precio interno de su shale gas.El exministro de Hidrocarburos, Alvaro Ríos, confirma que si hay condiciones de inversión masiva el yacimiento en Argentina (Vaca Muerta) puede autoabastecer al vecino país, pero que bajo el esquema actual y la coyuntura, no podrá darse rápidamente esto en Argentina.“Brasil está más lejos que Argentina en el desarrollo de su gas de esquisto por la poca información geológica y porque el programa Prongas no fue exitoso. En el corto a mediano plazo podemos respirar tranquilos, pero más adelante, si las inversiones se asientan fuertemente en ambos países la ecuación se puede revertir”, advirtióPara Carlos Miranda, ex super -intendente de Hidrocarburos, todavía no se conocen operaciones de exportación de shale gas por algún productor a otro país. Por tanto, no se tiene antecedentes de precios que compitan con el gas convencional.Posiciones divergentesSaúl Escalera, experto en petroquímica del gas natural, explicó que la producción de shale gas es muy costosa y por ello no debiera preocupar al país por lo menos en los próximos 10 años.

Sin embargo, para el analista Carlos Delius el escenario de precios es difícil de predecir, porque depende de cómo se desarrolla Vaca Muerta para el caso del mercado argentino, si se consigue producir petróleo además de gas (buena probabilidad) el precio del gas puede ser presionado y si el éxito es proporcional al tamaño del recurso, entonces es probable que se tenga una cantidad de gas capaz de presionar los precios regionales.

El ex ministro de Hidrocarburos, Mauricio Medinaceli, señaló que se debe estar atento a lo que sucede en Brasil y en Argentina, ya que son los únicos mercados de corto plazo de gran tamaño. “Determinados movimientos sociales y la llamada «Guerra del gas» lastimaron profundamente al sector hidrocarburos boliviano, dado que se perdió la oportunidad de vender LNG, ello nos resta competitividad”, cuestionó.

Se hicieron las consulta sobre el tema al Ministerio de Hidrocarburos de Bolivia, la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía y a las empresas petroleras que operan en el país Repsol y Petrobras, pero no contestaron hasta el cierre de edición. Fuentes de las petroleras indicaron que es ‘un tema delicado’ y prefieren no emitir una opinión que se malinterprete .

»Stephen Eule: El fracking ha sido clave para que EEUU supere la recesión económica

Stephen Eule– Vicepresidente del Departamento de Clima y Tecnología de La Cámara de comercio de EEUU

Stephen Eule, de la Cámara de Comercio de EEUU, es uno de los mayores defensores del desarrollo del ‘fracking’ (fracturación) para explotar el ‘shale gas’.



¿Qué ha supuesto el shale gas económicamente para EEUU?Ha sido clave en la superación de la recesión económica. Según un análisis que realizo la consultora IHS, en 2012 el gas y el petróleo no convencionales generaron 2,1 millones de trabajos, la renta de los hogares creció en $us 1.200 y ha aportado $us 75.000 millones en ingresos públicos.Pero el ‘fracking’ ha recibido críticas por sus consecuencias medioambientales…Hemos comprobado que la tecnología de fractura hidráulica se puede desplegar de manera segura. La desarrollamos a finales de los años 40 y nunca ha habido ni un caso documentado en EEUU en el que se haya contaminado agua subterránea.

También señalan que esto rebajaría los precios…Sí, de hecho cada vez que hay suministros presionan a la baja los precios. En la mayor parte de los países los precios del gas están ligados a los del crudo, pero en EEUU sigue el valor dictado por la oferta y la demanda/abc.es

»YPFB cree que es una ocasión para desarrollar el área hidrocarburífera

Como una ventana para nuevos horizontes en el desarrollo de la actividad hidrocarburífera en el Cono Sur, no solo por el tamaño de los recursos asociados sino por el desafío en lo referente a la tecnología, los recursos humanos y financieros, normativa legal y sobre todo impacto en el medioambiente, así ve YPFB Chaco los proyectos que encaran Brasil y Argentina (foto) para producir ‘shale gas’.

Carlos Sánchez, gerente general de la estatal YPFB Chaco, explicó que la necesidad de explotar los recursos no convencionales surge después de haber desarrollado todo el potencial convencional. Para Sánchez hay dos aspectos importantes a considerar a la hora de producir gas de esquisto. El primero es que se necesitan ingentes recursos financieros, puesto que el método de explotación requiere una inyección de capital intensiva para obtener los resultados esperados.

El segundo aspecto a decir del ejecutivo, es que la producción de ‘shale gas’ es un tema controversial a discutir a escala mundial, prueba de ello es que en Europa a pesar de la demanda de hidrocarburos y los recursos potenciales, la explotación de los hidrocarburos no convencionales a través de la fractura hidráulica está prohibida.

“No encontramos mayores riesgos en los proyectos que están encarando los países vecinos que mencionamos anteriormente. El país actualmente está entregando volúmenes de gas natural a precios competitivos en condiciones adecuadas, con garantías de suministro, flexibilidad para posibles volúmenes incrementales, sin considerar que ya se tiene desarrollada la infraestructura necesaria y suficiente”, expresó Sánchez.

Para el gerente de YPFB Chaco, es muy prematuro asumir que los proyectos que encaran Argentina y Brasil vayan a influir en el precio del gas nacional por lo menos en el mediano plazo.De acuerdo a estudios realizados, existe la posibilidad de que dentro del Chaco boliviano, en las formaciones Quirusillas y Los Monos haya hidrocarburos no convencionales que podrían en un futuro formar parte de la oferta de Bolivia, agregó.

»Carlos Roa D: Desplazará el energético que produce Bolivia

Carlos Roa D. – Inst. Colombiano de PetróleoArgentina y Brasil tienen un consumo de gas natural de 4.800 y 4.200 MPCED respectivamente. Argentina importa un quinto de su consumo a través de sus terminales de regasificación de gas natural licuado (GNL) con un 42% y desde Bolivia un 58%.

En el caso de Brasil casi la mitad de su consumo es gas boliviano, se estima hasta en el 40% y un 60% es GNL.Entonces, ante la creciente demanda de gas y con el fin de proveer su autoabastecimiento, los dos países cursan proyectos de producción de gas de esquisto (‘shale gas’). Como es conocido, Argentina cuenta con las segundas reservas mundiales del ‘shale gas’ técnicamente recuperables, 802 TPC, y Brasil con 245 TCP mantiene el décimo lugar a escala mundial.Con la entrada en producción del shale gas argentino previsto a partir de 2017 y el desarrollo de campos productores y shale en Brasil, en el corto plazo, el mercado regional del gas cambiará y mostrará a Argentina como el principal exportador de la región y Brasil como gran competidor por los mercados externos, desplazando el gas boliviano y el GNL.

Así, Bolivia tal como lo ha hecho Perú, y de seguro lo hará Venezuela, deberá buscar alianzas estratégicas y socios financieros que le permitan abarcar otros mercados, reponer reservas e iniciar el desarrollo del GNL para ir a mercados lejanos.

Fuente: eldeber.com.bo