Tribunal Electoral no consensuó reglamento con los partidos

Se interpreta  como un favor al oficialista MAS, advierte un exaliado del presidente-candidato Evo Morales. En Bolivia, es la segunda vez que se delimitan las circunscripciones uninominales. En 1997 se delimitaron las circunscripciones con la participación de los partidos. “Todos aceptaron que ésas deberían ser las reglas”, dice un vocal de aquel proceso.

El reglamento del TSE no se consensuó con los partidos

image



Página Siete / La Paz

El reglamento de Delimitación de Circunscripciones Uninominales, que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) puso en vigencia esta semana, no se trabajó sobre la base de un consenso con los partidos, según refieren dirigentes de los frentes opositores. 

Esto  contrasta con lo que sucedió en  1996 – 1997, cuando  al menos 14 partidos  participaron  en el primer proceso de delimitación formal de las circunscripciones uninominales, según  el Informe al Congreso Nacional de 1997, que publicó en julio de aquel año  la entonces Corte Nacional Electoral, ahora Tribunal Supremo Electoral.  

«Se convocó a todos los partidos que tenían reconocimiento jurídico. Es decir, se trabajó primero en la corte, después con las cortes departamentales y luego con los partidos. Pero el diseño original nació de este equipo de trabajo y fue retocado en cada uno de estos niveles, pero preservando las reglas. Eso sí, todos aceptaron que ésas deberían ser las reglas”, explica el exvocal Jorge Lazarte, quien lideró la comisión técnica encargada de esa labor.   

En cambio, en el proceso de puesta en marcha del reglamento actual, no se convocó  a los frentes políticos, según  expresaron los representantes  de     Unidad Nacional (UN), Movimiento Sin Miedo (MSM) y el Movimiento Demócrata Social (MDS).

«No nos han convocado para conocer  criterios nuestros respecto de estas fórmulas que está aplicando de manera mayoritaria el Tribunal Supremo Electoral y ésa  es otra señal de que las cosas no se están haciendo correctamente”, afirma Edwin Herrera, vocero del MSM. 

Similar postura  expresaron la vicepresidenta de UN, Soledad Chapetón, y Vladimir Peña, representante del MDS, cuando se les consultó al respecto. «No se nos ha convocado. Considero que ha habido una decisión unilateral por parte del Tribunal”, sostuvo la primera dirigente.    

Peña asegura que los demócratas, meses atrás,    solicitaron al   TSE que los partidos  fuesen convocados para conocer detalles sobre este  proceso. Sin embargo,   «desgraciadamente no ha ocurrido aquello”, dice.

Consultada al respecto, Fanny Rivas, vocal del TSE,  explica que hay una «normativa legal” que establece que el Órgano Electoral es el encargado de realizar la delimitación de las circunscripciones, así como aprobar el reglamento. «Y eso es lo que se ha hecho”, recalcó la autoridad.   

Cuando se inició el primer proceso de delimitación de circunscripciones a finales de los 90, Lazarte recuerda que la corte  no tenía ninguna obligación legal para hacer partícipe a los partidos, pero que pese a ello consensuó con las tiendas políticas  normas y reglamentos porque eran los «actores directos”. 

«Entendimos que las leyes y reglamentos electorales es mejor que sean consultados con los partidos políticos. No había ninguna obligación legal de hacerlo, porque la corte y el Parlamento tenían facultades, pero entendimos que había que tener buenas relaciones con los partidos políticos, porque eran los actores directos y era mejor entenderse con ellos, pero la corte reservándose en última instancia su capacidad de decisión”, argumentó la exautoridad. 

Cinco de siete 

Además de ese elemento, el reglamento del 97 fue aprobado por unanimidad de la Sala Plena, afirma  Lazarte, a diferencia de lo que ocurrió con el reglamento actual, que fue respaldado por cinco de siete vocales;  dos  estuvieron en contra, una de ellas es la presidenta del TSE, Wilma Velasco. 

En el proceso de delimitación del 97, según el informe referido,  se llevaron adelante al menos cinco etapas. La penúltima, antes de ser sancionada, fueron las «reuniones con los partidos políticos”, que duraron dos jornadas.  

Los  partidos políticos convocados entonces, según ese documento, recibieron días antes un ejemplar del proyecto de delimitación  para que lo analizaran.  

«En los casos en que las observaciones y puntos de vista de los partidos políticos implicaban una nueva propuesta de diseño, se decidió que la propuesta fuera escrita y presentada a la Corte Nacional Electoral en los tres días siguientes a la reunión”, señala el documento. 

Ante este panorama,  Chapetón,  de UN, informó que este fin de semana se analizará el documento.    «Vamos a evaluar el tema. Vamos a tener un pronunciamiento más certero el lunes”. 

Vladimir Peña, dirigente de los demócratas, indicó que una vez que reciban formalmente el reglamento prevén  impugnarlo.  El MSM no descartó   que recurrirá a todos los recursos  que establece la Constitución.

La vocal Rivas dijo al respecto que «todas las organizaciones políticas están en su derecho” de asumir ese tipo de  acciones.

Punto de vista

Rafael Puente. Exprefecto de Cochabamba

Se interpreta  como un favor al MAS

Me parece un grave error, porque  si lo que quiere el Órgano Electoral es beneficiar al Gobierno o al MAS se equivoca, porque lo está haciendo aparecer como temeroso de perder  curules. 

Entonces, necesitados de  una maniobra que les permita ser más representados en el sector social en el cual parece que tendría más votos el MAS, que es el sector rural,  han deformado las cosas al extremo, porque el porcentaje que se le asigna al sector rural desde el Órgano Electoral, en cuanto al territorio frente a lo poblacional, realmente es  desproporcionado. 

Entonces, una cosa así inconsulta, no participativa, que viene desde arriba -encima sabemos con disidencias importantes, como nada menos que la presidenta del Tribunal Supremo Electoral-, es inevitablemente interpretado por la población como que el órgano le quiere hacer un favor al Gobierno o al MAS. 

Yo creo que es un error, un flaco favor al Gobierno  porque lo hacen aparecer temeroso de  un resultado poco favorable, necesitado  de maniobras, que le den un contenido diferente al resultado final. 

Entonces,  me parece un error y que no va a conducir a nada saludable.