Caso Rózsa: Gelafio dijo que se culpó para salvar a su padre

Hasta que después descubrió que era un montaje. Gelafio Santistevan denunció que su mujer fue amenazada y responsabilizó al Gobierno por si le pasa algo.

imageEL DÍA, Santa Cruz

Ref. Fotografia: Justicia. Comenzó la ronda de preguntas al acusado Alejandro Gelafio Santistevan por la comisión de fiscales.

El acusado del caso Rózsa, Alejandro Gelafio Santistevan, dijo echarse la culpa para salvar a su padre, hasta que una vez recluido en el penal de San Pedro se dio cuenta de que fue un montaje para proceder a su detención.

Indicó que un capitán, de nombre  (Julio) Larrea, fue el que le mostró una carpeta que contenía un montón de papeles y una libreta manuscrita que decía general Santistevan, mil armas rusas, unas cuentas de correos electrónicas con el fin de incriminar a su progenitor. Después, el 16 de junio del 2009, en la audiencia cautelar, muestran  unos supuestos chats o conversaciones electrónicas en su contra, cuando antes nunca existieron. El imputado dijo que al igual que el documento del flujo migratorio falso, el fiscal de entonces, Marcelo Soza, fabricó unos chats para culparlo de un crimen que nunca cometió.

Pide a Soza en audiencia. Con el fin de demostrar su inocencia, el imputado solicitó ante el Tribunal Primero de Sentencia la presencia en la audiencia de Soza.

Indicó que así como en un principio esta exautoridad se sentó en el banquillo de los acusadores, ahora le gustaría que responda como acusado en este controvertido proceso judicial. Al declararse inocente de las acusaciones en su contra, Santistevan remarcó que incluso presentó flujo migratorio que certifica haber estado fuera del país cuando ocurrió el atentado en la casa del Cardenal. Sin embargo, apareció un documento migratorio falso que dice todo lo contrario, introducido por el exrepresentante del Ministerio Público.

Amenazaron a su esposa. Asimismo, Santistevan denunció ante el presidente del Tribunal, Justo Sixto Fernández, que la noche del pasado lunes su esposa fue amenazada  por teléfono.

Santistevan advirtió que si le pasa algo a su familia y a su persona, los directos  responsables son el entorno palaciego de Evo Morales. Indicó que esos amedrentamientos no le atemoriza y seguirá diciendo la verdad.

Pide que le devuelvan su MP3. El acusado de supuesto terrorismo y alzamiento armado también se quejó ante el juez Fernández de que en una requisa policial la noche del lunes en Palmasola le decomisaron un reproductor de MP3.

Dijo que a pesar de que tenía el permiso desde el penal de San Pedro, igual los efectivos carcelarios de Santa Cruz se lo decomisaron, por lo que solicitó al Tribunal que   dé la orden  para que se lo devuelvan, ya que el pequeño aparato lo utiliza para grabar las audiencias del proceso en cuestión.

Caso Soza

Romero ironiza con el que grabó supuestamente los audios

Caso Soza. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó en tono irónico, que Julkar Zeballos es un “fenómeno para los temas informáticos”. Sin embargo, esta persona fue señalada por Marcelo Soza como responsable de grabar sus conversaciones sobre el caso de supuesto terrorismo. En su carta al Consejo Nacional del Refugiado (Conare) de Brasil, Soza afirmó: “las grabaciones que presentó la senadora Carmen Eva Gonzales a los medios corresponden a mi voz que fue grabada por Julkar Gabriel Zeballos, un investigador del Ministerio de Gobierno, que trabajó conmigo en el caso Rózsa I”./Erbol.