García Linera niega que refugiado peruano acusado de asesinato trabajara en la Vicepresidencia

La Paz. El vicepresidente Álvaro García Linera negó el miércoles que el refugiado peruano Julio César Vásquez, acusado del asesinato de una mujer en estado de gestación, trabajara en la Vicepresidencia.

image

    «Hay una declaración pública, el mismo día, anoche, cuando nos enteramos de la declaración yo pedí a Héctor Ramírez que revisara. En la Vicepresidencia hay una base de datos de todos los funcionarios desde 2006 al 2014, ese señor como dice el comunicado, no trabajó en la Vicepresidencia del año 2006, que es cuando yo entro como Vicepresidente, al 2014», explicó en una conferencia de prensa.



    De esa manera contrastó las declaraciones de Vásquez, que aseguró que en 2009 trabajó en dependencias de la Vicepresidencia del Estado y supuestamente habría evidencias de ese hecho en una computadora portátil que le fue decomisada.

    García Linera consideró que esa persona tiene «un expediente muy raro» y dijo que debe ser investigado.

    «Me he enterado de una serie de cosas de ese señor, es un señor involucrado en uso de armas de fuego, ya desde la Universidad, el año 2001, 2002, hubo una serie de trifulcas con un dirigente de la UMSA; y este señor ya sacó su arma en Derecho, es un tipo, no sé, ya con un expediente muy, muy raro, que merece ser investigado», justificó.

    Según fuentes policiales, Vásquez está involucrado en el asesinato de Mónica Candelaria Guachalla Larico, de 25 años de edad, que estaba embarazada de siete meses.

    El pasado 23 de julio, fue encontrado el cuerpo de esa mujer y según las primeras investigaciones, la persona que planeó el crimen es Michael Illimuri Daza, que habría alquilado un arma de fuego de Vásquez y que contrató un sicario, Alejandro Solís Machicado, para ejecutar el asesinato.

Fuente: ABI