Laredo, Vera y Robinson ofrecieron una noche mágica

Cerca de 300 personas asistieron para aplaudir la destreza de los concertistas



Unas 300 personas aplaudieron a los tres músicos que se presentaron anoche en el Museo de Historia Regional de Santa Cruz. Fue un concierto inolvidable para los presentes

EL DEBER – [email protected]

Santa Cruz fue el lugar escogido para dar fin a la gira de conciertos que marcaban el retorno a Bolivia del exitoso violinista boliviano-estadounidense Jaime Laredo, en la que compartió escenario con la también reconocida pianista boliviana Ana María Vera y la chelista estadounidense Sharon Robinson, esposa de Laredo y con una trayectoria importante en su país.

Alrededor de 300 personas se hicieron presentes en el Museo de Historia Regional para escuchar al trío.

La velada la iniciaron Laredo y Robinson, con el Dúo para violín y chelo Op. 7, de Zoltán Kodály, y el público respondió con aplausos efusivos la presentación.

Aunque hay que señalar que la acústica del lugar no estuvo a la altura de los tres concertistas.

El dúo esperado

Nuevamente subió Laredo al escenario, esta vez acompañado de Vera, para interpretar la Sonata para violín y piano en La mayor, de César Franck, y por fin los cruceños pudieron apreciar a los dos mejores músicos de todos los tiempos que ha dado Bolivia juntos en acción. Cada uno dejando todo en cada nota.

Después de un breve receso llegó el momento para que Laredo, Vera y Robinson interpreten el Trío en Do menor Op. 66 Nº 2, de Felix Mendelssohn, y el público fue feliz durante todo el tiempo que los vieron en el escenario. Pocas veces se tiene la oportunidad de ver músicos de esa categoría en nuestro país.

El final

Cuando acabó el programa, Ana María Vera agradeció a los asistentes, a quienes concedieron una pieza más, un arreglo del taquirari Pensando en ti, hecho por Agustín Fernández.

Así fue como Santa Cruz dio acogida a estos músicos en una noche de calidad

“Ha sido una noche memorableen la historia de Bolivia”
Piotr Nawrot – MUSICÓLOGO
Ha sido una noche memorable en la historia de la vida musical de Bolivia y de Santa Cruz. Dos grandes artistas de Bolivia, posiblemente sean hoy los más visibles: Jaime Laredo y Ana María Vera, acompañados por la chelista Sharon Robinson, han dado un concierto de mucha demanda técnica y de muchísima musicalidad.
Esto nos muestra que en Bolivia hay un tremendo talento musical y ellos son los que llevan la bandera adelante.El programa era difícil desde el punto de vista de la técnica, pero ellos nos hicieron sentir como si esto fuese tocar las obras más fáciles del mundo porque son grandes artistas, y la musicalidad que tuvo este trío ha sido algo que nos ayudó a olvidarnos de todo y nos robaron para vivir momentos de una estética extraordinaria.
Bolivia puede sentirse orgullosa de tener semejantes artistas.
También me gustó mucho el extra que presentaron al final, ese arreglo de una pieza popular de Santa Cruz. Siempre es lindo tener un tema extra para ofrecer al público local.Sin duda ha sido una noche histórica para este país y es bueno saber que haya dado estos músicos al mundo

Fuente: eldeber.com.bo