Ocultaron en una clínica a la joven violada; policía y Sedeges acusados de encubridores

UTOP. La paciente psiquiátrica es la joven violada por cinco policías en Cochabamba.

Policía y Sedeges, acusados de ocultar a víctima de abuso

imagePesquisa. De espaldas en primera fila, los 5 imputados en la audiencia en la que recobraron su libertad, el 5. Fernando Cartagena-Archivo.

La Razón / Cochabamba, Bolivia

La Oficina Jurídica de la Mujer (OJM)  aseguró que en la Policía y el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) existe “el interés de obstaculizar a la Justicia”, ya que autoridades de ambas instituciones conocían hace 15 días el paradero de la víctima de violación en la UTOP.

Julieta Montaño, de la organización no gubernamental OJM, constató el miércoles que la joven fue internada el 31 de julio en el psiquiátrico San Juan de Dios por el Sedeges e iba a revelarlo, cuando autoridades de ese servicio se anticiparon y ofrecieron una conferencia el jueves por la mañana en la que indicaron que la probable víctima de violación había sido remitida a ese nosocomio. 

Enterada de la presencia de la muchacha en el psiquiátrico, la OJM fue a verla y luego pidió a la Policía una copia del cartel con la foto y señas de la víctima de abuso, y comprobó que era la misma persona. Pero el coronel Alberto Suárez, comandante departamental de la fuerza pública, insistió en que había desaparecido e incluso dijo que era buscada en el Chapare por un equipo especial formado a instancias del ministro de Gobierno, Jorge Pérez.

La “desaparición” de la víctima y la falta de denuncia permitió que el 5 de agosto, la jueza 7° Penal Cautelar, Jannet Charo, ordenara la liberación de cinco agentes aprehendidos, implicados en el vejamen —el 21 de julio—, de los seis que imputó la Fiscalía.

“La remisión (de la muchacha) fue hecha por la Estación Policial Integral 3, de Jaihuayco, mediante una nota firmada por la cabo Ayda Poma, (pero) a la fiscal nunca se le dio a conocer esto”, denunció Montaño. 

La muchacha, arrestada el 28 de julio, fue remitida al Sedeges el 31 de julio. ¿Qué pasó en esos cuatro días, cuando jefes policiales decían que se la buscaba? Aún resta investigar.

Protección. “Todos los días estuve en la Policía, hablé con el Comandante, me entregó la foto de la joven y dijo que no sabía nada, que mandaron un grupo operativo al Chapare porque tenían información de Inteligencia de que la joven estaba visitando cada unidad policial. Me parece que estas mentiras se caen de podridas”, añadió.

La joven fue plenamente identificada. “Ya dimos parte a la Fiscalía, que ha constatado su identidad, ahora está a cargo de Patricia Zenteno, fiscal asignada”, informó la entrevistada.

“‘Minerva, diosa del amor” es el nombre con el que se identifica a la paciente, pero no sería su verdadera identidad. Tiene unos 23 años, aunque por lo pequeña y delgada parece de 15, y una discapacidad mental severa.

Desde el jueves nadie puede verla, excepto la fiscal y la psicóloga del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), para protegerla ante la posibilidad de que los policías procesados traten de evitar la obtención de pruebas para sustentar la acusación contra ellos, que gozan de libertad y se reincorporaron a la UTOP (Unidad Táctica de Operaciones Policiales) de Cochabamba tras la decisión de la jueza Chamo.

Espíritu de cuerpo

Indicios

El informe de la cabo Ayda Poma fue enviado el 28 de julio al director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, Alejandro Pozo, y llegó al Comando Departamental, según los sellos.

UTOP: plantean proceso a policías encubridores

INVESTIGACIÓN | Tras la aparición de la víctima, la Oficina Jurídica de la Mujer pedirá al Ministerio Público una investigación por obstaculización de justicia e incumplimiento de deberes a la Policía.

imageLos Tiempos

Activistas por los derechos de las trabajadoras sexuales protestan frente a la UTOP, hace dos semanas. – José Rocha Los Tiempos

COCHABAMBA.- Después de que la Policía no dijo nada durante 15 días sobre la aparición de la joven con discapacidad mental, presuntamente violada en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), la Oficina Jurídica para la Mujer anunció que pedirá una investigación al Ministerio Público por “obstaculización de la justicia por ocultar información valiosa a la Fiscalía”.

Agregó que también solicitará que se inicie un proceso por “incumplimiento de deberes porque cualquier funcionario público tiene la obligación de colaborar con la justicia”, indicó. Aseguró que estos hechos “minan la imagen de la institución policial”.

El comandante departamental de la Policía, Alberto Suárez,  que ha eludido hablar del tema, desde el jueves, declaró a un medio de comunicación que los policías que escondieron la información serán procesados en la vía administrativa, según lo establecido en la Ley 101.

Suárez se limitó a decir que solicitará informes a los policías de la EPI No. 3 de Jaihuayco, que remitieron a la joven al Sedeges el 31 de julio, cuando fue internada en el Hospital Psiquiátrico San Juan de Dios.

Las solicitudes son para la cabo que intervino, el sargento de guardia, oficial de servicio y del excomandante de la Felcv, Alejandro Pozo, “de manera que aquellos que no han observado el conducto regular y no han informado oportunamente sobre el caso van a ser sancionados”. Pero, no se refirió a las intervenciones que la Policía hizo el 22 y 28 de julio. Sobre todo a la última, cuando los policías de la EPI 6 dijeron que la mujer era la que buscaba la UTOP.

La representante de la Oficina Jurídica de la Mujer dijo que si esto es cierto “es peor”, porque significa que se rompió la cadena de mando y de comunicación de la Policía de Cochabamba.

La fiscal asignada al caso, Patricia Zenteno, explicó que “se están agotando todos los actos investigativos que lleven a conocer la realidad de los hechos para averiguar la participación de los sindicados y conocer la verdad histórica de lo que sucedió”.

Montaño se preguntó si “se estaba ocultando realmente a la joven o es que dentro la Policía se activan mecanismos sutiles para ponerse zancadillas unos a otros, como una guerra entre ellos”. De momento la víctima se encuentra en una etapa de “contención” en el psiquiátrico por los problemas mentales que padece.

Cuestionan a uniformados

La Organización Nacional de Activistas por la Emancipación de la Mujer (Onaem), Mujeres Socialistas-ASR, el colectivo Pan y Rosas de Cochabamba y el colectivo Las Ramonas emitieron ayer un comunicado en repudio a la actitud de los policías, a quienes acusan de mentir a la población y ocultar a la joven con discapacidad mental presuntamente violada en la UTOP.

En el comunicado acusan a la Policía Departamental al mando del coronel Suárez y al Ministro de Gobierno, Jorge Pérez, de “motar un show” y una “supuesta movilización” cuando la misma institución la envió al Servicio Departamental de Gestión Social, a fin de “encubrir a los violadores que hay en su seno”, explica.

Menciona que los aparatos represivos del Estado “no sólo son los más violentos, abusivos y corruptos, sino que están plagados de machistas y violadores que gozan de encubrimiento e impunidad”.

Por lo que resuelve: “Cárcel a los violadores y sanciones a los encubridores, una ampliación del juicio a la Policía por encubrimiento de los violadores y un juicio penal a los violadores”.

Asimismo, determina exigir “el informe médico y psiquiátrico que por procedimiento se debió realizar a la compañera al momento de remitirla al Sedeges y de allí al psiquiátrico, para que sean elevados como prueba de cargo en el proceso penal”.