Propietarios de “chutos” emboscan a Diprove y el COA en la zona de Palca

LA COMUNIDAD, UBICADA EN EL MUNICIPIO DE SACABA, ES CONSIDERADA UN MERCADO DE MOTOS ROBADAS.

imageLos Tiempos, Cochabamba, Bolivia

Las ocho motocicletas decomisadas por Diprove en la comunidad de Palca, el lunes. – Hernán Andia Los Tiempos



Alrededor de 20 policías de Diprove y el Control Operativo Aduanero (COA) fueron emboscados el lunes en la comunidad de Palca, a 120 kilómetros de la ciudad en el municipio de Sacaba, luego de  revisar 100 vehículos, decomisar ocho motos cuestionadas y una camioneta.

“Al retornar hemos sufrido una emboscada muy violenta: han hecho deslizar no piedras, sino rocas. Felizmente, no hemos reportado daños personales, pero, sí daños materiales de consideración”, sostuvo el director de Diprove, Henry Terrazas.

La enorme roca abolló el capo de la vagoneta del COA. “De haber impactado en un policía: yo creo que el daño hubiera sido muy fuerte”, añadió.

Las patrullas del COA y de Diprove abandonaron la zona luego de la agresión con ocho motos y una camioneta cuestionada.

De acuerdo con los datos que maneja Diprove, la comunidad de Palca se ha convertido en un mercado de motocicletas robadas.

En el control se hallaron ocho motos de diferentes modelos. Las mismas eran usadas por los agricultores para desplazarse por la comunidad.

Los pobladores reaccionaron desconcertados por el decomiso de los motorizados. Pero, reconocieron que adquirieron los vehículos sin documentación. Diprove anunció que las motos serán restituidas a sus propietarios.

Desde que Diprove y el COA comenzaron los operativos para decomisar autos indocumentados en el país, en coordinación con la Aduana Nacional, se han incautado 22 motorizados en la ciudad, Epizana y Palca. En todo el país superan los 50.

En Epizana y Palca, los propietarios de “chutos” intentaron impedir el decomiso a través de bloqueos o agresiones verbales.

Según el jefe de Diprove, los equipos de control están preparados para afrontar este tipo de contingencias. “Tomamos las previsiones en función de la seguridad. Pero, hay lugares que son críticos por la situación geográfica. Nosotros, tratamos de consensuar con la gente. En este útimo caso no imaginamos que iban a sacar rocas”, comentó.

Ante las amenazas que lanzó la Asociación de Autos Chutos del Trópico de tomar como rehenes a los policías que ingresen a esa zona a decomisar autos, Terrazas manifestó: “Es obvio que necesitamos un plan bien estructurado, con un número significativo, una demostración de fuerza y con seguridad vamos a ingresar para que se cumpla la ley”.

Afectados con decomisos se lamentan

Desesperados y sin poder resignarse al decomiso de sus autos es como reaccionan los propietarios de los autos “chutos”. Sin embargo, un caso atípico es el Rubén Dario Lima, dueño de una camioneta Nissan incautada por Diprove en Palca, como “cuestionada”. El propietario contó con documentos en mano que en 2011 intentó nacionalizar el motorizado, durante la última amnistía. De hecho realizó  el trámite y obtuvo una certificación de Diprove que señala que el motorizado “no tiene observaciones”.

Sin embargo, al momento de pagar su póliza de importación en la Aduana Nacional desistió y abandonó el proceso, porque la institución le pidió un pago de 120 mil bolivianos. Explicó que eso equivale a comprarse otra camioneta y que nunca podría pagar esa cantidad. Por ello, decidió arriergarse y llevó su motorizado a Palca. Explicó que se compró la camioneta con 14.000 dólares y la cantidad que le exigió la Aduana está fuera de su alcance. Ahora peregrina por Diprove y la Aduana para que le devuelvan el motorizado.