Investigan crimen de piloto boliviano y práctica de canibalismo en Beni

Hay dos personas detenidas que pertenecen a la etnia chimán.

Investigan crimen de piloto y práctica de canibalismo

Búsqueda en Beni, Bolivia. El cuerpo de la víctima no fue hallado, al igual que la aeronave siniestrada.

imageEL DÍA, Santa Cruz



Ref. Fotografia: Rescate. Se espera que en las próximas horas se reinicie la búsqueda para ubicar el cuerpo del capitán.

Un originario chimán, identificado como Serafín Lero Nate, aparece como el principal sospechoso de la muerte del piloto siniestrado en el departamento del Beni, capitán Teddy Becerra. Tras meses de investigación y búsqueda a cargo de la Policía de San Borja, este fin de semana se llegó a determinar que Becerra, el pasado 11 de mayo cuando se dirigía a Trinidad cargando material de construcción, sufrió fallas mecánicas en su aeronave y cambió su destino hacia San Borja, donde cayó en la zona de Cuchisama, proximidades al Parque Isiboro Sécure, según informe del comandante de esa población Erick Mealla. El siniestro habría sido presenciado por Serafín y su yerno Luciano Rondal Canchi que ese momento se encontraban haciendo una balsa, cercano a un río, motivo por el cual les entró la curiosidad de ubicar la nave y verificar si habían sobrevivientes.

Lo confesó en una borrachera. Según el jefe policial y de acuerdo a los datos recolectados, el capitán Teddy Becerra habría logrado sobrevivir a la tragedia aérea, resultando con ambos brazos fracturados. Este le pidió a Serafín que lo ayudara y para tal efecto le ofreció 3.500 bolivianos como gratificación si lograba trasladarlo hasta un centro médico de la zona para recibir los primeros auxilios. «Creemos que el chimán pensó que era avioneta del narcotráfico y había algo dentro del avión y lo mató al piloto y enterró su cuerpo a dos metros y medio del avión», dedujo Mealla. El secreto del crimen estaba bien guardado, hasta que en una borrachera, este comenzó a divulgar en su comunidad que nadie podía acercarse hasta la aeronave siniestrada caso contrario los iba a matar. Este rumor fue alertado por los capitanes chimanes a la Policía para que se aperture una investigación.

Dos personas detenidas. Los principales sospechosos Serafín y  Luciano R.C. fueron conducidos hasta la Policía de San Borja donde en principio negaron la autoría, pero luego revelaron la ubicación donde se encontraba la nave y el cuerpo del piloto. «Nos condujo por otras coordenadas, pero la próxima semana vamos a entrar con una comisión para recuperar el cuerpo y la aeronave», dijo el uniformado.

Posible canibalismo. En base a los antecedentes que existen contra el acusado, quien fue expulsado de su comunidad porque descuartizó y se comió el corazón y la lengua de sus víctimas en anteriores ocasiones, las autoridades policiales temen que Becerra haya corrido la misma suerte y que haya sido víctima del canibalismo debido a que los detenidos se niegan a revelar el lugar exacto de donde fue enterrado. Ayer un juez cautelar de San Borja remitió a la cárcel por el delito de asesinato a las dos personas detenidas.

Desaparecido

Becerra: Un piloto con 20 años de experiencia

El capitán Teddy Becerra era un piloto con más de 20 años de experiencia y trabajaba en la empresa de servicios aéreos Sama. El pasado 11 de mayo, Becerra debía recorrer 106 millas y salió un día domingo a las 12:53, desde el aeropuerto “Jorge Henrich” de Trinidad, rumbo a la comunidad La Asunta, en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), sin pasajeros, con un cargamento de machimbre, madera que sería utilizada en una construcción enclavada en la serranía.

La avioneta Cessna 206, con matrícula CP 1479 soportó el viaje sin contratiempos. El último contacto que mantuvo el piloto fue de regresar a la capital del Beni al promediar las 14:30, pero luego se perdió todo  contacto.

Desde aquel día diferentes unidades de rescate, tanto aérea como terrestre, iniciaron una búsqueda sin resultados, hasta que finalmente declinaron.