Nace en Suecia el primer bebé tras un trasplante de útero

BEBE

Una sueca de 35 años se convirtió el pasado septiembre en la primera mujer del mundo en dar a luz a un bebé tras recibir un trasplante de útero, informaron este sábado fuentes de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

El bebé vino al mundo por cesárea y tanto la madre como el niño están bien, indicaron las fuentes de la citada universidad, cuyo equipo de ginecología llevó a cabo la transferencia del embrión al útero trasplantado.



«Esto nos da evidencias científicas de que el concepto de trasplante de útero puede ser usado para tratar la infertilidad uterina, que hasta ahora había sido la última forma de infertilidad femenina intratable», señaló en un comunicado Mats Brännström, jefe del proyecto investigador.

Brännström resaltó que el parto demuestra que son posibles los trasplantes de un donante vivo, aunque haya pasado la menopausia. La mujer, de la que no se ha facilitado la identidad y que nació sin útero por un transtorno congénito, quedó embarazada la pasada primavera, gracias a la donación de una mujer de 61 años con la que no tenía parentesco.

La fecundación se realizó in vitro y, tras un exitoso trasplante de útero, se le transfirió un único embrión un año después.

1,8 KILOS

El embarazo se desarrolló sin grandes contratiempos y el bebé nació sano, con apenas 32 semanas de gestación y un peso de 1,8 kilos, de acuerdo con los parámetros normales.

«El bebé lloró enseguida y no requirió otro cuidado que la observación clínica normal en una unidad neonatal. La madre y el niño están bien y han vuelto a casa. Los nuevos padres están por supuesto muy felices y agradecidos», señaló Brännström.

La mujer tuvo que ser sometida a cesárea antes de lo planeado porque se le detectó preeclampsia (forma más grave de hipertensión durante el embarazo) y el bebé estaba sometido a estrés.

Los expertos desconocen la razón de esa dolencia, aunque creen que se puede deber a una combinación del tratamiento inmunodepresivo al que estaba sometida y al hecho de que le falte un riñón.

PARTE DE UN PROYECTO

La nueva madre formaba parte de un proyecto con otras ocho mujeres que intentaron quedar embarazadas este año después de que los embriones fecundados in vitro les fueron reintroducidos a sus úteros trasplantados, la mayoría donados por sus madres o por otros familiares.

En dos casos hubo que extraer los úteros por una infección seria y por coágulos en los vasos sanguíneos trasplantados.

Ya había habido un intento fallido en Arabia Saudía en 2000 -el útero tuvo que ser extraído poco después del trasplante- y en Turquía, once años después, con una donante en muerte cerebral.

En el caso turco los médicos intentaron varias veces reintroducir embriones, pero dos embarazos tempranos resultaron en abortos, explicó la Universidad de Gotemburgo en su comunicado.

Fuente: huffingtonpost.es

Fuente: huffingtonpost.es