Holanda recibe a un ‘casco azul’ infectado de ébola en Liberia

El militar nigeriano ha sido internado en un hospital de Utrecht

Isabel Ferrer

El militar nigeriano ha sido internado en un hospital de Utrecht





Traslado del militar nigeriano con ébola desde Amsterdam a Utrecht. / SANDER KONING (EFE)

Un militar nigeriano miembro de los cascos azules destacados por la ONU en Liberia es el primer enfermo aquejado de ébola en ser tratado en Holanda. El paciente llegó ayer al aeropuerto internacional de Ámsterdam-Schiphol, y se encuentra ya en el Hospital Universitario de Utrecht (centro del país). La institución cuenta con cuatro habitaciones aisladas del resto de edificio y habilitadas para cuidar a personas contagiadas con el virus. La llegada del soldado ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado el pasado viernes entre el Gobierno holandés y la Organización Mundial de la Salud (OMS), para hacerse cargo de estos pacientes. Francia, Suiza y Alemania harán otro tanto.

El casco azul infectado formaba parte del contingente encargado de proteger a los médicos y enfermeras que combaten el ébola en África. A Holanda viajó a bordo de un avión especial de la compañía estadounidense Phoenix Air, que dispone de aparatos Gulfstream III, dispuestos para este tipo de emergencias. Durante su traslado a Utrecht, fue escoltado por la policía para evitar mayores retrasos en la autopista. En el hospital mismo, su presencia no se notará porque la zona habilitada dispone normalmente de 200 camas. Cuatro de ellas se dedican ahora al ébola, y a todas se accede por una entrada distinta a la general. El sistema de ventilación y los desagües están también separados del resto. Aparte de Utrecht, otros ocho hospitales holandeses han sido designados por el Gobierno para recibir pacientes con ébola.

Guinea, Sierra Leona y Liberia son los países más afectados por el virus, que suma ya 7.000 muertos (entre ellos nueve médicos) y unos 16.000 infectados.

Por otra parte, una veintena de cascos azules de Naciones Unidas en Malí han abandonado la cuarentena a la que estaban sometidos para descartar su posible contagio por ébola sin que hayan presentado ningún síntoma de esta enfermedad.

Fuente: elpais.com