Advierten que la muerte de Nisman puede no ser la última

Inédita reacción en los tribunales federalesLo dijo el fiscal Stornelli al convocar a una marcha de silencio para el 18 de febrero contra la impunidad.

Stornelli-Campagnoli-Marijuan-Piumato-Castaing_CLAIMA20150207_0068_27

Frente a los tribunales federales. Los fiscales Stornelli, Campagnoli, Marijuán y el dirigente judicial Julio Piumato llaman ayer a una movilización por el caso Nisman. / Gustavo Castaing

“La muerte de Nisman fue el primer caso, pero podría no ser el último”. Aunque probablemente este concepto, pronunciado por Carlos Stornelli, haya sido el más duro, no fue el único que se escuchó en el acto de ayer en el que los fiscales lanzaron formalmente la convocatoria a la marcha de silencio, prevista para el 18 de febrero, cuando se cumplirá un mes de la muerte del ex fiscal de la causa AMIA. Del anuncio, realizado en Comodoro Py, participó también el gremio de los judiciales -liderado por Julio Piumato- que confirmó que se sumará a la movilización, que el Gobierno ya se esfuerza por desacreditar.
La idea de los organizadores, que extendieron la invitación “a toda la ciudadanía”, es concentrarse en la zona del Congreso para partir a las 18 rumbo a Plaza de Mayo, para culminar frente a la Casa Rosada y, además, de cara al edificio de Hipólito Yrigoyen 460, donde se encuentra la Unidad Fiscal.“Dada la consternación que causó la muerte trágico de Alberto Nisman, los empleados, magistrados del Ministerio Público y del Poder Judicialhemos decidido brindarle un homenaje” indicó el fiscal Guillermo Marijuán en la improvisada conferencia de prensa frente a los tribunales de Retiro. Al tiempo que aclaró: “No es una marcha en contra de nadie, es en silencio y con respeto”. En un claro mensaje dirigido al Gobierno, el funcionario judicial explicó que la intención es que “el silencio signifique la paz que necesitamos y necesitan los investigadores para encontrar la verdad y esclarecer el suceso” y, además, que sintetice “el dolor que embarga a todos”.En la misma línea, su colega José María Campagnoli apuntó que “la marcha busca conmover y expresar la indignación por la muerte de Nisman y el reclamo de verdad y Justicia”. Y destacó que, desde que trascendió la iniciativa, recibieron “innumerables muestras de adhesión”.Mientras, Carlos Stornelli consideró que “la muerte macabra debe movilizar a una toma de conciencia de que Nisman fue el primer caso, pero que podría no ser el último”.



Y, en ese sentido, sostuvo que “el Estado tiene que garantizar la independencia y seguridad de los fiscales, aún cuando los investigamos a ellos”, en lo que pareció ser un mensaje para los políticos. “No queremos que sea un eslabón más de una cadena de impunidad”, completó.

En la cita también estuvieron el vicepresidente de la Asociación de Magistrados y fiscal ante la Cámara del Crimen Ricardo Saénz y los fiscales Raúl Pleé y Carlos Rívolo y otros tantos fiscales adhirieron.

En cambio, el Gobierno, tal como suele reaccionar ante movilizaciones que le generan incomodidad, rechazó la iniciativa. El jefe de Gabinete Jorge Capitanich aseguró que “nadie puede decir que existe intromisión por parte del Poder Ejecutivo” en la investigación y les apuntó a los fiscales: “Es absolutamente imprescindible que el rol principal que tienen, que es investigar y esclarecer el hecho, no implique pretender transferir culpas o responsabilidades a otros poderes del Estado”. La fiscal Cristina Caamaño, cercana al kirchnerismo, también salió a cuestionar a sus colegas: “La marcha es para operar políticamente y también presionar a la fiscal (Fein)”, dijo.

Desde la oposición, en tanto, ya confirmaron su presencia legisladores del PRO, encabezados por Laura Alonso y Patricia Bullrich; los diputados Francisco de Narváez (Frente Renovador) y Mario Negri (UCR); y la legisladora porteña Graciela Ocaña (Confianza Pública).

Fuente: El Clarín