Bolivia apunta contra los “fondos buitre”, desde el comité especial de la ONU

Lo anuncia el embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti.

Bolivia apunta a llenar un vacío en derecho internacional desde el comité especial de la ONU

image

    La Paz y Nueva York, ESTADOS UNIDOS, 4 feb (ABI).- Bolivia apunta a llenar un vacío en derecho internacional, desde el comité especial de reestructuración de deuda, para evitar que otros países sufran lo mismo que Argentina con los fondos buitre, dijo el miércoles el embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti.



    «Ahora se pretende llenar un vacío en el derecho internacional, para evitar que otros países sufran lo mismo que ha sufrido Argentina con los fondos buitre», dijo en contacto telefónico con la televisora PAT.

    Ayer, la ONU eligió a Bolivia para presidir el comité especial que se encargará de elaborar un marco jurídico multilateral que regule los procesos de reestructuración de deuda soberana.

    Ese hecho, según Llorenti es «una responsabilidad muy grande» para el país, que estará acompañado en la vicepresidencia por Sri Lanka y por Argelia como relator del comité.

    Si bien la iniciativa en la ONU para formar el comité especial, surgió por lo ocurrido en Argentina, dijo el embajador, ese no es el único caso, pues hay países del Caribe y África que están atravesando el mismo problema.

    Como también Grecia, España, agregó, con diferencias, pero con un problema central, que en muchos casos «es el hecho de que por reestructurar su deuda muchos países limitan o eliminan sus posibilidades de desarrollo».

    Llorenti informó que entre hoy y mañana (jueves) se realizarán una serie de encuentros para preparar el plan de trabajo del comité, cuya tarea debe concluir «a más tardar» el 15 de septiembre.

    Según información oficial de la ONU, el 9 de septiembre de 2014, la Asamblea General aprobó la resolución 68 que subraya la especial importancia de hallar una solución oportuna, eficaz, completa y duradera al problema de la deuda de los países en desarrollo a fin de promover su crecimiento económico inclusivo y su desarrollo.

    En esa resolución, la Asamblea General decidió elaborar y aprobar, mediante un proceso de negociaciones intergubernamentales y con carácter prioritario un marco jurídico multilateral para los procesos de restructuración de la deuda soberana con miras a aumentar la eficiencia, la estabilidad y la previsibilidad del sistema financiero internacional.

    Además, de lograr un crecimiento económico sostenido, inclusivo y equitativo y el desarrollo sostenible, de conformidad con las circunstancias y prioridades nacionales.