Canciller Muñoz asegura que ‘ninguna autoridad’ de Chile recibirá a expresidente boliviano Carlos Mesa

El canciller Heraldo Muñoz aseguró que no recibirá al vocero de la demanda marítima boliviana Carlos Mesa, en caso de visitar Santiago. Mesa negó ayer que haya hablado de su visita, aunque ya el anuncio por un medio impreso desató un revuelo en círculos políticos.

El Canciller Heraldo Muñoz asegura que ‘ninguna autoridad’ de Chile recibirá a Carlos Mesa

La Razón Digital / La Paz

Heraldo Muñoz y Carlos Mesa. Foto archivo El Deber



image

El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, aseguró que ninguna autoridad de la administración de Michelle Bachelet recibirá al vocero de la demanda marítima Carlos Mesa, en caso de confirmarse su visita a Santiago, y calificó como “un invento” el pretender que la demanda ante una corte internacional pretenda un diálogo. Reiteró que su país no cederá territorios.

“Ninguna autoridad de Gobierno recibirá al señor Mesa, independientemente, que tiene la libertad de circular por nuestro país”, afirmó el canciller en medio de un escenario de críticas en círculos políticos chilenos a un anuncio periodístico de la supuesta visita,  desmentida ayer por el también expresidente a través de su cuenta de Twitter.

“Con relación al tema mencionado por el diputado Tarud, no he realizado declaración alguna sobre el particular”, respondió ayer al presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de Chile, Jorge Tarud, quien consideró una provocación que Mesa llegue a Santiago, como lo anunció el periódico El Mercurio.

“Según dicen quienes han tenido contacto con él (Mesa), hace tiempo tiene intenciones de venir al país. Y de hecho ya tiene un viaje planificado para marzo”, publicó El Mercurio en su edición impresa del domingo.

Muñoz aseguró que no recibirá al delegado boliviano. “Yo por cierto, no lo voy a recibir, de ninguna manera. Lo he dicho antes y lo reitero», insistió en un momento de acentuación de la complejidad de las relaciones bilaterales pese al acercamiento entre los presidentes Evo Morales y Bachelet para analizar la posibilidad de retomar el diálogo, que también fue criticado.

«En realidad no quiero definirla, pero tenemos claro cuál es el carácter de la visita y que nadie se llame a engaño, por lo menos de la opinión pública, porque esta pretensión de encubrir la demanda boliviana como si fuese un llamado al diálogo no se lo compra nadie», cuestionó la autoridad sin haberse confirmado la visita.

La administración boliviana decidió llevar el diferendo marítimo ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con el objetivo de que se obligue al demandado a negociar una salida soberana al Pacífico sobre la base de los ofrecimientos de solución hechos a lo largo de la historia. Impugnó la competencia de la corte.

La Paz reivindicó la jurisdicción del tribunal y se abrirá una fase de alegatos que culminará con la ratificación o no de la competencia para entrar al tema de fondo. “Vamos a entrar ya a tierra derecha, respecto a lo que serán prontamente alegatos y eso hay que prepararlos con mucho detalle y con la responsabilidad que caracteriza la política exterior chilena», explicó Muñoz, quien anunció una reunión con el equipo chileno para afinar los alegatos.

«Sabemos que lo que pretende la demanda boliviana es que Chile ceda territorio y eso no va a ocurrir», insistió y no negó la posibilidad de que algunas personas reciban a Mesa.