Conoce a Sam Smith, el ‘crooner’ gay que ha desbancado a Beyoncé

samLa noche de los Grammy dejó varias estampas para el recuerdo. Más allá de los numeritos taurino-mamarrachos de Madonna o la salida de tono del señor Kardashian con Beck, los galardones de la música dejan un nuevo icono al que seguir la pista. Se llama Sam Smith, tiene 22 años, una voz prodigiosa, una sensibilidad que recuerda a la de Antony Hegarty y cuatro Grammys en el bolsillo. Incluyendo el de Mejor Canción para ‘Stay With Me’. Un premio en el que competió con la todopoderosa Beyoncé. Sin embargo, el jovencito pasó por la derecha a la diva pop que se postulaba como la gran favorita con seis candidaturas a los premios.

Los especialistas en música ya tenían claro que 2014 había sido su año. Su debut ‘In the Lonely Hour’ prometía dar mucho que hablar. El tema ‘ Leave My Lover’ se colocó en el número 1 de iTunes en EEUU y ‘Stay With Me’ ha conquistado el número uno de la lista de éxitos en Reino Unido. Varios especialistas le han comparado con Adele, y no sólo por por que le sobre algún kilo. Su desgarro a la hora de interpretar canciones de desamor les sitúan en un universo cercano.



Pero a Sam Smith no le gustan las etiquetas… ni los armarios. El cantante decidió hacer pública su homosexualidad para que no hubiera dudas ni especulaciones. No quiso caer en las trampas en las que cayeron George Michael y demás. En una entrevista con Ellen DeGeneres quiso quitarle importancia al gesto reivindicativo. Según él, en realidad había salido del armario con 3 años… «Mi madre dice que lo supo cuando tenía 3«, comentó entre risas. «Así que en realidad no tuve que hacer una salida oficial del armario. Pero sí quise mencionarlo antes de publicar mi álbum para que la gente supiera cómo soy y de lo que va el disco. Me pareció valiente. Y quise hacerlo justo antes del lanzamiento para que nadie pensara que estaba mintiendo para vender más discos».

A pesar de lo dicho en el párrafo anterior, Sam Smith también ha reconocido que no quiere ser un altavoz de la comunidad LGTB. Él sólo se representa a sí mismo, lo cual ha enfadado a muchos de sus fans homosexuales, que se quejan de otros abrieran camino para que él pudiera hablar sin temor de su sexualidad.

Se le conoce fundamentalmente por sus canciones de amor más bien torturadas. Él mismo ha dicho que es una persona solitaria y que aprovecha su tristeza para componer. A propósito de su disco de debut, declaró a Shangay que «la tristeza que me provocó un amor no correspondido fue el motor de las canciones del disco. Se ha convertido en el reflejo sincero de un momento clave de mi vida».

Sin embargo, Sam Smith no tiene motivos para estar triste. Especialmente, si se sigue su vida a través de redes sociales como Instagram. Ahí cuelga fotos con otras celebrities como la salvaje Cara Delavigne o Kim Kardashian y también de idílicas vacaciones en Australia con Jonathan Zeizel, un atractivo joven que sí corresponde a su amor. Entre sus instantáneas, las hay tan cursis como ellos imitando a Leonardo DiCaprio y Kate Winslet en ‘Titanic’. Amor del profundo, vaya.

Más allá de sus amores, Smith es un cantante rarito. Por lo menos, él mismo se ve así. Admite tender cierta tendia a los trastornos obsesivos-compulsivos. Así que, según ha confesado en una entrevista, puede comprobar varias veces que ha cerrado los grifos antes de salir de casa. Además, tiene mucho miedo a los aviones, por lo que volar de un lugar a otro para sus conciertos se le hace bastante insufrible. Con su estilo delicado, está por ver si sigue floreciendo o el éxito se le atraganta de la misma manera que a Adele.

Fuente: www.elmundo.es