El ‘Nazi Chic’, una tendencia polémica que arrasa en Asia

El 'Nazi Chic', una tendencia polémica que arrasa en Asia

La banda coreana Pritz actuó recientemente con un estilismo de inspiración nazi que ha abierto el debate sobre el éxito que esta estética tiene entre las chicas asiáticas.

El temor ante el nazismo sigue muy presente incluso 70 años después de su disolución y más aún cuando se dan ciertos indicios de su regreso. Eso mismo está ocurriendo ahora y en el campo del mundo de la moda con el Nazi Chic. Popularizado en Asia, este concepto define una estética de inspiración nazi que está arrasando con fuerza entre los jóvenes asiáticos y que ya ha desatado la polémica en redes sociales.

El estilo que caracterizó la sociedad alemana de entre 1933 y 1945 no ha muerto y así lo demuestra esta tendencia que triunfa al otro lado del planeta. Esta realidad no se había hecho eco en el mundo hasta que la banda femenina Pritz, un grupo pop coreano, hizo una actuación a finales de año con unos looks que recordaban a los uniformes del partido de Adolf Hitler. Las cuatro cantantes aparecieron con elegantes vestidos negros de cuello alto y brazaletes rojos con la famosa esvástica negra al centro de un círculo blanco, lo que provocó todo tipo de comentarios alarmantes.

Los gerentes de Pritz alentaron el debate señalando que se había tratado de una coincidencia. Según el grupo, ese brazalete tenía como fin representar una señal de tráfico con cuatro flechas que apuntaran hacia afuera, simbolizando así el deseo de «crecer sin límite en cuatro direcciones». Estos argumentos no convencieron ya que sirvieron como un ejemplo más de la gran influencia que el nazismo tiene en la moda, y en toda la cultura general, de la sociedad de Corea del Sur.



Los primeros indicios del auge de esta estética se remontan al año 2000. A diferencia de los neonazis o skins, el Nazi Chic reivindica el estilo glamuroso y elegante que ensalzaron las altas esferas alemanas a finales de la primera mitad del siglo XX. Así, esta moda se inspira en los trajes que los oficiales lucían en eventos de gala o en los bellos vestidos que las damas se enfundaban en los festines. Esta sofisticación estilística ha arraigado de lleno entre los jóvenes, muchos de ellos sin comprender la vinculación con el movimiento de Hitler. Y es esta inconsciencia lo que todavía está alarmando más a occidente, que mira de cerca la tensión con el régimen de Kim Jong-Un en el norte.

Fuente: www.lavanguardia.com