Nivel de agua de lago Baikal desciende a su límite más bajo en 60 años

Moscú.- Greenpeace Rusia culpó al gobierno de la situación y aseguró que no tomó en cuenta «sus planes de bombeo de agua para abastecer la central hidroeléctrica local».

La Agencia Federal de Recursos Hidrológicos de Rusia informó que el nivel de agua del lago ruso Baikal, que acoge la quinta parte de las reservas de agua dulce del planeta, cayó hoy por debajo del nivel considerado aceptable. Según el organismo, el nivel del agua se situó en 455,99 metros, un centímetro menos del nivel mínimo establecido por el Gobierno ruso en 2001 (456). La Agencia, sin embargo, recordó que el ejecutivo había autorizado el uso del agua del lago para la agricultura, industria y necesidades de la población, durante esta temporada de invierno, hasta niveles por debajo del tope. Hace unas semanas, la organización ecologista Greenpeace ya había advertido sobre este descenso, el mayor en 60 años. «En los bajos niveles han influido dos factores: uno natural, las escasas precipitaciones; y otro provocado por el hombre, los planes del Ministerio de Energía», dijo Arkadi Ivanov, activista de Greenpeace Rusia. Tanto el Gobierno como los ecologistas reconocen que en los últimos meses ha nevado y llovido poco en esa zona de Siberia, pero Greenpeace culpó al Gobierno de no tener eso en cuenta a la hora de trazar sus planes de bombeo de agua para abastecer la central hidroeléctrica local. En un intento de garantizar el agua, la calefacción y la luz a la población local, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, permitió recientemente el uso del agua del Baikal aunque su nivel cayera por debajo del mínimo permitido por el propio Gobierno.



El subjefe de la comisión parlamentaria de Recursos Naturales, Mijaíl Slipenchuk, pronosticó que el deshielo corregirá el actual desnivel en el Baikal, aunque reconoció el riesgo para las especies del lago. «Si consideramos el Baikal un espacio natural único, entonces la recogida de agua bajo niveles críticos es una situación muy negativa. Pero si pensamos en primer lugar en la gente, la injerencia está justificada», dijo

Fuente: www.emol.com