Polémica. Allende sí respaldó una salida soberana al mar para Bolivia

Heraldo Muñoz, canciller chileno, afirmó que el expresidente Salvador Allende nunca negoció una salida al mar para Bolivia y que el líder socialista “respetaba los tratados”.

Allende respaldó una salida soberana al mar para Bolivia

El canciller chileno desconoce la posición del ex presidente socialista sobre el tema marítimo. En Santiago crecen los insultos contra el presidente Morales. Lo tildan de ‘matón del barrio’.

imageEl grupo de muralistas Apacheta impulsa la causa marítima boliviana en las calles de Santiago. GRUPO APACHETA



EL DEBER, La Paz

Fue una mañana de noviembre de 1970, nueve días después de haber jurado como presidente de Chile. Salvador Allende tenía una posición clara respecto al tema marítimo: quería que Bolivia vuelva a las costas del Pacífico con soberanía. Lo dijo públicamente, pero no lo logró, ya que en La Paz se gestaba el golpe de Estado de Hugo Banzer Suárez. Esta cita histórica la desconoce el canciller chileno, Heraldo Muñoz, quien negó que Allende hubiera tenido la intención de negociar una salida al mar para Bolivia. La difícil relación bilateral se complicó, al extremo de llegar a insultos desde Santiago contra el presidente Evo Morales.

Néstor Taboada Beltrán, escritor y periodista boliviano, fue amigo de Allende. El líder chileno lo invitó a Santiago y en La Moneda fue entrevistado por el cronista. En la charla, el difunto presidente emitió su posición sobre este tema.

Las declaraciones

“Caminaremos juntos en la gran tarea histórica de América Latina. Ha llegado la hora de la gran reparación de una injusticia cometida contra Bolivia. Chile tiene una centenaria deuda con Bolivia y estamos dispuestos a emprender una solución histórica. Bolivia retornará soberana a las costas del Pacífico”, expresó Allende en la conversación con Taboada. La entrevista fue publicada en esa época en varios medios.

Luego, Allende se refirió en actos públicos sobre el asunto marítimo. Culpó a la “pequeña oligarquía chilena” de haber impulsado la invasión de tropas extranjeras en territorio boliviano. Así lo recuerda el excanciller Javier Murillo de la Rocha, que en la gestión de Allende fungió como cónsul adjunto de Bolivia en Santiago.

“El presidente Allende acompañaba el discurso de que había llegado el momento en que los proletarios chilenos le devolverían su mar a los proletarios bolivianos”, recordó.

Muñoz, canciller chileno, afirmó que Allende nunca negoció una salida al mar para Bolivia y que el líder socialista “respetaba los tratados”.

Esta apreciación va en contra de la intención de Allende de iniciar la negociación con Bolivia. Su canciller en esa época, Clodomiro Almeyda, junto al canciller boliviano, Huáscar Taborga, firmaron un documento que tenía la intención de actualizar las notas de 1950, documento que establecía la concesión de un espacio marítimo soberano para Bolivia.

Morales dijo que el “verdadero” socialista en Chile era Allende, y no como ahora que existen “falsos socialistas”. Esa apreciación cobró insultos contra el mandatario. El presidente del Partido Socialista de Chile, Osvaldo Andrade, calificó a Morales como “una matón de barrio” que construye enemigos “desde la victimización”.

El procurador del Estado, Héctor Arce, prefirió no ingresar al campo de insultos.