¿Es el hijo ilegítimo de Alberto de Mónaco de interés público?

La condena a Paris Match ante los tribunales franceses por haber revelado en 2005 la existencia de un hijo ilegítimo de Alberto de Mónaco estaba plenamente justificada en nombre de la protección de la vida privada del príncipe. Así lo ha defendido este miércoles Francia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La revista, por el contrario, defiende el carácter «político» de su exclusiva.

La mención de «numerosos detalles íntimos» sobre la relación entre el soberano monegasco y la madre de su hijo «justifica que la protección de la vida privada pesa más que la libertad de expresión«, ha defendido el representante del gobierno galo, Géraud de Bergues, durante una audiencia dedicada a este caso, que circula en los tribunales desde hace una década.



En junio de 2014, el TEDH dio la razón a Paris Match en primera instancia, al considerar que las revelaciones tenían un «interés legítimo» para el público.

Francia -señala por violación de la libertad de expresión- apeló y consiguió que el caso haya sido reexaminado este miércoles ante la Gran cámara de el TEDH. Sus 17 jueces se pronunciarán en los próximos meses, esta vez de manera definitiva.

Paris Match fue condenada en 2005 a pagar 50.000 euros a Alberto de Mónaco en concepto de indemnización moral. El príncipe acababa de suceder a su padre Rainiero en el trono de Mónaco y aún no tenía heredero.

Los hijos secretos del soberano

El artículo de la polémica era una larga entrevista a Nicole Coste, una azafata que revelaba que su hijo Alexandre, nacido en agosto de 2003, era hijo de Alberto de Mónaco. Un mes más tarde,Alberto reconocería ser el padre del pequeño mediante un comunicado. Aquel mismo año, la revista desvelaría que el príncipe tenía también una hija ilegítima.

En el principado, tal información tenía carácter «político», ha sostenido este miércoles ante los jueces europeos la abogada de Paris Match, Marie-Christine de Percin.

El argumento ha sido bombardeado por el representante de las autoridades galas. Para él, «la existencia de un hijo natural del príncipe no despertaba un debate de interés general, en la medida en que la constitución monegasca descarta que un hijo ilegítimo pueda acceder al trono».

Tras este episodio, las relaciones entre el palacio de Mónaco y Paris Match parecen haberse restablecido: el pasado diciembre, Alberto y su esposa Charlene posaron para el semanario para presentar a los hijos legítimos del soberano, los gemelos Jaime y Gabriela.

Fuente: www.elmundo.es