¿Es realmente buena la dieta líquida?

Tal vez te haya parecido una gran idea. Sí, a ti te estoy hablando, a la loca por probar todas las dietas del mercado. Estamos hablando de la dieta líquida que mujeres famosas como Oprah Winfrey o Beyoncé dicen que realizan.

Sin embargo, ya se ha hablado mucho sobre los planes de desintoxicación, y hemos visto que no siempre este proceso es tan saludable como parece. Por eso, hoy te contamos los problemas de las dietas líquidas, para que lo pienses dos veces antes de realizar una.

Te faltarán nutrientes



 

Una dieta líquida te desintoxicará a base de privarte de todos los nutrientes que necesitas para que tu cuerpo funcione correctamente –especialmente, de fibra y proteínas–. Por ende, podrías tener deficiencia vitamínica, dolores musculares, baja energía, pérdida de cabello, mareos, náuseas, dolor de cabeza y mal humor. Maravilloso, ¿verdad?

Por si fuera poco, no todos los jugos son tan saludables como parecen: algunos tienen más azúcares que dos barras de chocolate, así como también un alto contenido en carbohidratos. Si consumes de cuatro a seis por días, tus niveles de azúcar en sangre se elevarán tanto que tu cuerpo generará más ácidos en el estómago para equilibrarlo, generando malestar estomacal, acidez, hinchazón y diarrea.

Enloquecerá a tus sistemas de desintoxicación naturales

 

Mucho se habla de que las dietas líquidas limpian el organismo, pero lo cierto es que nuestro cuerpo ya tiene varios sistemas encargados de eso. Un ejemplo claro es el hígado.

En lugar de hacer una limpieza drástica, es mucho mejor tener una dieta balanceada –granos enteros, ácidos grasos saludables, proteínas– que te permita mantener esos sistemas en buen estado.
Además, las dietas líquidas –como tantas otras– ponen a tu cuerpo en “modo hambruna”, forzándolo a que se alimente a sí mismo, extrayendo la energía de los músculos. Esto hace que el cuerpo pierda su habilidad de quemar calorías e interfiere en la salud de tu corazón y tu rendimiento muscular.

Puede empeorar condiciones preexistentes

 

En una persona saludable, una dieta líquida no llevará a problemas de salud graves; pero aquellos que padecen de diabetes, problemas cardíacos, enfermedades del hígado, mujeres embarazadas, niños, adolescentes y mayores pueden tener problemas que van desde mareos y desmayos hasta un estado de coma.

Volverás a recuperar el peso

 

La dieta líquida te ayudará a perder peso rápido, pero en cuanto la deje volverás a recuperarlo. Esto se debe a que el metabolismo se ha visto enlentecido durante la desintoxicación, llevando a un efecto rebote que te hará sentir que el esfuerzo fue un fracaso.

Por estas razones, debemos decirte que la dieta líquida no es buena para ti: adelgazarás, sí, pero no aprenderás nada de nutrición y poco después recuperarás el peso. Lo mejor es llevar una dieta saludable y balanceada, beber mucha agua y hacer ejercicio físico de forma regular.

Fuente: www.imujer.com