Perú estudia volver a derribar narcoaviones

Desde EEUU se estima que más de 500 vuelos ilegales pasan por año entre Bolivia y Perú. En 2001 ese país eliminó erróneamente un avión con civiles extranjeros.

EL DEBER, La Paz

imageEn los últimos meses agentes peruanos lograron interceptar varias aeronaves, sobre todo provenientes de Santa Cruz. 

Autoridades peruanas evidenciaron el incremento de cargamentos de droga a Bolivia y viceversa, por lo que estudian retormar la política de derribo de aviones mediante el uso de naves militares, medida suspendida desde 2001 tras la muerte errónea de dos ciudadanos estadounidenses.

Según una nota publicada por «Los Ángeles Times», información estadounidense indica que existen más de 500 vuelos ilegales por año entre ambas naciones. La destrucción de 198 pistas clandestinas durante 2014 no detuvo la actividad ilícita. 

Anteriormente, el presidente ejecutivo de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) de Perú, Alberto Otárola, había informado que el 85 por ciento de las avionetas civiles vinculadas al narcotráfico son de matrícula boliviana y provienen del departamento de Santa Cruz.

El general Vicente Romero, de la Policía Nacional de Perú, dijo la semana pasada que el próximo mes existirá una definición para utilizar naves de guerra para el derribo de aviones pequeños que trasladan pasta base a Bolivia.

La disposición incluiría además la potestad a las fuerzas del orden de intervenir en los presuntos cargamentos de droga por vía aérea, terrestre o marítima, incluyendo derribos de aviones que salen e ingresan a ese territorio.

Los cargamentos, en su mayoría, salen del VRAEM, acrónimo para el Valle del Apurímac-Ene-Mantaro. La semana pasada se interceptaron dos avionetas con matricula boliviana que presuntamente iban a recoger cargamentos de pasta base.