El Tigre amarga a Bolívar y prolonga el suspenso

Chumacero fue el héroe de la noche atigrada tras marcar el único gol en el clásico. La victoria permite a The Strongest acortar distancias con Bolívar, que sigue siendo líder

Los jugadores de The Strongest celebraron de manera ruidosa junto a sus hinchas la victoria lograda ante su clásico rival

Bolívar (42) tenía la mesa servida para ser bicampeón, ya que una victoria le aseguraba el título pero no pudo sobrepasar una muralla atigrada que lució firme durante todo el partido. The Strongest (38), con un gol de Alejandro Chumacero, logró una victoria que acorta distancias en la tabla a cuatro puntos a falta de dos fechas para la conclusión del Clausura.

Ya en el partido, The Strongest ganó el clásico a lo tigre. Metió la pierna, corrió, sudó la camiseta, defendió con uñas y dientes, apretó y cuando tuvo la oportunidad supo golpear a un Bolívar que tenía las ganas de celebrar con estadio repleto, pero que no pudo por la fiereza demostrada por su rival de siempre.

El partido no tuvo el brillo del buen fútbol como era de esperarse, ya que los nervios estaban a ‘flor de piel’ en ambos equipos. Bolívar comenzó mejor el partido manteniendo la pelota sobre el piso, mientras el Tigre respondía con jugadas rápidas en los laterales que terminaban en centros en busca de su goleador Rodrigo Ramallo que no estuvo en su noche. La primera mitad acabó sin goles.

El único gol del partido llegaría en el complemento tras una jugada iniciada por Pablo Escóbar, que aguantó el empellón de Cabrera y pudo sacar un remate mordido que dio en el palo izquierdo del arco de Quiñónez. La pelota demostró su capricho y regresó al campo de juego, pero con dirección opuesta, fue ahí cuando apareció Chumacero (69′) que arriesgando su físico se arrojó y logró puntear el balón para desatar la euforia en la curva sur del Siles.

El tanto tuvo su precio, ‘Chumita’ se golpeó la entrepierna con el poste y tuvo que ser reemplazado. En su lugar ingresó Diego Wayar.

De ahí en más fue todo para Bolívar. El DT Xabier Azkargorta envió al campo de juego a Juan Carlos Arce y a Sánchez Capdevilla para ganar peso en la ofensiva. Los cambios sirvieron para ganar volumen de juego.

En esos momentos en los que los celestes apretaban en busca de la igualdad apareció la figura del portero Daniel Vaca, que cerró su arco con un candado enorme del cual no prestó la llave a nadie. El Tigre aguantaba la presión y Vaca apagaba los ‘incendios’ en su área.

Callejón, Arce, Sánchez Capdevilla, Yecerotte y Jhasmani lo intentaron, pero a todos Vaca les dijo no. Del lado del Tigre, Escóbar y Bajter buscaban el contragolpe y en un par de ocasiones encontraron mal parada a la defensa celeste, pero se equivocaron en los últimos metros, por lo que la diferencia en el marcador se mantuvo.

Con su victoria, The Strongest le pone suspenso a una definición de campeonato que Bolívar tenía en el bolsillo, aunque aún mantiene una ventaja de cuatro puntos sobre su escolta, que deberá ganar sus dos compromisos restantes y esperar a que la academia caiga como local, primero ante San José y luego en su visita a Petrolero del Chaco, para alcanzar el título.

Fuente: diez.com.bo