¿Quebró la estatal Metalúrgica Vinto? El Gobierno dice no; un trabajador, sí

Ministro de Minería de Bolivia, Cesar Navarro anuncia que “habrá mano dura”.

¿Quebró la Metalúrgica Vinto? El Gobierno dice no; un trabajador, sí

image

ERBOL, Bolivia

La Empresa Metalúrgica Vinto (EMV), que fue nacionalizada el 7 de febrero de 2007, atraviesa algunos problemas económicos, según denuncia un trabajador de esta empresa, quien aseguró que la deuda que tiene Vinto es millonaria y que sus ingresos son menores. El Gobierno reconoce que Vinto tiene una deuda adquirida el pasado año y que se está pagando poco a poco, pero descartó una posible quiebra.

El trabajador, que pidió reserva de nombre, declaró a Erbol Radio que si bien la EMV en los últimos tres años tuvo utilidades por encima de los 30 millones de bolivianos, la deuda acumulada hasta 2013 llegó a 1.020 millones de bolivianos (146.551.724 de dólares). “Son deudas a la Empresa Minera Huanuni (EMH), a Colquiri y pagos de los fideicomisos que el gobierno ha entregado para la construcción del horno Ausmelt y algunos fideicomisos que se entregan para la compra de concentrados”, sostuvo.

De acuerdo con los datos proporcionados, Vinto debe sólo a Huanuni más de 32 millones de dólares por concentrados (222.720.000 de bolivianos).

En respuesta, el Gobierno aseguró que no existe tal deuda acumulada. El ministro de Minería, Cesar Navarro, prefirió no declarar y se limitó a decir que quiere conocer esas denuncias, pero adelantó que en Vinto “habrá mano dura”.

En mayo de 2014, el Gobierno aprobó un fideicomiso de 50 millones de dólares (348 millones de bolivianos) para incrementar la producción de la metalúrgica, desde el Ministerio de Minería se informó que está era la única deuda que fue adquirida para capital de operaciones.

El exministro de Minería y actual asesor de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), José Pimentel, sostuvo que la empresa metalúrgica Vinto “es una empresa exitosa” ya que todo los años ha tenido utilidades. 

No obstante recordó que Vinto se prestó 39 millones de dólares para el horno Ausmelt, pero aclaro que éste es un crédito y no una pérdida.

“También ha recibido un préstamo para la compra de minerales, pero, esto, contablemente, se ha manejado muy bien, no podemos decir que sea una pérdida; la empresa necesita capital de operación para comprar minerales y naturalmente éste es un capital que está circulando”, indicó Pimentel y precisó que la deuda con Huanuni en 2014 era de 50 millones de dólares”.

En mayo del año pasado, el asambleísta departamental de Oruro del Movimiento Sin Miedo (MSM), José Luis Toco Choque, denunció la pérdida de al menos 40 millones de dólares en la Empresa Metalúrgica Vinto en las gestiones 2012 y 2013.

Según el trabajador que denunció este hecho, “la empresa está endeudad de por vida” por lo que  tendría que generar utilidades y pagar estos costos unos 40 años. En su criterio, es una deuda que va en aumento, pues a su primer cliente, que es Hunauni, no le paga y que el Estado tiene que asumir.

Las utilidades de Vinto alcanzaron en 2012 los 31 millones de bolivianos, 34 millones de bolivianos en 2013 y 38 millones de bolivianos en 2014.

Más observaciones

El trabajador de Vinto también observó que el horno Ausmelt tenía, en primera instancia, un costo de 25 millones de dólares y que tenía que ser entregado en dos años, lo que al final no fue así y llegó a costar 39 millones de dólares.

“Es un horno para mayor concentrado de 56% de ley, lo que no hay, lamentablemente es poca la cantidad que tiene (Huanuni). Se gasto 25 millones en principio y esto tuvo un incremento de más de un 40%, a la conclusión de este horno se estima que ha sido por 39.5 millones de dólares. Hasta el momento no se han realizado ni las pruebas en vacío, y, es más, tiene deficiencias en el sistema eléctrico”, manifestó y señaló que pese a que fue inaugurado en febrero pasado aún no funciona.

Según Pimentel, en todo proceso de construcción existe un periodo de ajuste y de prueba. “Estamos haciendo los ajustes respectivos (para) que no haya ningún problema en su funcionamiento, después va a venir el periodo de la prueba para optimizar su rendimiento y los parámetros técnicos”, indicó.

Otra de las observaciones del trabajador denunciante señala que en 2012, cuando Mario Virreira era ministro de Minería, se hizo un informe, el 892 DDP/390/2012, que estableció que el peso determinado de circuito (valorado por el tratamiento de costos de estaño y el costo de operación) era de 1.456 toneladas métricas finas y que hasta el 31 de diciembre la empresa reportó en sus estados financieros el valor de 65 millones de bolivianos de este circuito, monto que equivaldría a un total de 423 toneladas. ¿Se perdieron 1.000 toneladas? Se cuestionó el trabajador y subrayó que el monto económico no corresponde a las 1.456 toneladas.

De la administración

El gerente de Vinto, Ramiro Villavicencio Niño de Guzmán, que está al mando de la empresa desde hace siete años tiene varias denuncias ante el Ministerio de Transparencia por actos de corrupción, contratos lesivos al Estado, incumplimiento de deberes, entre otros, según datos proporcionados por el trabajador de Vinto.

También denunció que se pagó miles de dólares para sacar algunos equipos de la Aduana. 800 mil bolivianos para desaduanizar materiales del horno Ausmelt, que se quedaron por más de un año en almacenes de la Aduana. Lo propio ocurrió con las compresoras de aire que también se quedaron en la Aduana por más de un año y por los que se pagó 130 mil dólares, por multas de almacenaje, este hecho fue calificado por el trabajador como “negligencia”.

Sobre estas denuncias, el exministro de Minería y asesor de Comibol, José Pimentel, dijo que en ningún momento, en la Comibol ni en el ministerio, “hemos recibido ningún tipo de denuncia”, pero sí aclaró que escuchó denuncias en Erbol, de personas anónimas, “que no merecen ser consideradas como información válida”.

Se asoma un problema

Ante el pedido de los cooperativistas mineros de que sea el Estado quien subvencione el precio de los minerales, por la baja de las cotizaciones a nivel internacional, el ministro del área Cesar Navarro aseguró que lo que este sector busca es la quiebra de Huanuni.

“No va existir subvención porque nos están planteando primero que podamos hacer quebrar Vinto, porque le están diciendo a Vinto que compre más allá de la cotización, cuando la cotización suba no nos dicen cuánto van a aportar ellos, es decir, cuando esta bajo dennos y cuando esta alto no vamos a aportar, no tiene sentido y es irresponsable”, dijo la autoridad.

La Federación de Nacional Cooperativas Mineras (Fencomin) demandó al Ejecutivo acordar un parámetro de precio superior a la cotización internacional y que la diferencia pague el Estado.