Crecimiento económico de Bolivia se desacelera

EL SEMESTRE CERRARÁ CON UN 4,6%; HASTA ABRIL EL PIB HABÍA CRECIDO 5%.

Los Tiempos, Bolivia

image

El ministro Luis Arce en su intervención en el Foro Económico de la Cainco, en Santa Cruz, ayer. – Henry Ugarte Los Tiempos

Santa Cruz | Los Tiempos.- El primer semestre de 2015 cerrará con un crecimiento de 4,6 por ciento y, según esa proyección, el año concluirá con un 5,2 por ciento, afirmó ayer el ministro de Economía, Luis Arce, quien participó en el Foro Económico anual de la Cainco, en Santa Cruz. Agregó que ese porcentaje hace prever que en esta gestión también habrá segundo aguinaldo.

Sin embargo, la cifra semestral es menor en 0,4 puntos con relación al 5 por ciento de crecimiento reportado hasta abril pasado por el ministro de Planificación, René Orellana.

En mayo pasado, Orellana dijo que con los 6.890 millones de bolivianos de inversión pública al primer cuatrimestre, la formación bruta de capital era de más del 5 por ciento.

El 11 de marzo pasado, el Ministerio de Economía y el Banco Central de Bolivia (BCB) anunciaron que la previsión de crecimiento económico de 5,9 por ciento proyectada en el Presupuesto 2015 se redujo a 5 por ciento.

En el marco del foro “Nuevos retos para una economía emergente”, organizado por la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), Arce destacó que al 31 de mayo pasado se alcanzó los 1.366 millones de dólares de inversión pública, un 32 por ciento más que en similar periodo de 2014; proyecta para este año cerrar con una inversión pública de 6.000 millones de dólares. 

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Bolivia crecerá este año un 5 por ciento. Mientras que el Banco Mundial (BM) calcula un 4,8 por ciento y el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un 4,3 por ciento.

“Los organismos internacionales nos colocan en el primer lugar del crecimiento en la región. (…) Si se cumplen todos esos pronósticos por supuesto que el segundo aguinaldo estaría casi seguro”, dijo Arce.

Por decreto, en 2013, el Gobierno instituyó el doble aguinaldo siempre y cuando el país registre un crecimiento anual superior  al 4,5 por ciento.

Respecto a la proyección para la inversión pública, Arce precisó que la puesta en marcha de la planta de Urea, en el Chapare; la planta separadora de líquidos Gran Chaco, en Yacuiba; y el nuevo reservorio de petróleo serán fundamentales para lograr el objetivo en esta gestión.

Para el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc), Luis Barbery, hablar de inversión pública versus privada es relativo porque, por ejemplo, infraestructura y bonos sociales son sólo tuición del Estado.

El excandidato presidencial Samuel Doria Medina, que asistió al foro, cuestionó que no se mencione que el gasto público creció en más de 13 veces.

Precisamente, una de las recomendaciones de los organismos internacionales para mejorar y sustentar el crecimiento es que el país reduzca el gasto público.

Nuevos retos económicos

Los expertos internacionales Dani Rodrik y César Hidalgo compartieron ayer con la comunidad empresarial de Santa Cruz en el Foro Económico de la Cainco, en el que se visualizaron los nuevos retos para las economías emergentes.

En la apertura del foro, el presidente de la Cainco, Jorge Arias Lazcano, remarcó que ante la desaceleración que experimenta Bolivia se debe plantear una estrategia basada en una política industrial compartida entre sectores público y privado.

El experto César Hidalgo, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, hizo énfasis en las redes sociales como fuentes de información y conocimiento y la importancia de asentarlas  para mayor crecimiento. Señaló que los países se diferencian principalmente en la cristalización de nuevos tipos de bienes, de aquellos que sólo exportan bienes primarios.

Por su lado, Rodrik, quien enfatizó en un enfoque pragmático, oportuno y muchas veces, como el caso de China, no ortodoxo para promover el desarrollo industrial, señaló que la experiencia muestra que las políticas que derivaron en un rápido crecimiento no se limitan al contexto macroeconómico, sino también a la política industrial y al contexto de coordinación y cooperación.