Félix Patzi: “Para quedarte en el poder necesitas controlar todo”

ENTREVISTA
  
GOBERNADOR DE lA PAZ

  

A los 48 años, Félix Patzi se ve a si mismo como una alternativa en el mundo indígena a Evo Morales. Primero deberá sobrevivir a la gestión pública

A los 48 años, Félix Patzi se ve a si mismo como una alternativa en el mundo indígena a Evo Morales. Primero deberá sobrevivir a la gestión pública

A Félix Patzi le toca la Gobernación más difícil del país. Confiesa que los paceños no entienden que la institución es un nivel distinto al del Gobierno central y que él no es un funcionario de Evo Morales. La cercanía de la sede de Gobierno hace de la Gobernación paceña una institución casi testimonial.

Asegura que cuando asumió el cargo de gobernador se encontró con mucho desorden, con un plan operativo anual que incluía obras, pero no presupuesto para realizarlas. Tampoco encontró inversión ni un plan social para atender a hospitales, hogares infantiles ni casas de acogida. También halló un proyecto de estatuto departamental en el que no se podía descentralizar el poder hacia las provincias, que evitaba que la administración departamental esté en todo el territorio.

_¿Es de verdad difícil ser gobernador de La Paz?
Es complicado por dos razones: la ciudadanía no ha tenido la posibilidad de ver que la Gobernación desarrolle una identidad propia. Muchos creen que el gobernador es el funcionario del Gobierno. Además teníamos la debilidad de que históricamente los prefectos eran nombrados por el Gobierno y han sido elegidas autoridades del propio partido de Gobierno. Esta es la primera gestión en la que el departamento tiene una autoridad distinta a la del Gobierno. Recién se están comenzando a dar cuenta de la diferencia y se está enterando de cuánto tienen de presupuesto.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

_¿Y con cuánto cuenta?
Solo con 300 millones de bolivianos. Lo peor es que es histórico, hace 25 años no se mueve el presupuesto. Eso es lo que se recibe del Estado, lo único que cobramos es por regalías mineras, el resto son transferencias.

_¿Es una Gobernación pobre?
Totalmente, de los nueve departamentos somos el más pobre, con 20 provincias, dos ciudades grandes y 2,7 millones de habitantes. No se pueden hacer obras ni de mediana envergadura. El paceño recién se ha dado cuenta de eso. La Paz, geográficamente tiene tres pisos ecológicos, pero le han hecho normativas para que no se desarrolle.

En el norte de La Paz, en la provincia Iturralde, han puesto una ley de inmovilización de tierras. No se pueden desarrollar caminos e incluso el ingenio azucarero está en tierra estatal y la caña se sembrará en tierra estatal. Por más que La Paz tenga posibilidades, está amarrada por leyes. Te tienes que morir como pobre o estirar la mano al Estado central para que te dé dádivas. Además llegó el referendum y recién se revelan las falencias del departamento. De ahí se explica el rechazo al estatuto.

_¿Qué tenía de malo el estatuto?
Me opuse porque no nos iba a permitir desarrollarnos. De manera general, los cinco estatutos que leí, la autonomía era de nombre porque estaba amarrada al Estado central. Incluso en la Constitución y la ley marco había varias competencias que se podían aclarar con el estatuto, pero ese texto se anulaba a sí mismo, porque no tenía competencias. Todas las competencias se las devolvían al Estado y debían pedir permiso para aplicarlas. Todo estaba referido a la ley nacional, era un texto que se amarraba a sí mismo. No permitía, además, desarrollarte a ti mismo ni descentralizar el departamento. No podías estructurar nada en las provincias ni en las regiones. No te permitía tampoco tener ingresos propios y, si no tienes eso ni competencias, estás anulado.

Por eso reaccionó así la gente en La Paz y creo que el resto de los departamentos pensaron igual. Si ganaba el Sí, hubieran amarrado a los departamentos por 30 años. Abrir los estatutos iba a ser muy difícil, se necesitaban dos tercios y un referéndum.

_¿Eso lo vio en los cinco estatutos o solo en el de La Paz?
Sí, en los cinco. Yo no me podía explicar la reacción de Chuquisaca, Cochabamba y Oruro, donde estaba cantada la victoria del Sí y Oruro termina siendo el que más rechaza el estatuto. Es una reacción bien interesante, el pueblo no es ingenuo.

_¿Por qué cree que los estatutos estaban tan mal hechos?
Hay que comprender la situación histórica. He visto tres momentos de la autonomía: el primero fue la reivindicación de Santa Cruz.
Con la que usted nunca estuvo de acuerdo.

Mi lectura era que en ese momento se trataba solo de pasar el centralismo al departamento para el disfrute de una élite. Era una autonomía que solo beneficiaba a la élite. La segunda etapa era del Estado. Era un proyecto de autonomía ficticia, no real. Esta autonomía ficticia es la que se cae en los cinco departamentos. Ahora viene una nueva etapa de la autonomía y no sé cuánto tardará, pero será la toma de conciencia del pueblo. Ahora se debatirá cómo será un proceso que tendrá que beneficiar a un departamento sin distinción de clase. Veremos cuál será el camino y el resultado final, pero nos permitirá rediscutir nuestras competencias con lo que dice la CPE. Estamos hablando de siete departamentos que todavía no tienen estatuto, es casi todo el país.

_¿Plantea rediscutir las competencias?
Sí, si no, no va a ser posible. Muchas de las competencias no quedarán claras, son confusas. Eso es lo que la gente pedirá ahora, aunque el vicepresidente diga ahora que estos cinco departamentos no quieren la autonomía, que les gusta el centralismo. Eso es tomar como idiota cultural a la gente. El pueblo tiene razonamiento y conciencia propia, relee, analiza y adopta decisiones. Ahora tienen que rediscutirse competencias e ingresos económicos. No creo que en los cinco departamentos se queden callados e irán reclamando tener competencias mayores, tener ingresos propios.

_¿Cuál será su posición en el pacto fiscal?
Para mí, se puede discutir sin necesidad de los estatutos. No es condicionante el estatuto para discutir pacto fiscal. Eso es tratar de engañar. Lo único que limitaba al pacto fiscal era el censo, pero lo más curioso es que los datos del censo 2012 no son oficiales. La Paz ha tomado la decisión de discutir pacto fiscal y pacto de competencias. No es coherente solo discutir la repartición de la torta. Los departamentos tienen que tener mayores potestades para generar sus ingresos.
Para eso se necesitaría una nueva reforma constitucional.

Hay conflictos constitucionales, pero con cierta clarificación se puede ir avanzando. El Estado ha transferido competencias que significan solo gastos. Por ejemplo, nos transfirió las cárceles, que son un gasto cada vez más alto. Todas las competencias que implican gastos nos la ha ido transfiriendo y las competencias que significan un ingreso económico las ha centralizado, y eso no es bueno.

_Usted dice que necesita construir caminos, instalar agua potable y energía. Eso se parece al plan de Rubén Costas…
Claro, porque eso no pasa por discusiones ideológicas, sino por necesidades de cada región. La familia, el ser humano, necesita ingresos económicos y para ello tienes que promover el crecimiento económico y solo se logra con proyectos e infraestructura. No es discusión ideológica. La que es discusión ideológica es qué empresas quieres construir, si solo privadas, mixtas o comunitarias. No- sotros queremos construir empresas comunitarias, mixtas y públicas.

_¿Cuál es su posición sobre el referendo de repostulación de Evo Morales?
Aquí nos separa la ideología, en qué crees. Yo creo en los principios comunitarios. Está basado en que la población decida en deliberaciones colectivas. Eso es devolver el poder al pueblo y eliminar la dominación. La autoridad debe ser elegida por turno y rotación, sin la mediación de partidos. Si no es posible en todos lados, hay que combinarlas, ciertas autoridades elegidas por voto popular y las otras por mecanismo directo.

Esta visión comunitaria elimina totalmente que una persona se quede eternamente en el poder. El poder que se concentra en una persona y se eterniza, siempre devendrá en una tiranía. Y es natural que degenere en una tiranía, porque necesitas controlar todo tipo de instituciones y anular cualquier resistencia. Si anulas la resistencia, tienes que anular también todo tipo de pensamiento. La tiranía no permite la generación de nuevos liderazgos, por eso no conviene que una persona se quede en el poder. La civilización occidental, sabiendo eso, también trabajó para limitar la permanencia en el poder.

Desarrollaron una institucionalidad con un principio de alternancia. Aunque una persona tenga legitimidad, apoyo, hay una institucionalidad que dice hasta aquí llegas tú. Todos sabían que la persona que se queda mucho tiempo en el poder deriva en tiranía, tenían que controlar esa ambición. Solamente el socialismo, en el siglo XX, anula el voto popular a nombre del proletariado y una élite y una persona se queda en el poder.

_¿Usted dice que Evo ha derivado en una tiranía?
Evo ha tenido dos momentos históricos, el primero comenzó en 2006 y duró hasta 2010. Fue una expresión del verdadero sueño de las transformaciones económicas y políticas de los indígenas. A partir de 2010 ha empezado a controlar todo: justicia, Órgano Electoral, Contraloría… Todas las instituciones que supuestamente son independientes. Lo más importante es que ha subordinado a los dirigentes y los convierte en militantes, en parte del orden social, lo que provoca que el dirigente se aísle de las bases, y como es parte del orden, se convierte en controlador de sus bases. Ese es el rol de los dirigentes en este momento, controlador de sus bases. Si un dirigente se expresa tienen que dividirlo. Evo ha hecho caer en la trampa a los dirigentes con el Fondo Indígena. Hicieron una ilegalidad al depositarle los recursos a su cuenta personal, y los dirigentes de Pacto de Unidad no tienen salida. No pueden criticar al Gobierno porque ya tienen armado su proceso por el Fondo Indígena.

Por lo tanto, no les queda más que gritar: “Viva Evo”. Estos son los indicadores de que Evo se van encaminando hacia la tiranía. Aún hay espacios de libertad, pero ya hay poca prensa libre, muchos ya han girado al control del Gobierno. Si Evo quiere quedarse más tiempo tendrá que ajustar los controles y prácticamente ya sería una tiranía. Esto, además, es un indicador de que no genera nuevos liderazgos, porque no son convenientes, genera competencia al líder. Los liderazgos que han estado dentro, tienen que alejarse para surgir como líderes.

_¿Eso fue lo que pasó con usted?
No solo conmigo, sino a muchos otros.
Pero usted es el único que ha sobrevivido al destierro…
Es que hay una diferencia: la mayoría venía de las organizaciones sociales, sindicatos o de organizaciones corporativas. Yo no vengo de ahí. Soy docente y no tiene ningún instrumento para condicionarme el Gobierno. Si lo fuera, me hubiese puesto en la congeladora. Yo he logrado desmonopolizar el discurso indígena. El pueblo mira a un indígena Patzi y a un indígena Evo Morales.

_¿Y por ello usted se convierte en alternativa a Evo?
Al desmonopolizar también da la posibilidad del surgimiento de otros líderes no indígenas incluso. Para Evo era muy fácil polarizar el debate entre indígenas y no indígenas.

_¿Se ve como candidato en 2019?
Yo siempre digo que la ideología del tercer sistema (comunitarismo) se va a posicionar. Si yo la represento en 2019, seré candidato. Pero la ideología del tercer sistema va más allá de la persona, de los grupos y el partido.

_¿Se ve como aliado de Costas, de Leyes, de Oliva en algún momento?
Siempre depende de la ideología. La política no es puro pragmatismo. Muchos confunden que haciendo obras estás haciendo política, pero para conducir un país necesitas ideología. Eso es fundamental y en eso no veo potencialidad en ninguno de los líderes para un perfil nacional. No lo veo sinceramente.

_Entonces, ¿la alianza en La Paz con Luis Revilla fue coyuntural?
La alianza con Revilla fue de respeto mutuo, nunca fue en función de ideología. Trabajamos en la línea de respeto mutuo y demostramos que se puede trabajar de esa manera porque éramos componentes de las distintas civilizaciones. Yo, de pertenencia étnica y originaria, y él, de la blanca mestiza. Además, éramos los dos de clase media, ambos profesionales. Esa es un tipo de alianza de respeto mutuo, respetando las ideologías y las aspiraciones de cada uno.

_Y desde ese punto, ¿se ve como aliado de Costas, Oliva, Leyes…?
Lucho Revilla tiene toda la libertad de hacer sus propias alianzas si tiene perspectiva nacional. Yo tengo la libertad también de hacer todo conforme a la ideología que represento.
Sigue sin responder.

Sinceramente, por el momento no encuentro ninguna ideología nacional. Si se representa una ideología liberal clara, es incompatible con el tercer sistema, como es incompatible el socialismo con el MAS. Si en ese caso se presentara un análisis coyuntural conforme a la dinámica política, la sociedad será la que conduzca a un destino

Fuente: eldeber.com.bo