Hackear un coche es casi imposible. Casi.

¿Se puede hackear un coche? Sí, desde luego. Pero la cuestión no es tan sencilla como parece. Eso sí, todos los resultados apuntan a la necesidad de mejorar nuestro compromiso con la seguridad del automóvil.