Cada vez lo notamos más: la batería de nuestros smartphones duran un suspiro, y tenemos que cargarlo una vez al día. En ese momento despotricamos contra la obsolescencia programada: que si lo hacen para vender más móviles, que los de antes duraban mucho más… Y no falta razón. Pero todavía podemos hacer un par de cosas para cuidar la batería del móvil y mejorar, aunque sea un poco, su calidad, y por tanto, su duración.

Al principio, siempre nos decían que la primera carga era importante. Ahora no es así, sobre todo por el cambio a baterías de litio. Lo que se recomienda entonces es cargar el móvil siempre que se pueda, sin dejar que se apague del todo. Lo ideal es cuando le queda un 40% de batería. Tampoco se debe dejar que se cargue del todo, porque mantener la batería cargada más de la cuenta puede causar un efecto secundario que puede disminuir su vida útil, no el ciclo de carga en concreto. Y si sabes que no vas a usarlo durante cierto período de tiempo, guarda la batería con algo de carga, más o menos hacia la mitad.

Claro está, se recomienda que se utilice el cargador adecuado. Cuando se te rompe el cargador que viene con el móvil, mucha gente compra uno estándar de repuesto, y esto puede dañar la batería del dispositivo, dependiendo de la potencia. Así que si no vas a comprar uno de la marca original, por lo menos intenta que la potencia del cargador general y del cargador original sean iguales.

Pero si usas el móvil de una forma muy frecuente, sí que es aconsejable descargarla del todo una vez cada 5 semanas, más o menos, para que se pueda volver a recalibrar el dispositivo, y así poder volver a optimizar las cargas. Si ves que se sobrecalienta demasiado cuando lo usas, déjalo reposar, ya que las baterías pueden resultar dañadas. Ocio.net

Fuente: www.globovisión.com