Gabriela Zapata está pagando por la derrota de Evo

Visión de analistas. Crisis. Consideran que la expareja presidencial es usada como ‘chivo expiatorio’.Zapata-esta-pagando-por-la-derrota-de-EvoRef. Fotografia: Arrestada. Zapata y su abogado ingresa a declarar en la Felcc.EL DÍALa detención de Gabriela Zapata, es el precio de la derrota del presidente Evo Morales en el referéndum que frena la aspiración presidencial por una nueva reelección.Es lo que coinciden dos analistas, ante la decisión del Ministerio de Gobierno de arrestar a la expareja del jefe de Estado en la sede de Gobierno. Incluso los expertos observan que el operativo policial como una especie de vendetta política del Movimiento Al Socialismo (MAS), contra la gerente comercial de la empresa CAMC.Además, como estrategia desesperada del entorno palaciego tras el fracaso en las urnas.Es parte de la estrategia masista. El politólogo, Paúl Artunduaga, comentó que la medida de apresar a Zapata forma parte de la estrategia masista de “buscar chivos expiatorios”.“Ya que prácticamente ella (Zapata) los hundió con la derrota del domingo pasado, ahora tratarán de sacar algún tipo de rédito, por lo que esperemos que no sea el chivo expiatorio y el trapo para limpiar al Gobierno”, afirmó.Apuntó que el apresamiento de la expareja del mandatario, podría ser una estrategia del MAS para llevar preso a Carlos Valverde a La Paz, por atreverse a denunciar tráfico de influencias y que salpica la imagen del jefe de Estado.Víctima del rencor oficialista. Por su parte, el periodista y experto en análisis político, Humberto Vacaflor, vaticinó que Zapata podría ser víctima del rencor del masismo al perder en el pasado proceso electoral.Aclaró que la derrota no fue por la denuncia de Valverde, más bien desconfía que el entorno palaciego esté pensando de que la expareja del mandatario sea la persona que le proporcionó información a Carlos Valverde.Observa maldad del Gobierno contra la empresaria para librar al presidente del proceso sobre el supuesto tráfico de influencias. Por ello, Vacaflor aseveró que podría ser una vendetta política por parte de algún ministro que se ha sentido perjudicado.