La re-lección

PUKAPuka ReyesvillaLos guarismos que emergieron de las urnas confirman una estrecha pero determinante victoria del No, aunque muy alejada del deseo expresado  por Morales, que pedía un 70% a favor del Sí.Quien hizo el análisis del comportamiento del rechazo al régimen en consultas precedentes -elecciones judiciales, referéndum autonómico- a la que acabamos de acudir, tuvo que percibir la consistencia del mismo.Se decía que el Gobierno perdía tales comicios porque en éstos no estaba en juego la figura del caudillo. Ahora sabemos que aún cuando este referéndum no ponía en cuestión su actual periodo (aunque yo sigo sosteniendo que es ilegal), fue el propio Morales -«Es para saber si me quieren o no me quieren”- quien lo convirtió en plebiscito involucrándose a fondo en la campaña. Se cae, entonces, el mito de la invencibilidad del jefazo.Contribuyó a esto el perfil bajo de los actores políticos, evitando el escenario en que mejor se mueve el hombre: el de la polarización. Ante la ausencia de contraparte política, el régimen sólo atinó a dar palos de ciego.Sin embargo, su principal error no ocurrió durante la campaña; el error fundamental fue la madrugadora convocatoria a la consulta. Con la tendencia favorable al No instalada desde un principio, los escándalos y la tragedia ocurridos sólo hicieron que la distancia que lo separaba del «Sí” se consolidara.Entre las consecuencias que traerá este resultado están, por ejemplo, además de ponerle fecha de caducidad a la dupla Morales-García, una deslegitimación prematura del régimen que lo obligará a cambiar de actitud en lo que le queda de mandato.Proyectos repudiados por la ciudadanía, como el centro nuclear o la carretera por medio del TIPNIS tendrían que cancelarse de inmediato.Asimismo, debería frenarse la construcción del faraónico palacio aledaño al actual Palacio de Gobierno -tendría que procederse a una inspección de la Alcaldía para conocer la situación y el respaldo legal de las obras-. Debería cambiarse el tipo de uso del edificio de Orinoca -a centro de rehabilitación de drogodependientes, por ejemplo-.Se tendría que declarar amnistía general e irrestricta para todos los perseguidos políticos -tanto los que se encuentran en el exilio, como los procesados dentro del país-; avanzar, efectivamente, hacia un proceso de reconciliación nacional.También debería establecerse una comisión de la verdad independiente que investigue todos los casos de corrupción, discrecionalidad y abuso de poder en los que incurrió el régimen.Buscaban forzar otra reelección y la ciudadanía les dio una re-lección.Página Siete – La Paz