Anuncios

Mi voto por el No

JIMJimmy Ortiz SaucedoEn el referéndum del 21 de febrero, que pretende la re-re-reelección del caudillo cocalero, mi voto será No, por las siguientes razones:1) Porque quiero una democracia verdadera. La democracia nació precisamente para eliminar el atropello que cometían los ‘nobles’ con el pueblo, eternizándose en el poder. Esta esencia no se puede desvirtuar.2) Por los abusos de poder. El abuso comenzó cuando el Poder Ejecutivo se transformó en el único poder, relegando a los otros ‘órganos’ a simples colgandijos. Continuó con los avasallamientos de tierras en el oriente, la toma de las prefectura de Cochabamba, Pando y Tarija, el cerco a Santa Cruz en 2008, el montaje Rózsa-Soza, la pateadura a los minusválidos primero y a los indígenas en Chaparina después, las arbitrariedades de Impuestos Internos contra los pocos contribuyentes, los abusos contra los medios, la grosería de manejar el 89% del presupuesto del Estado y otros temas.3) Por la megacorrupción. La ética no llegó al poder. Nos prometieron ser la reserva moral de la humanidad y terminaron con el Fondo Indígena, el caso de corrupción más grande de la historia boliviana. Fue mucha villanía robar a los pobres.4) Por la justicia masista. El irresponsable experimento, de elegir por voto popular a los magistrados del Poder Judicial, terminó con la justicia que huele a azufre, según el propio ‘vice’. Para la ciudadanía el olor es aún peor.5) Por el terrorismo de Estado. Personificado en los asesinatos impunes de Edson Ruiz, Pedro López, Antonio Rivero, Pedro Oshiro, Gonzalo Durán, José Luis Cardozo, Juan Carlos Serrudo, Cristian Urresti y muchos otros. Crímenes que no prescriben.6) Por la destrucción de la reserva de Choré. Como expresión de la falta de respeto al medioambiente, llegando incluso a sembrar coca y producir cocaína en los parques nacionales. Droga que destruye la vida de nuestros jóvenes y los del vecindario sudamericano, ya no las narices de los gringos.7) Por los exiliados, hermanos bolivianos que no pueden vivir en su propia tierra, a causa de la persecución política de la ‘democracia’ populista.Este referéndum no está hecho para Bolivia. Está hecho para satisfacer la egolatría de dos personas y los estómagos agradecidos que giran a su alrededor. Por todo ello, votaré No.El Deber – Santa Cruz

Anuncios