El juez del caso Petrobras acepta investigar a Lula

Corrupción

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva será juzgado por presunta corrupción y lavado de dinero, supuestamente dentro del esquema de corrupción investigado en el caso Petrobras. Según el juez responsable, Sérgio Moro, la denuncia que la fiscalía presentó la semana pasada, en una sensacional rueda de prensa televisada que duró más de una hora, presenta «indicios suficientes de autoría y materialidad». Esta es la segunda que Lula se convierte en un imputado en el mismo caso: en julio, fue acusado de obstruir la justicia.



De acuerdo con la denuncia, el expresidente recibió 3,7 millones de reales en sobornos (poco más de un un millón de euros) de OAS Léo Pinheiro, una empresa vinculada con el caso Petrobras. El pago se hizo, según la acusación,l de forma disimulada, en forma de forma de un tríplex reformado y amueblado en la zona costera de Guarujá (São Paulo). Los abogados del expresidente negaron la semana pasada que Lula fuera dueño de ese apartamento o hubiera recibido soborno alguno. Ellos tildan la acusación de maniobra política para desgastar el nombre de Lula. La denuncia fue, además,  severamente criticada por varios observadores de Brasilia porque, concluían, no presentaba las pruebas necesarias que sustentasen las acusaciones.

Por eso, es particularmente relevante ver cómo Moro matiza todas sus afirmaciones en el documento en el que admite la polémica denuncia. Empieza alegando que «en esta fase del proceso no es necesario un examen exhaustivo de las pruebas, algo que solo es viable tras la instrucción y, especialmente, el ejercicio de la defensa». Aceptar la denuncia, recuerda él, «no es sinónimo de un juicio concluyente». Por último, argumenta que algunos pasajes de la denuncia de la fiscalía -que acusó a Lula de ser «el cabecilla de los casos de ‘Lava Jato»- son «cuestionables» pero que «en esta fase preliminar no se exige conclusión».

Moro también ha matizado la hipótesis de que Lula y su esposa Marisa Letícia, también imputada, sean los dueños del tríplex en Guarujá. «Es posible que la transferencia fuera interrumpida por el ingreso en prisión preventiva del director de OAS, el acusado José Adelmário Pinheiro Filho». No es la única referencia a Marisa Letícia en el documento. El juez afirma que «aunque haya dudas relevantes en cuanto a su involucración en la trama, su participación en los hechos y su contribución para ocultar el propietario real del apartamento es suficiente para jsutificar el recibimiento de la denuncia».

Texto: El País

Fuente: erbol.com.bo